Monseñor Rafael Zornoza Boy toma posesión de la Diócesis de Cádiz y Ceuta

Este sábado 22 de octubre, a las 12 horas, en la Catedral de Cádiz se producirá la toma de posesión del Obispo electo monseñor Rafael Zornoza Boy. También al mediodía, pero el domingo 23 en la Catedral de Ceuta, monseñor Zornoza hará su presentación en la ciudad autónoma. El nuevo Obispo de la diócesis procede de la diócesis de Getafe, donde era su Obispo auxiliar desde el año 2006.

La Nunciatura Apostólica en España comunicó a la Conferencia Episcopal Española (CEE), el martes 30 de agosto, que la Santa Sede había hecho público que el Papa Benedicto XVI aceptaba la renuncia al gobierno pastoral de la Diócesis de Cádiz y Ceuta que monseñor Antonio Ceballos Atienza le había presentado, en conformidad con el canon 401 párrafo 1 del Código de Derecho Canónico, y nombraba Obispo de la mencionada sede episcopal a monseñor Rafael Zornoza Boy, hasta entonces Obispo Auxiliar de Getafe

Monseñor Rafael Zornoza Boy, Obispo auxiliar de Getafe

Monseñor Rafael Zornoza nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Comenzó sus estudios en el Colegio Calasancio de Madrid, con los Padres Escolapios y posteriormente ingresó en el Seminario Menor de Madrid para continuar allí el Bachillerato.

Tras culminar en 1974 el Bachillerato en Teología en el Seminario de San Buenaventura; fue ordenado sacerdote, en Madrid, el 19 de marzo de 1975.

Fue nombrado Obispo Auxiliar de Getafe el 13 de diciembre de 2005 y consagrado el 5 de febrero de 2006.

Cargos Pastorales
Su primer encargo pastoral estuvo en la Parroquia de San Jorge, en Madrid, como Vicario Parroquial, siendo Párroco D. Francisco José Pérez y Fernández-Golfín, que fue Primer Obispo de Getafe; luego Vicario Regente desde 1983 a 1985 y Párroco hasta 1991, impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Ha sido Consiliario de Acción Católica y encargado de Cursillos de Cristiandad. Desde 1983 a 1991 fue Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid.

Con la creación de la nueva Diócesis de Getafe, en 1991, pasó a ser Secretario particular del Obispo de Getafe, con el que colaboró de modo muy estrecho hasta su muerte.

Fue nombrado Rector del Seminario Diocesano, creado en 1994. Pertenece al Consejo del Presbiterio y al Colegio de Consultores. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Comillas, en Madrid, donde también realizó el curso de Doctorado. Ha sido profesor de Teología Fundamental en el Centro Diocesano de Teología.

Implicado siempre en la Pastoral de juventud ha organizado y creado medios para la formación de jóvenes cristianos y ha sido promotor de actividades de tiempo libre desde el año 1986. Es fundador y miembro directivo de la Asociación Juvenil “Llambrión” y posteriormente de la Escuela de Tiempo Libre “Semites” para fomentar la pastoral juvenil de la Diócesis de Getafe.

En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades desde 2006 y de la Comisión Episcopal de Clero desde 2011.

Monseñor Antonio Ceballos Atienza, Obispo de Cádiz y Ceuta desde 1993

Nació el 31 de julio de 1935 en Alcalá la Real (Jaén). Cursó las Humanidades y los Estudios eclesiásticos respectivamente en los Seminarios Diocesano Menor y Mayor de Jaén. Posteriormente obtuvo el Doctorado en la Facultad de Teología de Granada. Fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1962.
Cargos Pastorales

Ha desempeñado, entre otros, los cargos de Vicario Cooperador en la Parroquia de Jódar (1962) y Profesor del Seminario Menor y Mayor.

Por otro lado, fue Director espiritual del Seminario Mayor de Jaén en Granada y Delegado del Clero en 1967. En 1972 fue Rector del Seminario Mayor de Jaén y Profesor de Teología y en 1977 Delegado del Clero y de Vocaciones. También fue Párroco de la Parroquia de San Bartolomé en Jaén (1972) y Canónigo de la Catedral desde 1982. Fue ordenado Obispo en la Catedral de Ciudad Rodrigo y tomó posesión de aquella Diócesis el 25 de marzo de 1988.
En 1991 visitó un buen número de Seminarios Mayores españoles como Visitador Apostólico, delegado por la Santa Sede.

