El año de la fe

Mons. Francesc Pardo i Artigas   El Papa Benedicto XVI ha convocado el Año de la fe, que se iniciará el próximo 11 de octubre y culminará en la fecha solemne de Cristo Rey, el 24 de noviembre de 2013. 

Tras conocerse la noticia, y comentarla con un grupo de sacerdotes, algunos de ellos se preguntaban la razón, dado que cada año y cada día es el año de la fe. Yo mismo me formulaba esta pregunta. Por ello he leído y estudiado el documento –motu propio, en latín- de convocatoria  porta fidei para conocer mejor las razones del Papa. 

· El próximo 11 de octubre celebraremos el cincuentenario de la apertura del Concilio Vaticano II. Recuerdo embelesado ante la “tele” en blanco y negro la procesión formada por tantos y tantos obispos, presididos por el estimado beato  Papa Juan XXIII. Tenía 16 años y no podía intuir la importancia que aquel hecho tendría en mi vida, en la de millones de católicos y la historia de la humanidad. El Papa desea que este Año dela Fesea “una ocasión propicia para comprender los textos dejados en herencia por los padres conciliares”. Por tanto será una buena ocasión para releerlos, estudiarlos y asimilarlos nuevamente, ahora desde el contexto eclesial e histórico que vivimos. Nos daremos cuenta –como escribe el propio Papa- que son la gran gracia de la que se ha beneficiadola Iglesiay la brújula  segura para orientarnos en esta segunda década del siglo XXI. 

· Durante el mes de octubre, el Papa ha convocadola Asamblea Generaldel Sínodo de Obispos sobre el tema “la nueva evangelización para la transmisión de la fe”. 

Todos, obispos, sacerdotes, diáconos, padres y madres, abuelos, catequistas… conocemos por experiencia,  las dificultades para transmitir la fe a las nuevas generaciones pero, también para que el Evangelio de Jesús sea experimentado y conocido como buena noticia para la vida. En el documento enviado para presentar sugerencias que sirvan para redactar el esquema de reflexión y diálogo se tienen muy presentes las dificultades para transmitir la fe. De aquí la necesidad de la nueva evangelización, que pone el acento en ofrecer el Evangelio de una manera “nueva”, para que pueda ser conocido y acogido en nuestro tiempo. Como escribe el Papa: “será una buena ocasión para introducir todo el cuerpo eclesial en unos tiempos de especial reflexión y de redescubrimiento de la fe y de como comunicarla”. 

· El día 11 de octubre se celebrará también el vigésimo aniversario de la publicación del Catecismo dela Iglesia Católica, promulgado por el beato Papa Juan Pablo II con intención de ilustrar a los fieles en la fuerza y la belleza de la fe. 

Otra de las finalidades de este Año de la fe es el compromiso para redescubrir y estudiar los contenidos fundamentales, sintetizar sistemáticamente y orgánicamente el contenido del Catecismo. Debe ser redescubierto como auténtico instrumento de soporte a la fe, especialmente por parte de quienes se preocupan de la formación de los cristianos, tan importante en nuestro contexto cultural. 

No podemos olvidar que nuestra fe está sometida, más que nunca, a una serie de cuestiones que provienen de un cambio de mentalidad que reduce las certezas a los ámbitos científicos y tecnológicos. Ante las preguntas y las dudas en relación con la fe, primero hay que buscar respuesta en la fe dela Iglesiaque hallamos expresada en el Catecismo. Estamos pues, ante un año para servirnos más y mejor del Catecismo. 

· El papa Pablo VI proclamó 1967, un año de fe para conmemorar el martirio de los apóstoles Pedro y Pablo. En aquel momento su finalidad era “que la fe fuese confirmada de forma individual y colectiva, libre y consciente, interior y exterior, humilde y franca”. Era un año antes del conocido Mayo del 68, que estalló en Francia, pero con repercusiones en toda Europa y en el mundo occidental. Posiblemente, a muchos esta indicación no os dirá nada, pero pensad que algunas convicciones de aquel Mayo del 68 han marcado y todavía condicionan a muchas personas e ideologías. 

A la largo de este año debemos ayudarnos a vivir la alegría de creer, al tiempo que renovamos con entusiasmo nuestra propia fe. 

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

 

 

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 460 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.