San Pablo, San Fructuoso y el seminario

Mons. Jaume Pujol Balcells    Coincidiendo en el calendario con dos grandes celebraciones de la Iglesia en Tarragona, las festividades de Sant Fructuoso y sus diáconos Augurio y Eulogio primero, y Sant Pablo después, se pondrán en marcha las nuevas instalaciones del Seminario, un espacio que desea ser centro cultural y pastoral abierto a la ciudad y al mundo.

Tengo mucha confianza en que, junto a su papel primordial de acompañamiento de las vocaciones sacerdotales, el Seminario, con las obras de adecuación que se realizan, llegue a ser un faro de los valores que representa el humanismo cristiano y un verdadero punto de encuentro, atrio de los gentiles, en donde sea posible el diálogo sincero y la búsqueda en común de la fe de Cristo.

La antigua división entre ciencia y fe, entre la ilustración y la tradición, está siendo por fortuna superada. La Iglesia ha perdido el miedo a la modernidad, a lo nuevo, a la verdad que puedan encerrar las manifestaciones de nuestra época. Es en la verdad y en la belleza donde lo antiguo y lo moderno se encuentran, y en la Iglesia de Cristo hay mucho que conservar en el fondo y mucho que innovar en las formas.

Como a tantos tarraconenses desde innumerables generaciones, me conmueve contemplar en el patio del Seminario la pequeña y bella capilla dedicada a San Pablo. Resistiendo el paso del tiempo, como corazón que late en un cuerpo, nos recuerda los orígenes de nuestra fe, unos orígenes paulinos de acuerdo con nuestra tradición.

La figura gigantesca de este apóstol, que extendió el mensaje de Cristo por tierras de Oriente y Occidente, inspiró ya a la primera comunidad de Tarraco, que pronto tuvo muy presente las enseñanzas de aquel que halló la conversión en el camino de Damasco. Una prueba de la realidad de una pujante comunidad cristiana en nuestra ciudad, la tenemos en la misma existencia de un obispo que, ayudado por sus diáconos, regía la Iglesia. Un obispo que gobernaba de acuerdo con el modelo establecido por San Pablo en su primera epístola a Timoteo, que estaba dispuesto, como se comprobó, a dar su vida.

A partir de la restauración medieval de la Iglesia de Tarragona y de su Catedral, el culto a San Pablo y su discípula Santa Tecla serán una constante hasta nuestros días. Los estudiosos no han dejado nunca de profundizar en este culto y de investigar vestigios de aquella primera comunidad en nuestras tierras.

En este sentido, el Seminario será también, cada vez más, a través del Instituto Superior de Ciencias Religiosas “Sant Fructuós, un centro de estudio y de interpretación del cristianismo primitivo. Pocas ciudades conservan restos arqueológicos y documentos tan importantes como tiene Tarragona para este estudio. El Museo Bíblico y el Diocesano son dos ámbitos que enriquecen también esta carta de navegación cultural por el cristianismo de los primeros siglos. Su estudio puede ofrecernos muchas lecciones también para el nuestro.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.