La Casa Sacerdotal de la diócesis de Cartagena celebra su XXV aniversario

La diócesis de Cartagena ha celebrado esta mañana el XXV aniversario de la Casa Sacerdotal. Fue en el año 1986 cuando esta Casa abría sus puertas, inaugurada por monseñor Javier Azagra, reservada a la residencia de sacerdotes y en la que también trabajan varias Delegaciones Diocesanas. En la Capilla de la Casa Sacerdotal, se han reunido esta mañana para celebrar con una Eucaristía esta conmemoración. Presidida por el Obispo Diocesano, monseñor José Manuel Lorca Planes, han concelebrado en esta Misa el Obispo Emérito, monseñor Javier Azagra, el Director de la Casa Sacerdotal, José Manzano, los sacerdotes residentes y algunos presbíteros más que han querido unirse a la alegría de sus hermanos en este día.

Monseñor Lorca Planes ha recordado en su homilía diversos momentos vividos en la Casa Sacerdotal a lo largo de estos años. El Obispo ha expresado que “en definitiva, ha sido una atención y cuidado especial para poner en el centro el sacerdocio”, por lo que es un “motivo de profunda alegría”. El Pastor ha reconocido que también ha habido dificultades y retos, pero que han sido más numerosos los momentos de gozo. Así, ha manifestado la satisfacción que supone “acoger a los sacerdotes y la vida de la Diócesis en tantos servicios”. “Realidades que nos tienen que mover a dar gracias a Dios por lo que ha supuesto y por lo que está por venir”.

De un modo particular, el Obispo ha pedido al Señor por los sacerdotes que viven en esta Residencia, “viviendo esta tónica de fraternidad y familia”. En relación al futuro, monseñor Lorca ha indicado que el propósito es “mejorar”. “Poco a poco se van alcanzando realidades de servicio y ayuda”-ha aseverado. Desde esta Capilla, “que desde el principio fue el alma y el corazón de esta Casa”, el Obispo ha rogado a Dios que conceda a los sacerdotes “el coraje y la valentía”, para que “todas las capacidades y dones los pongáis a disposición de los demás”. El Pastor Diocesano ha agradecido a los presbíteros su colaboración, afirmando que la Casa Sacerdotal es como una “caja de resonancia donde ofrecéis oraciones y súplicas por todos los que estáis trabajando por la Casa de Dios”. El Prelado ha evocado a la Santísima Virgen María, proponiéndola como Modelo para “hacer la voluntad de Dios, poniendo a Dios en el centro y sirviendo al prójimo en la caridad, como Ella lo hacía”.

El Obispo ha precisado que quería poner en el Altar a los sacerdotes fallecidos, “que han sido una parte importante de nuestra vida, de nuestra familia y de nuestra Iglesia”. También ha añadido la oración por los que “están siendo parte de esta familia y están en este momento enfermos”. “Que esta Casa siga siendo punto de referencia para todos –ha apuntado el Pastor.- Que todo el que venga se encuentre acogido como un hermano”.

Después de la Eucaristía se ha procedido al descubrimiento de una placa conmemorativa de este XXV Aniversario. A continuación, se han dirigido al Salón Azagra, donde ha tenido lugar un acto con la entrega de diplomas y trofeos en reconocimiento a aquellas personas que han trabajado y colaborado en esta Residencia.

Este acto ha contado con la intervención del Director de la Casa Sacerdotal, José Manzano, quien ha hecho un recorrido por la historia de esta Casa y ha agradecido a cuantos han formado parte de esta familia. Después de un reportaje audiovisual, se ha hecho entrega de los galardones. El primero ha sido para el Obispo, monseñor Lorca Planes, por su preocupación por esta Residencia y por los problemas de los sacerdotes, especialmente los más mayores. El Obispo Emérito, monseñor Javier Azagra, quien inauguró esta Casa, también ha recibido una mención. De igual modo, han sido reconocidos los directores anteriores y el personal trabajador y colaborar de esta Casa. Antonio Olivares, conserje de la Casa Sacerdotal, quien lleva desde los catorce años colaborando con el Obispado, ha dirigido unas palabras a los presentes al recoger su diploma y su trofeo. Particularmente, ha querido tener un recuerdo especial para Ana Méndez, recientemente fallecida, primera cocinera de la Casa, elogiando su persona, su trabajo y su servicio a la Iglesia Diocesana.

El acto ha sido clausurado por el Obispo, quien ha señalado que esta Casa “es realmente una familia con vocación de acoger y potenciar la vida de los sacerdotes”. Monseñor Lorca Planes ha concluido remarcando que “hoy es un momento de acción de gracias, de alegría y proyectos de futuro”. Al concluir, se ha hecho entrega de la Bendición Apostólica, en conmemoración a las Bodas de Plata de la Casa Sacerdotal.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41006 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).