El arzobispo de Oviedo recibe a los representantes de los trabajadores de la radiotelevisión asturiana

El arzobispo de Oviedo ha recibido a una representación de los trabajadores del ente público Radiotelevisión del Principado de Asturias (RTPA). El encuentro tuvo lugar el pasado viernes 19 durante el descanso de la asamblea del Sínodo diocesano que se celebró esa mañana en el Seminario sobre la “Caridad y los nuevos rostros de la pobreza”.

Los trabajadores de la RTPA entregaron a monseñor Jesús Sanz un dossier informativo en el que se recoge la situación que afecta al ente público y las repercusiones laborales que sobre 700 trabajadores y sus familias, tendrían tanto su cierre como la regulación de otras empresas audiovisuales vinculadas al ente.

El prelado asturiano escuchó con atención el relato de los representantes de los trabajadores, expresándoles “sus sentimientos de cercanía y preocupación por su futuro”, confiando en que el anunciado reajuste de la RTPA “salve el mayor número posible de puestos de trabajo que afectan en su mayor parte a personas jóvenes”.

Monseñor Sanz, que estuvo acompañado en la entrevista del delegado diocesano de medios de comunicación social del Arzobispado, José Emilio Díaz, expresó a los miembros de la RTPA “su solidaridad humana y cristiana” ante la situación que padecen, “porque detrás de las personas concretas hay familias con rostro, que de pronto pierden lo que les permite vivir su vida honestamente y con dignidad”.

Durante el encuentro, y al hilo de la asamblea sinodal que tenía lugar, el Arzobispo también se refirió a la importancia de la crisis económica y los efectos del paro sobre tantas personas. “Los católicos asturianos estamos haciendo una gran esfuerzo a través de Cáritas y no nos da para más”, dijo, ante la demanda de ayuda que sufre este organismo eclesial.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43473 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).