El 10 de diciembre de 1993 fue nombrado Obispo de Cádiz y Ceuta, y Administrador Diocesano de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, hasta que tomó posesión canónica de la nueva Diócesis el 29 de Enero de 1994.

En la CEE es desde 1987 miembro de la Comisión Episcopal del Clero. De 1990 a 1996 lo fue de la Comisión de Seminarios y Universidades.

Mensaje de saludos para la Diócesis de Cádiz y Ceuta de monseñor Zornoza

Hermanos de Cádiz y Ceuta:

El Papa Benedicto XVI me ha nombrado vuestro Obispo. Recibo su decisión con obediencia filial y con inmensa alegría. En el día en el que se hace pública esta noticia quiero dirigirme a vosotros para saludaros, ponerme ya a vuestra disposición y pediros ya desde ahora vuestra oración por mí.

Agradezco al Santo Padre la confianza que ha depositado en mí al nombrarme Obispo de vuestra diócesis de Cádiz y Ceuta. Doy gracias al Señor que, a pesar de mi debilidad, me ha llamado al ministerio apostólico. Me gustaría ser entre vosotros sacramento de Cristo, Obispo y Pastor de nuestras almas, servidor del Evangelio para la esperanza del mundo. Confío plenamente en El, que me llamó hace mucho a compartir su pastoreo, primero en el sacerdocio y luego en el episcopado. Siempre me ha confortado y me ha hecho experimentar la vida de la Iglesia, su verdad y su caridad, como una experiencia preciosa, y el gozo de servirle. Ahora que me envía a vosotros y me confía este ministerio me acojo a su gracia para servirle siendo testigo fiel de su evangelio.

Llego a una diócesis cargada de historia de fe viva, de santos, de mártires y de obispos ejemplares, signos elocuentes del Buen Pastor, lo que me obliga aún más a pedir con humildad la gracia de estar a su altura y seguir su ejemplo.

Saludo, en primer lugar, a quien ha sido hasta ahora vuestro Obispo, D. Antonio Ceballos, a quien quiero expresar mi afecto y gratitud; y, a continuación, a todos vosotros, sacerdotes, íntimos colaboradores del orden episcopal. También a los religiosos, a todos los miembros de institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica, a los movimientos laicales, y a todos los fieles, a las familias y a los niños. De modo especial os saludo a los jóvenes, que vibráis aún con el impulso renovador de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid y a los seminaristas, que vivís con alegría vuestra preparación al sacerdocio. He dedicado mi mayor esfuerzo estos años a vosotros: confío en vuestra entrega firme y gozosa –jóvenes y seminaristas–, como motor de la nueva evangelización a la que estamos llamados. Envío mi cordial saludo también a las comunidades de vida contemplativa, a cuya oración me encomiendo especialmente desde ahora.

Quiero recordar especialmente a los que sufren por cualquier circunstancia, a los enfermos y ancianos, a cuantos pasan necesidad material o espiritual, a los muchos emigrantes en su precariedad, a cuantos que de un modo u otro estáis padeciendo la crudeza de la actual situación económica. A todos os ofrezco desde ahora mi cercanía y consuelo. Y a quienes trabajáis y os ocupáis de ellos, viendo en su rostro a Cristo doliente, además, mi más profundo agradecimiento.

Saludo cordialmente a las autoridades civiles y militares autonómicas, provinciales y municipales a quienes ofrezco desde ahora mi colaboración sincera al servicio del bien común, y a todas las personas de buena voluntad.

Quiero expresar mi gratitud más sentida, en este momento de distanciamiento costoso para mi, a la iglesia de Getafe, donde he ejercido últimamente mi ministerio sacerdotal junto a su presbiterio, a quien tanto debo, y a su obispo titular D. Joaquín M. López de Andújar que me ordenó obispo, con quien he colaborado estrechamente estos últimos años y de quien tanto he aprendido y recibido. Gracias sinceras a todos por su ayuda, compartida en comunión sincera y auténtica fraternidad sacerdotal.

