Tres jóvenes seminaristas de Málaga reciben los ministerios de lector y acólito

En la Capilla del Buen Pastor del seminario de la diócesis de Málaga, este domingo 18 de diciembre, tres jóvenes seminaritas han recibido los ministerios de Lector y Acólito. El obispo, monseñor Jesús Catalá, confirió el ministerio de Lector a José Miguel Antequera, seminarista de tercer curso y natural de Nerja. También confirió el ministerio de Acólito a Francisco José Martínez y Juan Carlos Millán, seminaristas de cuarto curso, de la parroquia Santísima Trinidad de Málaga. Participaron en la celebración eucarística todos los seminaristas menores y sus padres, ya que el Seminario Menor celebró su convivencia mensual ese fin de semana. Asimismo, un joven religioso, Paco Egea, recibió ambos ministerios en la parroquia Virgen del Camino este fin de semana.

Como preparación a estos significativos acontecimientos y a la próxima Navidad, monseñor Jesús Catalá dirigió el pasado sábado el Retiro Espiritual de Adviento del Seminario. Las meditaciones estuvieron centradas en el encuentro personal con Jesucristo y la búsqueda de la verdad.

En sus palabras

Para Francisco González, como Rector del Seminario, «cada celebración en la que seminaristas son instituidos como lectores y acólitos, y mucho más cuando reciben el diaconado y el presbiterado, supone una gran alegría, ya que son pasos adelante en el camino hacia el sacerdocio o la culminación de muchos años de preparación. Es una gracia para ellos y para todo el Seminario».

Miguel Antequera, que recibe el minsiterio de lector, afirma que para él, este paso es «un servicio que la Iglesia me confía, una gran alegria de poder anunciar la palabra a un mundo sediento de ella».

Francisco José Martínez y Juan Carlos Millán, por su parte, viven su acolitado como «una gracia de Dios que nos confía la Iglesia, servir al Señor de una manera más intima, en el servicio del altar. Nos anima a seguir adelante».

Sagrados Corazones

El 17 de diciembre, la parroquia Virgen del Camino también acoge la institución de los ministerios de Lector y Acólito a otro joven, el religioso Paco Egea, de los Sagrados Corazones, a las 19,30 horas, en la Eucaristía parroquial, de manos del provincial de dicha congregación. Egea es el responsable de coordinar la catequesis de iniciación cristiana en el grado de perseverancia y la pastoral juvenil y vocacional.

Sentido de estos ministerios

Pablo VI reformó en 1972 estos ministerios mediante una Carta Apostólica en forma de Motu Proprio. En ella, explica que el Lector queda instituido para la función de leer la palabra de Dios en la asamblea litúrgica. Entre sus misiones está proclamar las lecturas de la Sagrada Escritura en la Misa y en las demás celebraciones sagradas, así como actuar de salmista, director del canto y participación de los fieles. La Carta Apostólica recomienda que, para realizar mejor y más perfectamente estas funciones, «medite con asiduidad la Sagrada Escritura, y procure con todo empeño y ponga los medios aptos para conseguir cada día más plenamente el suave y vivo amor, así como el conocimiento de la Sagrada Escritura, para llegar a ser más perfecto discípulo del Señor».

El Acólito, por su parte, debe ayudar al Diácono y prestar su servicio al sacerdote. Es propio de él cuidar el servicio del altar, asistir al Diácono y al sacerdote en las funciones litúrgicas, principalmente en la celebración de la Misa; además, distribuir, como miembro extraordinario, la Sagrada Comunión y, en circunstancias especiales, exponer públicamente a la adoración de los fieles el Sacramento de la Sagrada Eucaristía y hacer después la reserva. Todas estas funciones las ejercerá más dignamente «participando con piedad cada día más ardiente en la Sagrada Eucaristía, alimentándose de ella y adquiriendo un más profundo conocimiento de la misma».

(Información elaborada por Ana María Medina )

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43542 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).