Ordenaciones en la catedral

El próximo domingo, día 6 de noviembre, podremos nuevamente participar con gozo de la celebración del Sacramento del Orden que recibirán dos hermanos nuestros, uno en el grado de diácono y el otro en el grado de presbítero.

Será en nuestra Catedral a las 17 horas. Quiero invitaros a dar gracias todos juntos por este nuevo regalo de Dios en la Iglesia de Lleida.

Estos hermanos que han querido decir SÍ a la llamada del Señor encarnando historias muy diferentes e, incluso, insospechadas. Es cierto que el Espíritu de Dios es multiforme en sus dones. Él sopla donde quiere. Y lo hace de manera inesperada y siempre sorprendente. En este caso, los candidatos al Sacramento del Orden son el diácono Mn. Lucas F. Evung, guineano y miembro de nuestro Seminario desde el tiempo del obispo Ciuraneta, y el Sr. Manuel de la Varga, viudo que colabora pastoralmente con nosotros desde hace dos años, después de la necesaria preparación académica en la Facultad de Teología de Barcelona. Pedimos para  los dos la gracia de una total identificación con el ministerio que recibirán. Sabemos que la eficacia sustancial del Sacramento del Orden no depende de la santidad del ministro, pero no podemos dejar a un lado su exigencia objetiva que nos pide a los llamados el compromiso humilde y paciente de armonizar nuestra vida con la santidad del ministerio que se nos confía. Hoy y siempre todos tenemos que dar un vigoroso testimonio evangélico.

Tal como se nos pedía durante el año sacerdotal (2009) y para no comprometer la eficacia de nuestro ministerio hay que vivir impregnados por la Palabra de Dios, haciendo que nos alimente de verdad y deje huella en nuestras actitudes y pensamientos. Del mismo modo que Jesús llamó a los Doce para estar con Él (Mc 3,14), y sólo después los envió a predicar, también ahora los llamados hace falta que asimilemos este «nuevo estilo de vida» que el Señor Jesús inauguró y que los Apóstoles hicieron suyo.

A mis hermanos sacerdotes me permito recordarlos que somos sacerdotes porque Él nos ha querido así, nos ha llamado y nos ha querido así, y así todavía nos quiere y nos ama Él que es fiel por siempre jamás en el amor. Somos sacerdotes porque un día, Él nos vino al encuentro (cada uno de nosotros sabe cómo). A Él que nos llama, le hemos dicho que sí y desde entonces seguimos —por su misericordia— deseando e intentando querer aquello que Él quiere para nosotros. Sabemos que no habríamos podido ser sacerdotes y serlo a pesar de todo en fidelidad, si no hubiera sido porque Él que nos lo diera. A pesar de que siempre nos parecerá poco lo que hayamos podido hacer de bueno, sabemos que lo hemos hecho porque es Jesús quien nos ha dado la capacidad de hacerlo y nos ha hecho capaces de hacer gestos de gratuidad que nosotros jamás hubiéramos soñado.

Confiemos estos dos hermanos al Buen Dios y a la Santísima Virgen María, pidiendo que susciten en ellos y en todos los bautizados, que participamos del único sacerdocio de Cristo, un generoso y renovado impulso para hacer nuestros los ideales de total donación al Señor y a su Iglesia.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.