Queridos diocesanos de Cádiz y Ceuta: Anhelo estar pronto entre vosotros, conoceros personalmente y pastorear la Iglesia donde me envía el Señor, de modo que, unidos en El, vivamos cada uno nuestra vocación como hijos de la Iglesia y seamos fieles a la misión que nos ha encomendado, para que el gozo de pertenecerle se transmita con decisión y convencimiento a cuantos nos rodean, y puedan experimentarlo también cuantos le buscan con sincero corazón.

Así se lo pido a nuestros santos patronos de la diócesis, San Servando y San Germán, a San Daniel y a la intercesión poderosa de nuestra Madre queridísima, la Virgen María, tan venerada en las advocaciones de Virgen del Rosario y de Santa María de África

+ Rafael Zornoza Boy, obispo electo de Cádiz y Ceuta.

En Getafe, a 30 de agosto de 2011

Mensaje de monseñor Antonio Ceballos Atienza

Con ocasión del nombramiento de monseñor Rafael Zornoza Boy como Obispo electo de Cádiz y Ceuta, el ya obispo emérito de Cádiz y Ceuta, monseñor Ceballos, escribió este Mensaje.

1. Momento histórico de alegría y gratitud

Ha llegado el momento de la sucesión apostólica: El Papa Benedicto XVI ha nombrado un nuevo obispo para la Diócesis de Cádiz y Ceuta. Se llama Rafael Zornoza Boy, tiene sesenta y dos años, treinta y seis años ordenado sacerdote, y cinco años ordenado Obispo, ejerciendo como Obispo Auxiliar de la Diócesis de Getafe.

Esta Diócesis va a vivir lo que es realmente la sucesión apostólica del ministerio episcopal. Éste es el camino que garantiza la fiel transmisión del testimonio apostólico. Así, pues, mediante la sucesión apostólica, es Cristo quien llega a nosotros: en la palabra de los Apóstoles y de sus sucesores. Es el mismo Cristo quien nos habla; mediante sus manos es Él quien actúa en los sacramentos; en la mirada de los sucesores de los Apóstoles, es su mirada la que nos envuelve y nos hace sentirnos amados y acogidos en el corazón de Dios. También hoy, como al inicio, Cristo mismo es el verdadero Pastor y Guardián de nuestras almas, al que seguimos con gran confianza, gratitud y alegría. Podemos decir muy bien: Bendito el que viene en nombre del Señor, al nuevo obispo Rafael. Le damos la bienvenida: Esta Diócesis, querido Rafael, es una Diócesis viva y joven: viva porque en ella está Jesucristo, resucitado y vivo; y joven, porque permanentemente el Espíritu Santo la rejuvenece.

Te vas a encontrar una Diócesis viva en dones, gracias y carismas y con problemas también. Pero no tengas miedo. El Buen Pastor sigue siendo el mismo: Jesucristo.

2. Semblanza personal de Monseñor Rafael Zornoza Boy

Don Rafael Zornoza Boy nació en Madrid el 31 de julio de 1949 en el seno de una familia numerosa de profundas convicciones cristianas; actualmente tiene sesenta y dos años. Cursó estudios con los Padres Escolapios, simultaneándolos con los de música y piano en el Conservatorio de Madrid.

Ingresó en el Seminario Menor de Madrid y, más tarde, continuando en el Seminario Mayor, donde obtuvo el grado de Bachiller en Teología. Fue ordenado sacerdote en Madrid el 19 de marzo de 1975.

Comenzó su ministerio sacerdotal en la Parroquia de San Jorge, en Madrid, como Vicario Parroquial y después como Párroco. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones.

Ha sido Consiliario de Acción Católica y encargado de Cursillos de Cristiandad; así como Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid.

Con la creación de la nueva Diócesis de Getafe en 1991, se incorporó como secretario particular del primer Obispo de Getafe, Don Francisco José Pérez Fernández Golfín (q.e.p.d.), con el que colaboró muy estrechamente hasta su muerte.

Ha sido formador y después Rector del Seminario Mayor de Getafe desde 1994 hasta 2010.

Es licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid, donde también realizó el curso de Doctorado. De igual manera, profesor de Teología Fundamental en el Centro Diocesano de Teología; habiendo dedicado siempre una atención especial a los Ejercicios Espirituales.

