La solidaridad con los inmigrantes

Mons. Lluís Martínez Sistach    La Iglesia  celebró el domingo 15 de enero de 2012, la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado. Una iniciativa del Santo Padre, quien ha publicado un mensaje sobre este día en el que comenta el lema elegido para esta ocasión: “Migraciones y nueva evangelización”. 

En él afirma: “el actual fenómeno migratorio es también una oportunidad providencial para el anuncio del evangelio en el mundo contemporáneo”.

Es muy significativo el realismo que reflejan las palabras de Benedicto XVI, quien reconoce que “se hace difícil hallar una referencia unificadora que estimule la formación de una única familia de hermanos y hermanas en sociedades que cada vez son más multiétnicas e interculturales, en las que también personas de religiones diferentes se ven impulsadas al diálogo, para que se pueda construir una convivencia serena y provechosa basada en el respeto a las legítimas diferencias”. 

Me parece que debemos reconocer, en medio de la crisis actual y de las no pocas dificultades a las que ha de enfrentarse nuestra sociedad, que existe entre nosotros un clima de respeto y de acogida a los inmigrantes y a los refugiados. Me complace reconocer que, en el actual contexto pluralista, cultural y religioso, son muchos los sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, y los cristianos y cristianas laicos que hacen realidad el deseo manifestado por el Papa en el mensaje que comento: “Las Iglesias de origen, las de tránsito y las de acogida de los flujos migratorios han de intensificar la cooperación, tanto en beneficio del que marcha como del que llega, y en todo caso del que necesita encontrar en su camino el rostro misericordioso de Cristo en la acogida del prójimo”.

 “Encontrar el rostro misericordioso de Cristo en la acogida del prójimo”. He aquí unas palabras que definen el esfuerzo que están haciendo entre nosotros muchas personas y comunidades cristianas, y también instituciones como Cáritas y otras, todas ellas empeñadas en acoger a las personas y familias inmigradas y facilitar su integración en nuestra sociedad. Hay que reconocer que la actual crisis económica hace difícil y especialmente ardua la realización de los programas políticos, económicos o sociales que buscan ayudar a los inmigrantes. Pero las dificultades no deben ser obstáculo para lograr lo que las administraciones y la iniciativa de las instituciones privadas han de hacer en este sentido. 

Quisiera acabar con una llamada a los inmigrantes que son de religión católica. Afirmo a menudo que en la Iglesia  nadie ha de sentirse forastero. Les pido que se sientan como en su casa en nuestras comunidades. Ya es una realidad su presencia y representa un enriquecimiento recíproco. Catalunya, país de marca, país fronterizo, tiene larga experiencia de acogida y de integración de las personas que a ella llegan. Esta tradición no se ha extinguido, sino que ha de ser un impulso para responder a los nuevos retos del momento presente. 

Nuestra archidiócesis de Barcelona en el actual Plan Pastoral –como ya lo hizo en el anterior- propone como uno de los objetivos prioritarios de todas sus actividades, expresar la solidaridad con los que sufren como expresión de la fe cristiana y el fomentar la participación de los inmigrantes con los que compartimos la fe en las comunidades cristianas.

 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

 

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.