A los alumnos de la asignatura de religión católica

Querido amigo o amiga,

Mi nombre es Francisco. Soy un cristiano como tú, que el Papa de Roma me ha encargado amar y ayudar a todos los cristianos del territorio de Girona, a semejanza de como lo hacía Jesús. Por eso soy tu obispo.
Te escribo para felicitarte a ti ya tus padres, porque has elegido estudiar la religión católica. Es muy importante para tu vida conocer
Jesús, el que dijo, lo que hizo, por qué murió y resucitó. Lo sabemos porque escogió unos amigos-discípulos-para decir a todos lo que había pasado. Así tú también puedes saber porque hoy tantos millones de hombres y mujeres, niños y jóvenes confían en Jesús y quieren vivir como él nos ha enseñado.

Sobre todo entenderás mejor lo que Jesús te ofrece para que puedas ser más
feliz, para que te sientas muy querido o querida, porque él quiere ser tu
amigo para siempre.

En la clase de religión católica descubrirás un libro único. De hecho, son
muchos libros en uno solo, la Biblia, donde encontramos como Dios ha dado a conocer al pueblo de Jesús y en todo el mundo. Leer y entender este libro,
primero nos ayuda a conocer a Dios y lo que quiere para nosotros, pero también nos ayudará a comprender mejor los pensamientos, los escritos, el arte, las leyes, las costumbres, la historia de nuestro país y de una parte muy grande de la humanidad.

Los cristianos, como amigos de Jesús, formamos la Iglesia, que durante
muchos años se ha extendido por todo el mundo formando obispados-como el de Girona-, parroquias, monasterios, escuelas. Se han escrito muchos libros sobre quiénes somos y qué creemos. Hemos levantado iglesias y catedrales, hemos edificado hospitales y lugares para acoger a los pobres, hemos trabajado para que cada persona sea respetada con sus derechos, tenga libertad, pueda vivir en paz, reconozca los demás como hermanos o hermanas.

Es verdad que, en diferentes momentos, algunos cristianos han equivocado
y no han seguido el camino indicado por Jesús. También a nosotros nos pasa. Por eso hemos pedido y pedimos perdón.

Estudiando la religión católica descubrirás todo lo que es más importante
para vivir, el tesoro de la vida. Aprenderás a amar siempre a toda
persona, sea grande o pequeña, hasta perdonar, aunque no nos caiga
simpática.

También te enseñarán a amar y trabajar por el país en que vivimos y
por toda la humanidad. Tú y yo tenemos que sembrar una buena semilla para todo el mundo pueda ser y vivir mejor.

Deseo que estés muy contento / a de la clase de religión, porque así
te convertirás en un descubridor que encuentra muchos tesoros, conocerás
más bien a Jesús para amarlo y dejarte acompañar por él. Este
tesoro, no te quedes para ti solo, díselo a otros amigos y amigas, habla con ellos y explícales lo que descubres y que es algo muy buena. Estoy convencido de que a ellos también les gustará.

Cuando llegues a casa, habla con los padres de esta carta. Yo les doy
las gracias y los felicito porque te quieren mucho y quieren para ti lo mejor.
Por eso, te inscrito en la clase de religión.

Padres, habéis hecho muy bien. No sabemos en qué modelo de sociedad deberán vivir estos niños, qué problemas tendrán, qué valores serán los
más importantes. Pero sí sabemos que la clase de religión les ayudará
en su vida, en sus estudios, les permitirá ser mucho más libres en
sus decisiones, y entender mucho mejor quiénes son, cuál es su
misión y en quien pueden confiar.

Amigo, amiga, te pido que des las gracias a tu «profe de religión»,
porque es el que te acompaña en la búsqueda de los descubrimientos que
serán los tesoros que irás encontrando.
 

El obispo, cuando se despide, suele decir «te bendigo en nombre de
Dios «. Ya sabes que eso significa pedir a Dios que te conceda todo
lo que es bueno y que más necesitas. Pues yo, tu obispo Francisco, que
quiero amarte como Jesús, te bendigo.

+Mons. Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Gerona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 459 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.