El Cardenal Rylko señala como “escuelas de Santidad, de misión y de comunión” a movimientos eclesiales y asociaciones laicales

Presidida por el Cardenal y Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, Stanislaw Rylko, más de 2.000 cursillistas han asistido a la ceremonia de Acción de Gracias, que se celebró en la catedral en el día de ayer, por los mil Cursillos en la diócesis de Córdoba del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

En esta ceremonia concelebraron, además del Obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, el Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo; el Obispo de Asidonia-Jerez, monseñor José Mazuelos; así el Obispo de Segovia, monseñor Ángel Rubio, y el Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini.

La Eucaristía comenzó con la intervención del Obispo diocesano, quien manifestaba que ayer era “un día de fiesta en la Diócesis de Córdoba porque a través del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, miles y miles de personas se han encontrado con Jesucristo en su Iglesia Santa”. “La ocasión del Cursillo mil es una oportunidad para agradecer a Dios tantos beneficios obtenidos a lo largo de estos 58 años, de colores, en la Diócesis de Córdoba”, aclamaba. Asimismo, instó a los presentes a que la Eucaristía les ayudara a sentirse acogidos por la Iglesia Madre que nos impulsa a la Nueva Evangelización.

Dirigiéndose al Cardenal, monseñor Demetrio Fernández pidió que le transmita al Santo Padre una profunda adhesión filial y el agradecimiento por la concesión de Indulgencia Plenaria concedida a todos los asistentes de la Eucaristía, así como a los que se han unido a ella espiritualmente o a través de Canal Diócesis Tv.

Seguidamente, se leía el Decreto en el que el Papa Benedicto XVI respondía afirmativamente a la petición de Indulgencia Plenaria que el Obispo le presentaba con ocasión del Cursillo mil en Córdoba.

“La tarea de Evangelización es urgente”

En la homilía, el Cardenal Rylko comenzó explicando qué realidad hay detrás de este número mil, respondiendo que: “Un largo camino de abundante siembra evangélica, que empezó en 1.954”. Tras esto, manifestaba que “hoy no tenemos tiempo de quedarnos quietos y la tarea de evangelización es urgente”. “Los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades son una respuesta oportuna del Espíritu Santo a los desafíos que el mundo lanza a la Iglesia de nuestros tiempos. Por eso, la Iglesia os mira con gran esperanza y cuenta con vosotros”, señaló.

Al hilo de esto, destacaba que el Movimiento de Cursillos de Cristiandad está presente en 63 países de todos los continentes y que todas las comunidades constituyen un componente integral de la vida de la Iglesia. “Sois un don del Espíritu Santo, un instrumento indispensable de la misión evangelizadora, la expresión de la vitalidad de la Iglesia en nuestros días”, aseguró.

En otro orden de cosas, el Cardenal quiso resaltar tres tareas de extrema importancia que se perfilan hoy para las asociaciones laicales y movimientos eclesiales: “ser escuelas de Santidad, de misión y de comunión”. En este sentido, explicaba que el mundo necesita verdaderos cristianos santos, por lo que los movimientos y asociaciones laicales deben ser misioneros y evangelizadores, así como verdaderas escuelas de comunión.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).