Jornada de la infancia misionera

Mons. Julián Barrio Barrio    Este 22 de enero la Iglesia dedica de manera especial su atención a la Infancia Misionera con el lema: ‘Con los niños de América hablamos de Jesús’. La Jornada de la Infancia misionera nos recuerda como nos decía el Papa Benedicto XVI que ‘los niños de la Santa Infancia son valiosos colaboradores del Evangelio y apóstoles de la solidaridad cristiana con los más necesitados’. Los niños ayudan a los niños. Esto ha de motivaros a cultivar el espíritu misionero, para que surjan ‘misioneros apasionados, testigos de la ternura de Dios y animadores de su amor’. Un año más me alegra escribiros con este motivo. El año pasado con los niños de Oceanía seguíamos a Jesús.

Este año os invito a hablar de Jesús con los niños de América. El propósito es ayudar a otros niños con la oración y la colaboración económica para que puedan acoger la Buena Noticia del Evangelio y difundir su luz.

Bien sabemos que desde que llegó al continente americano el anuncio del Evangelio, éste se ha ido difundiendo y consolidando por todas sus tierras con el patrocinio de María, especialmente bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, como nos recordaba el Papa en diciembre pasado. Muchos misioneros y misioneras españoles han entregado su vida en esta preocupación evangelizadora. Ahora, el dinamismo de la Iglesia que peregrina en este continente, es grande hasta tal punto que es ella la que envía misioneros y misioneras por todo el mundo. Pero no todos los niños se educan en la fe y crecen en el espíritu misionero.

En este sentido quiero recordaros que también vosotros tenéis capacidad para difundir el Evangelio como miembros privilegiados del Reino, pues Jesús hablando de vosotros proclama: ‘En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el reino de los cielos’ (Mt 18, 3-4). Como he podido comprobar en las visitas pastorales a las parroquias, vuestra falta de prejuicios os hace espontáneos a la hora de comunicar lo que sentís interiormente. He tenido oportunidad de comentaros que en la historia de la Iglesia la fe se ha ido difundiendo desde la experiencia que viven los cristianos que, habiendo conocido a Jesús, sienten la necesidad de comunicar su fe en él. San Pablo decía: ‘Creí, por eso hablé’ (2 Cor 4,13). Así lo hicieron los demás apóstoles y tantas personas también en nuestra misma familia, a las que admiramos. Vosotros sois misioneros cuando contáis a otros vuestra amistad con Jesús, por eso tenéis que formaros cada día más y mejor como cristianos, escuchando la Palabra de Dios, asistiendo a la catequesis, rezando y proclamando el Evangelio. Como Jesús debéis de crecer en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres (Lc 2, 52).

Sois una gran ayuda para la obra de evangelización de la Iglesia, avivando con vuestra experiencia de oración la fe de vuestra familia, y de vuestros compañeros de colegio y de la parroquia. A los mayores nos ayudáis a preguntarnos por Dios y a sentir la necesidad de recuperar vuestra sencillez para ser capaces de superar nuestros prejuicios que nos impiden anunciar a Jesús. Hay que recordar que ‘la fe viene del mensaje que se escucha y la escucha viene a través de la palabra de Cristo’ (Rom 10,17). Jesús nos llama a seguirle, como llamó a sus discípulos y a tantos cristianos a través de los tiempos para formar una gran familia en la que unos deben cuidar de otros.

Tampoco debemos olvidar que un gran número de niños del continente americano sufre grandes y graves carencias en sus condiciones de vida, por lo que se refiere al alimento, a la salud, a la educación. Estoy seguro de que queréis acompañarles y de que ahora al leer esta carta, os estáis preguntando qué podéis hacer a tantos kilómetros de distancia. También este año os pido colaborar económicamente con la Obra pontificia de la Infancia Misionera, formando parte de la gran familia que lleva la Buena Noticia de Jesús al mundo. Ellos confían en vuestra ayuda material y en vuestra oración.

Sé que sois generosos, y que estáis dispuestos a ayudar según vuestras posibilidades. Merece la pena tener un poco menos para que otros niños puedan tener algo. Os lo agradezco y os saludo con todo afecto, pidiendo la bendición del Señor para todos.

