Tu iglesia está contigo, con todos

 

Queridos diocesanos: 

La «Jornada de la Iglesia Diocesana» pretende concienciar a los católicos de que pertenecemos a una diócesis determinada, es decir, a la Iglesia de Jesucristo en Almería, que es encomendada al cuidado y atención pastoral del Obispo como sucesor de los Apóstoles. Los sacerdotes son necesarios colaboradores del Obispo en el anuncio de la Palabra de Dios, en la celebración de la Eucaristía y de los demás sacramentos. Todos los bautizados, y con especial consagración de vida los religiosos, hacen propio el cometido de la Iglesia en el mundo. Todos participan con responsabilidades y cometidos diversos de la misión universal de la Iglesia como testigos de Cristo en el mundo, en la sociedad de la que forman parte. Así, porque todos somos parte de la única Iglesia de Cristo, en cada Iglesia diocesana se da variedad de ministerios y unidad de la misma y única misión: vivir de una misma fe, y de una misma esperanza dando testimonio de Cristo ante los hombres.

De la misma forma que una diócesis es una parte o porción determinada de la Iglesia de Jesucristo, que se hace presente en ella, así los cristianos pueden vivir integrados en parroquias, geográficamente delimitadas y con una medida abarcable para vivir la fe cada día y celebrar el culto cristiano, sin perder nunca la referencia más inmediata de la diócesis y del Obispo, que da unidad a la Iglesia particular, al integrarla en la comunión de todas las Iglesias particulares con la Iglesia de Roma, sobre la que el Papa ha recibido especial encargo de apacentar.

Así, pues, porque somos miembros vivos de la Iglesia debemos implicarnos más en las tareas apostólicas que a cada uno le son propias o posibles, y en la colaboración pastoral con los sacerdotes de nuestras parroquias. Del mismo modo debemos implicarnos todos en el sostenimiento económico de nuestra Iglesia diocesana. Son muchos los laicos y seglares que colaboran en el apostolado y las acciones pastorales, ya sea como miembros de los consejos de pastoral, economía, o como catequistas y monitores religiosos que trabajan en la formación de niños y jóvenes; o bien organizan en la delegación parroquial de Caritas la ayuda urgente y necesaria de los más desfavorecidos. Gracia a ellos se ha ce posible un mejor funcionamiento de las parroquias y de la diócesis.

Para que todos los servicios de las parroquias puedan llegar a cuantos se sirven de sus bienes espirituales y materiales, la Iglesia diocesana necesita, también, nuestra colaboración económica. Las aportaciones voluntarias de los católicos son la parte más importante de cuanto las Iglesias diocesanas reciben para el sostenimiento económico de las estructuras y servicios diocesanos y parroquiales, y para el sustento de las personas enteramente dedicadas a la evangelización y a la misión pastoral de la Iglesia. Cabe, por ello, esperar que tú, amigo lector, sientas como propia la misión de la Iglesia y te decidas a prestarle el apoyo material y espiritual que está en tus manos poderle ofrecer.

Con mi afecto y bendición. 

 +Adolfo González Montes

   Obispo de Almería

Mons. Adolfo González Montes
Acerca de Mons. Adolfo González Montes 90 Articles
MONSEÑOR ADOLFO GONZALEZ MONTES nació en Salamanca en 1946. Sacerdote desde 1972, ejerció su ministerio en la parroquia de Santo Tomás de Villanueva. Fue Capellán de la Universidad Pontificia de Salamanca, además de Director espiritual y miembro del equipo de formadores durante dos años del Colegio Mayor Santa María de Guadalupe, de dicha Universidad Pontificia. Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca, fue profesor y desde 1988 catedrático de Teología Fundamental. En 1997 fue nombre obispo de Ávila por Juan Pablo II. El 15 de abril de 2002 es nombrado Obispo de Almería y tomó posesión canónica de la diócesis el 7 de julio. En febrero de 2005 es elegido Presidente de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española, formando parte desde entonces de la Comisión Permanente de la misma. En la XCI Asamblea Plenaria celebrada del 3 al 7 de marzo de 2008 es reelegido Presidente de la misma Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española y miembro de su Comisión Permanente. El 2 de noviembre de 2005 fue elegido en la LXXXV Asamblea Plenaria de la CEE representante de la Conferencia Episcopal Española en la Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE), con sede en Bruselas.