Vigilia de la Inmaculada 2011

Mons. Joaquín López de Andújar    A  los coordinadores arciprestales y responsables de pastoral de juventud, a los sacerdotes, consagrados y catequistas, a todos los jóvenes cristianos de la Diócesis de Getafe 

Muy queridos hermanos y amigos:

Quiero, en primer lugar, aprovechar esta carta para daros las gracias por vuestro trabajo y generosidad, en la preparación, organización y celebración de la J.M.J. Vuestra entrega admirable ha despertado la fe adormecida de mucha gente, jóvenes y mayores, y ha hecho posible que muchos alejados inicien en sus vidas un camino de encuentro con Jesucristo y con una Iglesia llena de vitalidad juvenil y de esperanza. Cuando recuerdo los días que hemos compartido y pienso en la alegría de esas jornadas inolvidables, a pesar de las muchas dificultades que surgían y de la precariedad de medios con que contábamos,   me vienen al corazón las palabras de Pablo, recordando la generosidad y la alegría de los cristianos de Macedonia: “En las pruebas y tribulaciones ha crecido su alegría, y su pobreza extrema se ha desbordado en tesoros de generosidad” (2 Cor.8,2).

Pero sobre todo quiero dar las gracias por “el día a día” de vuestro trabajo con los jóvenes, por ese trabajo que sólo Dios ve y que está lleno de constancia, abnegación, amor a los jóvenes y confianza en Dios.  

Estoy convencido de que la Virgen María, que es Madre, ha intercedido para que se produjera el milagro de convertir en una gran familia universal, en un gigantesco hogar, a todos los que nos hemos encontrado, guiados por el Papa, en esta inmensa fiesta del Espíritu que, hemos vivido con la mirada puesta en Jesucristo. Y Ella es la que, sin duda, nos sigue animando para acercar a los jóvenes al Corazón de su Hijo y nos alienta en el trabajo humilde y perseverante de cada día.

Sin María sería imposible una verdadera pastoral de juventud. A Ella tenemos que acudir constantemente para que nos enseñe a cuidar a los jóvenes con el mismo cariño y la misma ternura con que ella cuidó a Jesús. La maternal intercesión de la Virgen, su santidad ejemplar y la gracia divina que hay en ella, se convierten para todos los que trabajamos con los jóvenes en motivo incesante de fe y de esperanza.

Tenemos ya muy cerca una de las fiestas más grandes de la Virgen, la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, con la que clausuraremos el Año Jubilar Mariano. Creo que es una gran oportunidad para reunirnos en torno a María, en la Vigilia de la Inmaculada que celebraremos el día 7 de diciembre, a las diez de la noche, en el Cerro de los Ángeles. Puede ser un momento excepcional para estar todos los jóvenes y los que trabajamos con ellos, junto a nuestra Madre.

Necesitamos su intercesión y consuelo. Y estoy seguro de que Ella se sentirá muy feliz recibiendo de nosotros los frutos de la JMJ, y renovando nuestra consagración y nuestro amor. Os espero a todos.

Con mi afecto y bendición

+Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo

Obispo de Getafe

 

Mons. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo
Acerca de Mons. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo 21 Articles
Nació en Madrid el 13 de septiembre de 1942. Procede de una familia numerosa profundamente cristiana. Estudió en el Seminario Conciliár de Madrid. Fue ordenado en Madrid el 30 de noviembre de 1968.Realizó estudios de Catequética, el Bienio del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequética (1982-84) y es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense. Su primer encargo pastoral fue en la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, en Colmenar Viejo, de donde pasó a la Parroquia de Santa María la Mayor de Madrid, como Vicario Parroquial, desde 1969 a 1976. Desde 1976 hasta 1984 Párroco de Nuestra Señora de Africa también en Madrid. En 1978 elegido Arcipreste del Arciprestazgo de “S. Roque’, hasta 1984. Fue Delegado de Catequesis de la Vicaria VI de Madrid. En 1984 es nombrado Vicario Episcopal de la Vicaría V de Madrid, donde estuvo hasta la división de la Archidiócesis de Madrid-Alcalá en 1991. Desde entonces es Vicario General de la Diócesis de Getafe. Colaboró estrechamente con Mons. Pérez y Fernández-Golfín en la organización de la nueva Diócesis, desde 1991 hasta el 2004. En particular ha puesto en marcha el Secretariado Diocesano de Catequesis y la Delegación de Juventud. También ha contribuido a establecer el Centro Diocesano de Teología, donde ha sido profesor de Teología Moral. Ha coordinado el Plan Diocesano de Pastoral y preside el Consejo de Arciprestes. Como Obispo Auxiliar y, desde febrero de este año, como Administrador Diocesano ha seguido de cerca la pastoral de la Diócesis y ha asistido habitualmente a las reuniones, celebraciones, encuentros que se organizan en las parroquias, grupos, asociaciones de fieles, etc. Sabe apreciar y aprovechar el potencial de vida cristiana que hay en todas las Instituciones de la Iglesia, como manifestación de comunión y cauce de evangelización. Ha predicado numerosas tandas de ejercicios espirituales a todo tipo de personas, fundamentalmente a sacerdotes, en diversos puntos de España. Preconizado Obispo titular de Arcávica y Auxiliar de Getafe el 19 de marzo de 2001. Consagrado Obispo el 6 de mayo de 2001. Elegido por el Colegio de Consultores Administrador diocesano el 25 de febrero de 2004. Nombrado Obispo diocesano de Getafe el 29 de octubre de 2004. Tomó posesión el 19 de diciembre de 2004.