La propuesta para el Adviento

Mons. Joan Piris     En el Mensaje a los miembros de la Iglesia católica de Lleida con fecha 2 de octubre he propuesto, entre otras cosas, que cada parroquia, unidad pastoral, delegación, comunidad o institución diocesana, al elaborar los objetivos pastorales de este curso, programe por el Adviento (y la Cuaresma) alguna acción concreta encaminada a trabajar la prioridad de este año: la Presencia de Iglesia en nuestra sociedad leridana. Esto quiere decir que hay que precisar entre todos: qué, por qué, quién, cómo, cuándo, etc., Para que después se pueda evaluar.

Lo recuerdo hoy que comienza el Adviento para que el tiempo vuela y hemos insistido en la necesidad de hacer camino en «continuidad» con todo lo ya hecho y con la «novedad» que el día a día conlleva. Recordemos aquello de san Agustín: «Debemos sentirnos insatisfechos con lo que somos, si queremos llegar a lo que aspiramos. Si nos complace lo que somos, dejaremos de avanzar. Si nos convencemos que es suficiente, no volveremos a dar un paso «.
Hay que seguir manteniendo el paso con esta esperanza activa que alimentamos y renovamos en nuestras frecuentes encuentros con la Palabra y la presencia sacramental del Resucitado que nos apoya y nos empuja a hacerlo experimentar vivo y presente en el mundo. Y también, hay que poner en común estas acciones concretas en las reuniones periódicas de las unidades pastorales y de los arciprestazgos, practicando el discernimiento comunitario y ayudándonos unos a otros a leer la vida buscando la voluntad de Dios en cada momento y circunstancia.

En este camino, y como miembros que somos de la sociedad civil, acabamos de participar en unas elecciones políticas y pienso que es el momento también de recordar la Enseñanza Social de la Iglesia que nos puntualiza la necesidad de tener en cuenta que, junto al bien individual, está el bien social, el bien común, el bien de todos: individuos, familias, grupos intermedios que se unen en comunidad social. Pronto, en Navidad, cantaremos de modo particular al «Dios-con-nosotros», aquel que ha hecho «comunión» con nosotros por la Encarnación (Jn 1, 14). Habiendo experimentado el amor de Dios hay que pasar a ser «noticia de Dios» en el mundo, puntos de referencia, señales, con humildad y sin pretensiones, pero mirando con mucha atención el bien común. Es la dinámica de la caridad recibida y ofrecida. Amamos a los demás tanto más eficazmente cuanto más trabajamos por un bien común que responda a sus necesidades reales, y todos los cristianos estamos llamados a esta caridad, según la propia vocación y las posibilidades de incidir en la vida pública. El compromiso en favor del bien común, cuando está inspirado y sostenido por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad universal de Dios hacia la que avanza la historia de la familia humana (cfr. Charitas in Veritate 7).

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

 +Joan Piris Frígola
Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.