Misa de acción de gracias en Segovia por la beata María Catalina Irigoyen

Este viernes 25 de noviembre, a las 19 horas, en la Catedral, presidida por el obispo de Segovia, monseñor Ángel Rubio Castro, se celebra una Misa de acción de gracias por la reciente beatificación de la religiosa sor María Catalina Irigoyen, perteneciente a las Siervas de María.
La ceremonia de beatificación tuvo lugar en la catedral de la Almudena de Madrid el pasado sábado 29 de octubre.

Historia de la Congregación Siervas de María

Miguel Ángel Martínez, sacerdote zaragozano fundó en el año 1851 la adoración a la Virgen de los Dolores para el cuidado de los enfermos junto a 7 religiosa que el 15 de agosto profesan sus votos. Con el paso de los años, su fundador parte para África y la Hermana Mª Soledad se hace cargo de la fundación. Actualmente la congregación Siervas de María está presente en Europa, África, Ámerica y Asía, y sigue extendiendo su carisma del cuidado a los enfermos y los que menos tienen.

Presencia en Segovia de las Siervas de María

A Segovia, llegan las Siervas de María en el año 1882, de la mano de D. Valentín Mascaró, sacerdote, antiguo Coronel y exgobernador de Manila, que concibió el proyecto de fundar una Casa de las Siervas de María en Segovia por la utilidad que reportaría a la ciudad, así como a niños huérfanos.

La primera de las localizaciones de la Congregación fue en la actual calle Daoiz, haciéndose cargo de 12 niñas huérfanas. Posteriormente adquirieron una finca en las cercanías del Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla.

Su presencia llegó a algunos rincones de la provincia como la Granja de San Ildefonso donde se establecieron en diciembre de 1887 por iniciativa de la infanta Isabel.

Biografía de la beata

Nació en Pamplona el 25 de noviembre de 1848. Es la última de ocho hermanos. Bautizada en la Catedral de Pamplona, es educada en los valores cristianos, completando la formación que recibe en el hogar con la que se imparte en el Colegio de las Madres Dominicas. El 26 de noviembre de 1860 recibe la primera Comunión. La Eucaristía será el hilo conductor de su vida. A los 13 años es miembro de la Asociación de Hijas de María, de la que más tarde será presidenta.

Joven sencilla, servicial, optimista, piadosa y coherente, desde la luz que irradia la Eucaristía y la contemplación de la Virgen surge en ella el compromiso de vivir atenta a las necesidades que puede haber en su entorno, buscando siempre una solución: visita el hospital ayudando a los enfermos que se encuentran solos o la pueden necesitar. Organiza en su casa un taller para confeccionar ropa con otras jóvenes, y repartirla entre los necesitados. Fallecidos sus padres, toma las riendas de la casa y se dedica al cuidado de su hermano enfermo y de los familiares mayores, hermanos de sus padres, allí acogidos.

En 1878, al llegar las Siervas de María a Pamplona para abrir una casa, acude solícita a prestarles su ayuda. En contacto con ellas, se siente llamada a consagrarse a Dios para dedicarse al cuidado de los enfermos en sus domicilios. Solicita su admisión en la Congregación a la misma Fundadora, María Soledad Torres Acosta. Ingresa el Pamplona el 31 de diciembre de 1881, y meses más tarde comienza en Madrid la etapa del Noviciado. Emite su Profesión Temporal el 14 de mayo de 1883 y la Profesión Perpetua 15 de julio 1889. Permanecerá hasta su muerte en la capital de España.

Como Sierva de María hace derroches de caridad atendiendo incansable a los enfermos y las familias, destacando su entrega en las repetidas epidemias de cólera, tifus y viruela, sin ningún miedo al contagio, pronta siempre a cualquier sacrificio por aliviar a los afectados. Hacía cuanto estaba a su alcance por suavizar el dolor físico y ahuyentar el desconsuelo y la desesperanza que acompañan siempre al dolor. También vivía atenta a las necesidades que se presentaban en la Comunidad. “Sólo sirvo para servir” es la consigna de su vida, y se entrega sin condiciones a quien la pueda necesitar, tanto dentro como fuera del convento. Después de 23 años dedicados al servicio a los enfermos pasa a ocuparse de la recogida de donativos para la subsistencia de la Obra durante 7 años.

En 1913 se le diagnostica una tuberculosis ósea, que acepta con pleno abandono en las manos de Dios. Durante su enfermedad nunca se la vio perder la calma o impacientarse, contenta de imitar a Jesús, como ella decía. Muere en Chamberí, en la Casa Madre de las Siervas de María, el 10 de octubre de 1918.

Los procesos canónicos de su fama de santidad, virtudes y milagros, se instruyeron en Madrid. La causa fue introducida por el Papa Juan XXIII con Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos el 14 de febrero de 1962. El 30 de Marzo de 1981, el Papa Juan Pablo II promulgó el Decreto de la heroicidad de sus virtudes. El día 9 de Junio de 2006 tuvo lugar la apertura de la Fase Diocesana del Proceso sobre el presunto milagro atribuido a la Venerable Mª Catalina en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Se trata de la curación rápida y sin secuelas del doctor Luís Fernando Padilla Gómez quien presentó, súbitamente, con fecha 24 de octubre de 2004, una hidrocefalia causada por un hidroma cerebral que se complicó posteriormente con una meningitis, anoxia cerebral, hemorragia e infartos cerebrales. El doctor Luis Fernando Padilla falleció el 26 de Septiembre 2007 debido a un infarto cardiaco, totalmente desligado a la patología de la que fue curado milagrosamente. El 20 de Mayo de 2010 se reconoce científicamente esta curación. El 2 de Abril de 2011, el Santo Padre Benedicto XVI promulga el Decreto de Milagro que da paso a la Beatificación de la Venerable Sor Mª Catalina Irigoyen que tuvo lugar en Madrid el pasado 29 de octubre.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42475 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).