Preocupado por la evangelización de la cultura, ha formado también varios grupos musicales acreditados con premios nacionales e internacionales.

Ha sido colaborador y asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia, y Seminarios de la Comisión Episcopal de la Conferencia Episcopal Española.

Fue nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI, Obispo de Mentesa y Auxiliar de la Diócesis de Getafe, desde febrero del 2006. Ahora estaba encargado de la Formación Permanente del Clero y de la atención a los sacerdotes jóvenes, así como la atención de la pastoral con los inmigrantes, la pastoral de la juventud, vocacional y ministerial.

Su lema episcopal es: Muy gustosamente me gastaré y desgastaré hasta dar la vida por vosotros (2Cor 12,14).

3. Ante la nueva situación…

La toma de posesión del nuevo obispo será (D.m) anunciada próximamente.

Por mi parte, he sido nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI, Administrador Apostólico de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Hasta el día de la toma de posesión del nuevo Obispo, seguiré ejerciendo el ministerio episcopal como Obispo Administrador Apostólico, no como Obispo titular. A partir de ese momento, seré obispo emérito de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

No me quedaré aquí, iré a Jaén capital, y estaré allí a vuestro servicio en la Residencia de las Hermanitas de los Pobres, desde donde seguiré trabajando. Allí permaneceré hasta que deje de valerme por mi mismo. Entonces volveré de nuevo a Cádiz, donde pasaré mis últimos días y dónde (D.m.) seré enterrado en esta Santa y Apostólica Iglesia Catedral.

Durante los años que he estado con vosotros, queridos gaditanos y ceutíes, me he encontrado muy bien de salud física, psíquica y espiritual; he dado todo lo mejor de mi vida, tal y como soy, y tengo que confesaros que he estado muy contento evangélicamente hablando… He procurado estar cerca, muy cerca de todos: de los sacerdotes, diáconos, los religiosos y religiosas, las Vírgenes Consagradas, y las personas consagradas, los laicos y de todos los aquellos que integran movimientos y carismas… Y, sobre todo, de los pobres, desfavorecidos y enfermos, así como de los inmigrantes, dentro de mis limitaciones, debilidades y fragilidades.

El seminario, –tengo que confesarlo–, he estado muy cerca. He celebrado la Eucaristía con los superiores y seminaristas, siempre que no tenía que celebrar la Eucaristía en otro lugar de la Diócesis. He ordenado unos 50 sacerdotes. Puedo decir que los sacerdotes de la Diócesis de Cádiz y Ceuta son sacerdotes muy alegres, preparados y buenos.

Los religiosos y religiosas que están diseminados en toda la Diócesis de Cádiz y Ceuta, realizan una magnífica labor evangelizadora; así como las Vírgenes consagradas.

El laicado goza de una muy buena preparación y compromiso. La pastoral familiar está siendo muy bien trabajada y valorada, a pesar de las dificultades y el maltrato que ha recibido la familia.

Los jóvenes, esperanza y futuro de la sociedad y de la Iglesia, han dado y continúan dando una buena respuesta y magnífica preparación, con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud, tanto en los días de la Diócesis, como en los días propios de la Jornada Mundial en Madrid. Espero que continúen con la misma ilusión en los años próximos….

Un obispo sin los sacerdotes, los diáconos permanentes, los religiosos y las religiosas, las Vírgenes consagradas, los seminaristas, las familias, y los laicos,… no puede hacer nada. De modo que ¡mil gracias a todos por vuestra magnífica colaboración!.

A las autoridades civiles y militares les estoy muy agradecido, dado que las relaciones han sido muy fluidas, respetuosas e incluso de cariño y magnífica colaboración.

Contad, como hasta ahora, con mi oración. Que Dios continúe bendiciendo a esta querida Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Reza por vosotros y os bendice.

