«Al compartir se aprende a confiar», reflexión navideña de un misionero zaragozano en Angola

El misionero Rafael Rodríguez Serrano, sacerdote diocesano de Zaragoza, que trabaja en la diócesis de Malanje, en Gaiato, Angola, escribe para OMPress sobre la cooperación misionera en el continente africano.

“Hace unos días recibí un correo donde me pedías unas líneas sobre eso que se llama cooperación misionera: proyectos, ayudas, dinero, asociación de amigos… Y la verdad es que no me lo pones fácil porque desde la realidad de Gaiato este tema lo vivimos desde un planteamiento muy simple.

Antes de llegar a África las personas con las que me encontraba decían que no les importaría ayudar al Tercer Mundo si tuvieran la certeza de que las ayudas llegasen. Por mi parte siempre me daba la misma respuesta: ‘Es mejor que te quedes con tu dinero si no confías’. También se presentaban innumerables organizaciones religiosas, ONG… con proyectos para ser financiados y que eran desacreditados porque a veces el dinero se gastaba en aspectos estructurales y la personas recusaban colaborar porque no tenían la certeza del destino de las ayudas. Por mi parte continuaba dándome la misma respuesta: ‘Es mejor que te quedes con tu dinero si no confías’. Y por no decir de aquellos que decían tener un amigo en misiones y decidían dárselo a él porque sabían que seguro llegaba al que lo necesitaba. Por tercera vez me respondí del mismo modo: ‘Es mejor que te quedes con tu dinero si no confías’.

Al llegar a África me he dado cuenta del error tan grande en el que he estado durante tanto tiempo. Porque confiar es algo que solo se adquiere con la práctica. Aquí hay muchos misioneros que trabajan incansablemente por apoyar a aquellos que más sufren. Misioneros que se han gastado en medio de la guerra y las hambrunas. Misioneros que trabajan para poder comer y vestirse como cualquier persona del primer mundo. Misioneros desilusionados que sobreviven en medio de un mar de problemas. Misioneros que han superado todos los fracasos humanamente creíbles. Misioneros que siguen creyendo en que amar es renovar la confianza. Por eso ahora me respondo: ‘Es mejor que compartas para aprender a confiar’. Nosotros los padres de la calle somos mendigos infatigables. Como padres diocesanos vivimos con nuestra comunidad y lo compartimos todo con ellos. Cuando nos piden que escribamos algún proyecto para ayudarnos se nos hace tan difícil como decirle a un padre que es lo que necesita la familia: ‘Todo y nada’; En nuestra Aldea de Malanje todos los muchachos saben lo que tenemos y participan de la administración de la casa. Respondemos a las necesidades según van apareciendo y vivimos una pobreza solidaria que nos ayuda a sentirnos más familia.

Es necesaria la cooperación misionera en todos sus aspectos porque la realidad que viven los misioneros es a veces de un sacrificio sobre humano. El apoyo material es importante, pero también es verdad, que si no lo hay nos esforzamos en los trabajos y nos conformamos con lo que hay. Cuando se tratan de personas que vienen a colaborar se sienten tan desubicados como nosotros cuando llegamos, pues algunos como yo aun estamos en proceso de adaptación.

En conclusión quiero decirte que apoyo indiscutiblemente a todo lo que sea cooperación con los misioneros. Después de llegar a África comprendí a ese hermano sacerdote que donaba la mitad de su sueldo a las misiones y me decía: ‘ya que no puedo ir que no les falte lo que me sobra a mí’. Un abrazo desde el Gaiato de Malanje”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41069 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).