Se reanuda en Yuste la vida contemplativa

Queridos diocesanos:

En esta ocasión, al escribiros mi reflexión sobre nuestros asuntos, tengo que compartir con todos vosotros una muy buena noticia para nuestra Diócesis, y considero que también para nuestra tierra extremeña. Como sabéis muy bien, uno de nuestros lugares emblemático es el Monasterio de Yuste. En él se cobijaron, a lo largo de toda su historia, hombres que han respondido con radicalidad a la invitación de Jesús: “Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, y luego ven y sígueme”. Los dos primeros eran jóvenes placentinos, Pedro Brañes y Domingo Castellanos, que como “ermitaños de la pobre vida –así se autodenominaban- se instalaron en aquel hermoso lugar verato, buscando un mejor espacio para el recogimiento y la oración. Era una tarde de 1402. En los comienzos, su vida transcurrió bajo la advocación de San Pablo, el primer ermitaño, bajo cuya advocación pusieron la capilla que les autorizó construir el Papa Benedicto XIII.

Las dificultades, sin embargo, hicieron que muy pronto decidieran ampararse en la Orden de San Jerónimo, que a lo largo de los siglos ha sido la que ha mantenido la vida contemplativa en un Monasterio que, poco a poco, fue adquiriendo un gran esplendor. Pero un hecho histórico singular hizo, como todo sabemos, que el Monasterio adquiriera un relieve especial y una inmensa notoriedad. El Emperador Carlos V eligió este Monasterio como cobijo, tras su abdicación en su Hijo Felipe II, en el que esperar la muerte. El poco tiempo de su presencia (1557-58) ha marcado definitivamente la historia de este lugar, si bien siempre fue sólo un Monasterio. Carlos V no buscaba otra cosa que no fuera la compañía espiritual de unos hombres que habían sabido crear un oasis en el que, con la oración y la meditación, se encuentra el pozo del que mana el “agua viva” que da la vida eterna.

Muerto el Emperador muy pronto, el Monasterio recupera de nuevo su único fin, hasta que la ocupación francesa y diversas desamortizaciones convirtieron a Yuste en una ruina. Como tantos otros Monasterios, también Yuste cae en el más absoluto abandono, calificado por Miguel de Unamuno en 1908 de “melancólico espectáculo”. En siglo XX –ya muy entrado- poco a poco va recuperando no sólo su fisonomía arquitectónica, sino también la vida monástica, tras la compra del Marqués de Mirabel y una generosa restauración en la que muchos generosos contribuyeron. En l958 volvieron los Jerónimos y poco a poco el Monasterio fue recuperando su antiguo esplendor. 

Mientras tanto, en los últimos años, a este emblemático lugar de fe y oración, nacido para el encuentro con Dios de monjes y peregrinos, se le añaden otras realidades, que le han ido dando otras dimensiones, sin que ninguna deba menoscabar su destino original. De un modo especial, Yuste se ha convertido en un espacio para la proyección de Extremadura en el ámbito de la Europa de los pueblos. Es un buen testimonio de cuáles son las raíces del viejo continente europeo. Patrimonio Real, por su parte, cuida el espacio al que le dio aliento espiritual la comunidad monástica Jerónima y se encarga de su proyección social.  

La vida monástica, sin embargo, desde hace dos años tuvo que dejar el monasterio. Durante este tiempo ha sido evidente, para todos cuantos han tenido que intervenir, que en Yuste faltaba su elemento esencial, y sin el cual no tendría cohesión ni esencia ninguna otra realidad en ese espacio.

Pues, bien, estoy escribiendo esta carta para deciros que dentro de poco se recupera de nuevo la vida monástica con la presencia de religiosos contemplativos. El día 22 de este mes de octubre han llegado a Plasencia los dos primeros eremitas que ocuparán el espacio monástico de Yuste. Esta vez vienen de Polonia y son miembros de la Orden de San Pablo, primer eremita. Se recuperarán así los orígenes, ya que los dos primeros se inspiraron también en la experiencia de este santo de los siglos III y IV. Estos se llaman Rafal Zawada y Pawel Stepkowski. Ellos dos, más aquellos que se les unan en el próximo futuro, una vez que estén preparadas sus estancias monacales, vienen a recuperar, para ese emblemático monumento, el servicio que siempre ha ofrecido: el de ser lugar de espiritualidad para los de dentro y para cuentos la busquen desde fuera.

Os doy esta noticia para que compartáis conmigo la alegría de haber podido mantener el único monasterio masculino de vida contemplativa que tenemos en la Iglesia en Extremadura. Le damos gracias a Dios, agradecemos la comprensión de las instituciones que han intervenido y mostramos nuestra gratitud a la Orden de los Paulinos, por haber aceptado continuar en este siglo XXI la tradición de las órdenes monásticas de unir a los pueblos, como lo hicieron en la Europa en la Edad Media. 

+ Amadeo Rodríguez Magro

Obispo de Plasencia

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 183 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.