+ Antonio Ceballos Atienza, Obispo Administrador Apostólico de Cádiz y Ceuta

Descripción de la diócesis

La diócesis de Cádiz está situada al sur de la Península Ibérica y forma parte del distrito civil de la Provincia de Cádiz. Comparte con la diócesis de Jerez de la Frontera el territorio de esta Provincia, ocupando la parte meridional de la misma. Tiene una zona extensa de costa y otra de carácter rural e interior.
Demográficamente, la Diócesis consta de cuatro zonas bien delimitadas: la Bahía de Cádiz; la Zona Rural, llamada La Janda, en parte costera y en parte interior; la Bahía de Algeciras, que configura la Comarca del Campo de Gibraltar; y la Ciudad de Ceuta, que es territorio español aunque geográficamente está en la costa norte de África.

a) La Bahía de Cádiz, de una gran densidad demográfica, cuenta con 340.000 habitantes, distribuidos en cuatro municipios: Cádiz, que ostenta la capitalidad de la Provincia, es la Sede Episcopal, a la vez que emplazamiento de todos los organismos oficiales; es también sede de la Universidad. San Fernando, con 90.000 habitantes, es la capital de la Zona Marítima del Estrecho. Chiclana de la Frontera, población en fuerte crecimiento industrial y demográfico. Puerto Real, villa industrial y de crecimiento también acelerado. A esta Zona pertenece también una barriada de El Puerto de Santa María, que por estar situada al sur del río Guadalete, pertenece a la Diócesis de Cádiz.

b) La Comarca de La Janda, que está compuesta por una franja de territorio que se extiende en dirección SO hacia el NE, cuenta con cuatro municipios costeros, entre ellos Barbate y Conil, cuyas fuentes principales de ingresos son la pesca y el turismo; y cinco municipios interiores, dedicados a la agricultura y a la ganadería; uno de ellos es Medina Sidonia, donde estuvo en la época visigoda la Sede diocesana. Esta es la zona más extensa en territorio, pero la menos poblada: 84.000 habitantes.

c) La Bahía de Algeciras, a cuyo alrededor se configura la Comarca del Campo de Gibraltar, cuya capital natural es Algeciras (104.000 habitantes), uno de los principales puertos de España, sobre todo por ser enlace con el norte de África; le sigue muy de cerca La Línea de la Concepción (62.000 habitantes) y hay otros cuatro municipios menores.

d) La Ciudad de Ceuta, al otro lado del Estrecho de Gibraltar, en la costa norte africana.
El número total de habitantes de la diócesis asciende a 710.000.

Apunte Histórico
La historia de esta tierra se remonta más de tres mil años, constando suficientemente la existencia de una ciudad fenicia, dedicada sobre todo al comercio de metales, y posteriormente la presencia de los griegos y los romanos. Algunos autores mantienen que la mención bíblica de «Tarsis y las islas» se refiere a esta región y a las islas sobre las que se asentaba Gádir, que eran consideradas como el límite del mundo entonces conocido.

Existe una tradición de que estas tierras fueron evangelizadas por San Hiscio o Hesiquio, uno de los siete Varones Apostólicos. En esta tradición se apoya el título de «Apostólica» que ostenta la Catedral de Cádiz.

Hay datos de la presencia de una cristiandad y de una sede episcopal en Medina Sidonia en la época tardo-romana y visigótica, aunque la sucesión episcopal se interrumpió durante la dominación árabe, siendo restablecida en 1266 por el Papa Clemente IV, después de la reconquista de la ciudad por Alfonso X el Sabio, ya en la ciudad de Cádiz.
Después del descubrimiento de América, Cádiz no solo fue el puerto cabecera del comercio con Ultramar, sino que canalizó también los viajes de los evangelizadores hacia América.

Ciudad y Diócesis de Ceuta
La ciudad de Ceuta, en la costa norte de África, fue conquistada a los musulmanes por Portugal en 1415, siendo erigida la diócesis por el Papa Martín V en 1420. En 1580, al unirse Portugal y España, quedó definitivamente unida a la Corona del Rey español. En 1846 murió el último obispo residencia] de Ceuta, quedando la diócesis desde entonces unida a la de Cádiz como verdadero obispado. El Obispo de Cádiz tiene por eso el título de «Obispo de Cádiz y Ceuta».

Esta Ciudad-Diócesis presenta unos perfiles únicos de pluralismo étnico, cultural y religioso, a la vez que un nivel ejemplar de convivencia. De una población de aproximadamente 70.000 habitantes, son españoles y cristianos 54.000, musulmanes unos 15.000, 1.200 hebreos y alrededor de 500 hindúes.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45211 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).