Tarragona recuerda la fiesta del Beato Francisco Palau

La iglesia parroquial de San Juan Bautista de Tarragona acogió este lunes, 7 de noviembre de 2011, la celebración del Beato Francisco Palau Quer, OCD, de quien durante el presente año se cumple el 200 aniversario de su nacimiento y el 150 de la fundación de las congregaciones de las Carmelitas Misioneras Teresianas y de las Carmelitas Misioneras. Esta Eucaristía se suma a la celebración del Año Jubilar Palautiano que el papa Benedicto XVI concedió a petición de las Superioras Generales de las dos congregaciones nacidas del carisma del Beato Francisco Palau.

La conmemoración consistió en una solemne eucaristía que estuvo presidida por el Arzobispo, monseñor Jaume Pujol, y concelebrada por los Padres Carmelitas Descalzos y sacerdotes de la Archidiócesis. Al acto litúrgico asistieron representaciones de las diferentes comunidades religiosas vinculadas con el Carmel y también autoridades locales, provinciales y autonómicas, así como un gran número de fieles. Sostuvo el canto de la asamblea el Coro Joven de la ´Schola Cantorum´ de los Amigos de la Catedral, dirigidos por Anna Mateu y acompañado al órgano por Albert Díez. Condujo los cantos del pueblo Mn. Joan Águila. A pie de altar se ofrecía a la veneración popular una reliquia del Beato.

En su homilía, monseñor Jaume Pujol hizo un repaso de la trayectoria vital del Padre Palau, hasta llegar a su muerte, víctima de su celo por atender a los apestados. Recordó también que la eucaristía que se estaba celebrando se hacía en esta iglesia de San Juan porque aquí tuvo lugar el entierro del Beato el 20 de marzo de 1872. Igualmente el Arzobispo ha hecho mención de la voluntad de servicio a la Iglesia del Padre Palau desde campos tan diversos como la predicación, la catequesis, la promoción de la cultura, la difusión de la educación, la apologética o el periodismo. Su principal anhelo era servir a la Iglesia en los pobres, en los desamparados, en los ancianos… En una palabra, todo el mundo que sufría.

Recomendó igualmente a sus hijas espirituales el abandono en Dios, la fidelidad y la obediencia: tenían que ser llamas vivas. Con este espíritu las Carmelitas Misioneras Teresianas salieron adelante pese a las dificultades de los tiempos…

Monseñor Pujol remarcó también que el Beato era un enamorado de Dios, de un Dios que es amor y añadió que es necesario que «dejemos que Dios trabaje nuestras almas como trabajó la del Padre Palau, cuya existencia giró en torno a cuatro puntos: primero, amar a Dios y a la Iglesia; segundo, amar al prójimo y al necesitado; tercero, la contemplación y la evangelización (la acción), y cuarto, un gran amor hacia Santa María, a la que el Beato contemplaba como imagen perfecta de la Iglesia.

Antes de la bendición final, el Arzobispo de Tarragona, monseñor Pujol, los sacerdotes y las autoridades se trasladaron al baptisterio de la iglesia donde bendijo un cuadro, obra del artista José Luis Méndez Pomés «Mempo», representando al Beato Palau. Allí podía admirarse también una reproducción del acta bautismal del Beato.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43473 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).