El arzobispo de Oviedo anuncia la elaboración de un Plan Pastoral que articule las conclusiones del Sínodo

Práctica unanimidad en la caridad. Esta puede ser la conclusión de la sexta sesión de la asamblea del Sínodo diocesano en el arzobispado de Oviedo, que se reunió el sábado 19 de noviembre en la capilla mayor del Seminario para votar las propuestas de la ponencia tercera: “La caridad: los rostros de la pobreza”. Al comienzo de la sesión y dirigiéndose a los 177 sinodales que llenaban el aula, el arzobispo monseñor Jesús Sanz anunció su voluntad de instrumentar mediante un Plan Pastoral diocesano las conclusiones a las que ha ido llegado el Sínodo diocesano en esta última fase, que se inició el pasado 1 de octubre y cuyas conclusiones finales serán entregados al prelado en la jornada de clausura, en la festividad de Santa Eulalia, en la catedral el 10 de diciembre próximo.

La emoción por Cáritas

A las palabras de saludo del arzobispo de Oviedo, siguieron las del director de Cáritas diocesana, Adolfo Rivas Fernández, que relató los últimos trabajos de la comisión de ponencia para integrar 15 aportaciones por escrito recibidas desde la presentación del tema de la Caridad a los sinodales. Rivas manifestó que estas aportaciones –a excepción de una que se rechazó- fueron integradas en el texto que se presentaba, modificándose cinco de las siete propuestas presentadas y ampliándose otras dos, con lo que las propuestas finales son nueve. Rivas agradeció el trabajo realizado por los sinodales y expresó su satisfacción “al comprobar cómo nuestra Iglesia asturiana valora el trabajo de Cáritas y se emociona y conmueve ante las situaciones de pobreza que azotan a tantos miles de personas”, resaltando la voluntad de avanzar en la caridad.

Las propuestas recogen la importancia de que todas las parroquias tengan implantados sus equipos de Cáritas en un trabajo organizado y coordinado en los diferentes ámbitos de intervención de Cáritas diocesana, que ejercerá un papel de coordinación de otras organizaciones de Iglesia dedicadas a la acción sociocaritativa. Asimismo se formula una apuesta importante por la formación de los voluntarios y el fortalecimiento de la actividad de Cáritas basándola en el respeto a las personas, su acogida y acompañamiento, sin olvidar la denuncia de situaciones de injusticia y la propuesta de acciones frente a ellas.

La reafirmación de utilizar recursos económicos propios, el ejercicio de acciones en colaboración con otras Iglesias de países empobrecidos y la opción por un trabajo “con los últimos y con los no atendidos”, cierran el novenario de propuestas presentadas.

Posteriormente 9 sinodales hicieron uso de la palabra para formular distintas apreciaciones. Realizada la votación, con 164 votos emitidos, todas superaron el listón de los 112 votos, mayoría necesaria para su aprobación, siendo esta la sesión donde las propuestas tuvieron mayor número de votos afirmativos.

La pregunta del día después

Al comienzo de la sesión sexta, monseñor Jesús Sanz Montes hizo un repaso del proceso iniciado hace años, de las reflexiones maduradas en los grupos parroquiales y de las sesiones precedentes de la asamblea sinodal. Puso en valor el contenido de los asuntos tratados, el trabajo de las comisiones de ponencia y las aportaciones de los sinodales frente a los tres desafíos tratados (retos del siglo XXI, familia y vida, y la caridad) y se preguntó por el “día después”.

Fue ese el momento donde el titular de la archidiócesis anunció su voluntad de publicar todos los contenidos del Sínodo diocesano y de instrumentar en un Plan Pastoral las conclusiones del mismo. Un plan que “lejos de la especulación teórica presentará –afirmó− de un modo sistemático y pedagógico” los temas tratados y del que se espera “acierte a traducir este momento de gracia sinodal que hemos vivido”. El trabajo final del Sínodo y sus conclusiones será presentado al prelado el 10 de diciembre en la Catedral, fiesta de Santa Eulalia, con la que se clausura este proceso comenzado en 2006.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41106 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).