+Julián Barrio Barrio

Arzobispo Santiago de Compostela

Mons. Julián Barrio Barrio
Acerca de Mons. Julián Barrio Barrio 159 Articles
D. Julián Barrio Barrio preside la Iglesia Compostelana desde el día 25 de febrero de 1996, fecha en que tomó posesión de la Sede para la que había sido nombrado por el Papa Juan Pablo II el día 5 de enero del mismo año. Cuando este evento se produjo, llevaba ya dos años con nosotros. Había llegado desde la Iglesia hermana de Astorga el día 7 de febrero de 1993 en pleno Año Jubilar, siendo consagrado en nuestra Catedral como Obispo Titular de Sasabe y Auxiliar de su antecesor. Desde octubre de 1994 hasta su nombramiento gobernó la archidiócesis como Administrador Diocesano. Nació en Manganeses de la Polvorosa, provincia de Zamora y Diócesis de Astorga, el 15 de Agosto de 1946. Cursó los estudios de Humanidades y de Filosofía en el Seminario Diocesano de Astorga. Distinciones: - Medalla de Honor de la Universidad en la Licenciatura de Historia de la Iglesia en la Facultad de Historia de la Universidad Pontificia Gregoriana (1974). - Medalla de Oro en el Doctorado en la Facultad de Historia de la Iglesia de la Universidad Pontificia Gregoriana (1976). - Medalla de Oro de la Ciudad de Santiago y Título de Hijo Adoptivo. - Caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Miembro de la Confraternidad de Nosa Señora da Conceçao. - Capellán Gran Cruz Conventual “Ad honores” de la S. O. Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta. - Medalla de oro del Concello de Vila de Cruces. Premio de Santa Bona de la Ciudad de Pisa (Italia). Títulos Académicos: Es Licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca (1971), Doctor en Historia de la Iglesia por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1976) y Licenciado en Filosofía y Letras, Sección de Geografía e Historia, por la Universidad de Oviedo (1979). Publicaciones: - Félix Torres Amat (1772-1847), Un Obispo reformador, Roma 1977. - La Junta de ancianos de la iglesia de Gibraltar: Anthologica Annua. - Aportación para un epistolario de Félix Torres Amat: Anthologica Annua. - Proceso a un clérigo doceañista: Astorica. - 25 Años de Postconcilio en el Seminario: 25 Años de Ministerio episcopal en la Iglesia Apostólica de Astorga, Astorga 1993. - La formación de los sacerdotes del mañana, (1989). - Peregrinar en Espíritu y en verdad. Escritos Jacobeos (2004). - Peregrinando en esperanza. Lectura creyente de la realidad actual (2007). Cargos: - Bibliotecario del Instituto Histórico Español, anejo a la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat en Roma, de donde fue Becario. - Secretario de Estudios y Vice-Rector del Seminario Mayor Diocesano de Astorga (1978-1980). - Rector del Seminario Mayor Diocesano y Director del Centro de Estudios Eclesiásticos del Seminario de Astorga (1980-1992). - Profesor de Historia Eclesiástica en el Seminario Mayor y de Historia de España en 3º de BUP y de Contemporánea en COU en el Seminario Menor (1980-1992). - Profesor de la UNED en la sección delegada de Valdeorras en A RUA PETIN (1991-1993). - Miembro del Consejo Nacional de Rectores de Seminarios (1982-1985). - Miembro del Consejo de Consultores del Obispo de Astorga. - Secretario del Consejo Pastoral Diocesano de la diócesis de Astorga (1991-1992). - Nombramiento de Obispo Auxiliar de Santiago de Compostela el 31 de Diciembre de 1992. Ordenación episcopal el 7 de Febrero de 1993. Responsable de la sección de los Seminarios Mayores en la Comisión Episcopal de Seminario y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. - Obispo Administrador Diocesano de la Archidiócesis de Santiago desde octubre de 1994. - Nombrado Arzobispo de Santiago de Compostela el 5 de enero de 1996, de cuya Sede toma posesión el 25 de febrero. - Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española (1999-2005). - Miembro de la Permanente de la Conferencia Episcopal Española (Marzo 1999…). - Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (Marzo 2005-2011). - Miembro del Comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (2011…).