‘La perfección, la llamada a la santidad’, la vocación de todo diácono para el Obispo de Cartagena

La Diócesis de Cartagena acogió el sábado a tres nuevos diáconos que fueron ordenados por el Obispo, monseñor José Manuel Lorca Planes en la parroquia de San Andrés de Murcia. Pertenecientes al Seminario Mayor San Fulgencio, los nuevos diáconos son: Pedro García, de Lobosillo, Juan María Moreno, de Cieza y Francisco José Parra, de Lorca. Presidida por el Obispo, en esta ceremonia concelebraron varios Vicarios Episcopales, los rectores y formadores de los seminarios diocesanos y numerosos sacerdotes.

En su homilía, monseñor Lorca Planes propuso como modelo sacerdotal las figuras del Santo Cura de Ars y de San Juan de Ávila. Destacando la calidad de la doctrina teológica de San Juan de Ávila, nuestro Pastor explicó que si bien era un gran conocedor de la Sagrada Escritura y los padres de la Iglesia, su fuente principal residía en “la oración y la contemplación del misterio de Cristo”. “La Eucaristía era el horno donde encendía su corazón en celo ardiente”- remarcó. De este modo, animó a los tres ordenados a apoyarse en los pilares en que este Santo lo hacía: la Sagrada Escritura, la oración, la Cruz del Señor y la Eucaristía.

“Vuestra vocación no puede ser otra sino la perfección, la llamada a la santidad”- subrayó el Obispo. Asimismo, instó a los nuevos diáconos a ser “servidores de Cristo y administradores de la gracia que no es nuestra, sino de Dios, para distribuirla al pueblo de Dios”. Monseñor Lorca expresó que el sacerdocio es “un ministerio de santidad”. “Estáis llamados a ser forjadores de santos- apuntó;- los que vais a servir de guía y ayuda para que la santidad sea efectiva sois vosotros”. En este sentido, precisó que “todo esto equivale a tener la mirada fija en Cristo”. “La referencia a Cristo es la clave necesaria para la comprensión de las realidades sacerdotales”-indicó.

Monseñor Lorca Planes les recordó que “sois de la Iglesia, pertenecéis a la Iglesia, estáis en la Iglesia, amáis a la Iglesia”. Además, les aseguró que “Dios es el que sostiene esta vida” y que “no hay que temer; porque nada puede contra Dios”. “Tenéis que tener una actitud bien clara, lo más parecido al padre y a la madre”-aseveró. El Prelado alegó que desde ahora, “el vínculo que os une a la Iglesia diocesana de Cartagena es un sacramento”, manifestando que como diáconos iban a ser incorporados a esta Iglesia de Cartagena, como “hombres de Dios”. A su vez, destacó que “el sacerdote en el Altar es Jesucristo”. De igual forma, señaló que “el sacerdote es un puente entre Dios y los hombres”, con un oído puesto en los hombres para decirle a Dios sus necesidades y otro en Dios para decirle a los hombres la voluntad de Dios e iluminarlos.

El Obispo animó a los diáconos a “permanecer fieles anclados en la Palabra de Dios”. Así, comunicó que su tarea consiste en “no enseñar la propia sabiduría, sino la Palabra de Dios e invitar a todos a la santidad”. A su vez, les pidió que cuidaran la “buena preparación permanente, con serenidad y seriedad, para poder servir mejor”. Evocando las palabras de San Juan de la Cruz, les alentó a abrazar la cruz, configurándose con Cristo. “La donación total a Dios significa que uno debe olvidarse de sí mismo”- explicó. Mons. Lorca concluyó dando su bendición a los nuevos diáconos, animándoles a no tener miedo, pues ofrecen su vida por un Dios “que es fuerte, es fiel y es leal”.

Al finalizar la celebración, Francisco Parra, en nombre de sus hermanos diáconos, compartió unas palabras de agradecimiento al Sr. Obispo, rectores y formadores que les han acompañado en el Seminario, sacerdotes, familiares y amigos. “Os pido sólo una cosa- expresó.- Que pidáis por nosotros, para que seamos santos y sabios sacerdotes, que son el tesoro de la Iglesia”.

(Información elaborada por Cristina Abbad Luengo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41146 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).