Manos Unidas en Brasil contribuye a la pervivencia del pueblo indígena Tembé

Cuando nuestro viaje por los males que afectan a la infancia está a punto de terminar, recalamos en la selva amazónica del estado brasileño de Pará. Allí, en la aldea indígena de Pesquira, viven los protagonistas de nuestra historia: Marcia, Edina, Auriedia, Claudemir, Ivar… y otros muchos niños del pueblo indígena Tembé.

A pesar de su corta edad, sobre los hombros de estos niños recae una enorme responsabilidad: son el futuro del pueblo Tembé, de ellos y de la educación que reciban depende, en gran media, la continuidad de unas costumbres y tradiciones cercanas a perderse.

Todos estos niños asisten a la escuela donde imparte clases Isabel, su profesora. Hasta hace poco, sólo recibían la educación en portugués, con los contenidos, materiales y didácticas de los brasileños no indígenas. Ahora su escuela tiene un plan educativo específico y diferenciado para el pueblo indígena Tembé, y los niños reciben las clases en portugués y en la lengua indígena Tembé: una educación que se adaptada que fortalece sus costumbres, rituales y cosmovisión.

Una de las prioridades de trabajo de Manos Unidas en Brasil es contribuir a la pervivencia física y cultural de los pueblos indígenas del país. La mayoría de estos pueblos (alrededor de 200, cerca de 1 millón de personas) habitan en la región amazónica. Para ellos, el contacto con la sociedad no-indígena ha supuesto en muchos casos la pérdida de sus tierras tradicionales, el aumento de la mortalidad, la pérdida de su cultura, lengua y hasta la extinción de muchos de ellos.

Problemas y desafíos

Entre las Comunidades indígenas los problemas y desafíos a los que hacer frente son la constante invasión de sus tierras, así como la lentitud o inexistencia de reconocimiento legal de sus territorios o el crecimiento continuo de la frontera agrícola para la plantación de monocultivos para la exportación. Tampoco se puede olvidar la avidez expoliadora de buscadores de oro y la contaminación de los ríos por el mercurio utilizado. Y hay que recordar la proliferación constante de vendedores ilegales de maderas preciosas.

Educación de niños indígenas

Aunque en el campo de la educación la Constitución reconoce el derecho indígena a una educación específica y contextualizada, y el Ministerio de Educación ha dado algunos pasos en ese sentido, todavía no existe una Política de Educación Escolar Indígena por parte del Estado de Pará.

Así se dan dificultades burocráticas y administrativas que obstaculizan los registros y la recepción de recursos financieros para el funcionamiento de las Escuelas. Se da la circunstancia de que existen pocos profesores indígenas, y muchos de ellos sin la formación adecuada en Magisterio. Además, no existe un programa de formación para los profesores indígenas.

El Consejo Indigenista Misionero (CIMI) fue fundado en Brasil en 1972. En 1979 se fundó la regional Norte II, que abarca los Estados de Pará y Amapá. Desde entonces, los misioneros del CIMI acompañan los diferentes pueblos indígenas que viven en este territorio, contando ya con una larga experiencia de relación y trabajo con cerca de 30 pueblos indígenas de la región, apoyando el reconocimiento oficial de sus tierras indígenas, fomentando su organización, mejoras de salud y educación, alternativas económicas de autosustento.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41006 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).