Manifiesto de Cáritas Española en el Día Internacional de Voluntariado

Año Europeo del Voluntariado, 5 de diciembre de 2011

En esta encrucijada de la historia, cuando está próxima la conmemoración, en 2012, del 50º aniversario del Concilio Vaticano II, reivindicamos aquel vivificante caudal profético que sigue convocando al conjunto de la humanidad, porque “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón” (Gaudium et Spes, 1).

El pilar básico del ser y hacer de Cáritas, de su opción por las personas en situación de exclusión y vulnerabilidad y de su compromiso de sensibilización social, son las más de 61.000 personas voluntarias que, a través de las comunidades parroquiales y los proyectos especializados, participan en esta misión. “El voluntariado de los que colaboran con Cáritas es la realización del compromiso comunitario, fraterno, solidario y con los últimos” [1].

El voluntariado es, en Cáritas, una fuente de verdadera y profunda alegría. Es una certeza que nace de nuestra propia experiencia, verificada en esta primera línea a la que la Iglesia nos convoca para vivir su servicio a los pobres, en los que descubrimos cada día la presencia y el rostro del Señor. Sólo podemos ser instrumentos del amor de Dios si nos sentimos amados, si tenemos una experiencia profunda de que Cáritas es amor gratuitamente recibido y amor gratuitamente entregado.

En este momento difícil que nos toca vivir desde el punto de vista económico y social, reivindicamos la mirada abierta y atenta a la realidad de nuestros voluntarios a la hora de descubrir los nuevos rostros de la pobreza y las nuevas respuestas que desde Cáritas podemos dar.

Con ello apostamos por un modelo de voluntariado orientado a la acción fraterna, a la denuncia profética de la realidad y a la defensa de una economía a escala humana, inspirada por auténticos objetivos sociales sostenibles que, desde la recuperación del sentido del bien común global [2], esté al servicio de la construcción de una sociedad más justa y cohesionada. Un voluntariado vigilante ante la responsabilidad de los poderes públicos de dotar de recursos suficientes a los servicios sociales para las personas más vulnerables, y de defender la dimensión internacional del compromiso contra la pobreza y la exclusión social desde los imperativos de la justicia y el principio del acceso universal a los bienes.

En el marco del Año Europeo del Voluntariado, desde Cáritas queremos manifestar nuestro reconocimiento a la participación gratuita y generosa de tantas personas que trabajan por la construcción de una sociedad más justa y humana.

Invitamos a todos a reactivar el valor de la gratuidad y sumar esfuerzos a favor de la dignidad de las personas en situación de mayor vulnerabilidad, en un marco de convivencia, despojado de toda actitud xenófoba y racista, donde la diversidad cultural sea un elemento enriquecedor que facilite el pleno ejercicio de los derechos de todas las personas, independientemente de su lugar de procedencia.

En el Día Internacional del Voluntariado hacemos una llamada al conjunto de la ciudadanía a trabajar sin pausa en la transformación del actual modelo social, donde todo queda subordinado a los puros indicadores económicos y de crecimiento, y a implicarse en la construcción de un nuevo modelo de desarrollo y una nueva economía que tenga como centro el bien del ser humano y respete el medio ambiente. Un modelo donde vivamos sencillamente para que otros puedan, sencillamente, vivir [3].

Madrid, 2 de diciembre de 2011

[1] Cáritas Española, Modelo de Acción Social. Madrid, 2009, pg. 40
[2] Cáritas Española, Gozos y retos del voluntariado vivido como vocación, Madrid, 2011
[3] Cáritas Española. “Campaña de sensibilización de Cáritas para 2011-2013” www.caritas.es

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43478 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).