El ejemplo de Anna María Janer

La palabra “compasión” ha sido prácticamente sustituida desde hace un tiempo por “solidaridad”, pero no debería perder su significado real: “padecer con otros”. Es lo que hizo durante su vida la madre Anna Maria Janer Anglarill, nacida en Cervera y fallecida en Talarn, tras una vida que abarcó casi todo el siglo XIX.

Este fin de semana tenemos la satisfacción de ver cómo esta religiosa tan catalana y universal es beatificada en la Catedral de la Seu d’Urgell. Hace un tiempo quedó aprobado el milagro para proceder a esta beatificación, que quedó fijada para el 8 de octubre: una mujer, Ana Padrós, acogida en un asilo municipal de Barcelona, después de haberla invocado, se levantó de la silla de ruedas en la que permanecía desde hacía tiempo y comenzó a andar normalmente.

Ya en vida quienes conocieron a la madre Janer la consideraban una santa. No le faltaron innumerables dificultades. Nació en 1800 y, por tanto, siendo niña vivió la Guerra de la Independencia. Tras hacerse religiosa de San Vicente de Paúl, se vio afectada por la Guerra Carlista, a consecuencia de la cual fue encarcelada y exiliada en Francia.

Cuando regresó a Catalunya fundó, impulsada por el doctor Caixal —el gran obispo de Urgell—, el Institut de Germanes de la Sagrada Familia d’Urgell, una benemérita institución que hoy tiene centros educativos y asistenciales en once países y un gran reconocimiento por su labor insustituible. En Valls, y en el Pius Hospital, gozamos de la presencia activa del carisma que Dios concedió a la madre Janer.

¿Cuál fue ese carisma? La atención a los huérfanos, a los pobres moribundos, a los apestados, a los heridos de guerra, a los marginados, a las personas discapacitadas, a los ancianos solos…es decir a lo que la sociedad considera a veces su deshecho y que es hermoso a los ojos de Dios.

La madre Janer, desde el primer momento, acogió y enseñó a acoger a esas personas necesitadas. Nadie se acercaba a ella, y a la institución que fundó, que no recibiera una respuesta, que no encontrara la puerta abierta. Por fortuna, hoy, el Estado del Bienestar cubre muchas de estas necesidades, pero “siempre habrá pobres entre vosotros”, como dijo Cristo, y siempre será necesaria la mirada amorosa y la mano tendida a personas que se encuentran descolgadas del ritmo de la sociedad, por razones de salud, de soledad u otras varias.

Es un gozo que esta beatificación tenga lugar en la diócesis hermana de Urgell. Es una muestra muy evidente de que los santos han vivido entre nosotros y continúan viviendo, con los pies en la tierra y el corazón en los demás, que es como tenerlo en el cielo. La madre Janer no fue insensible a las necesidades ajenas. Se compadeció y, en su padecer con los demás, alivió a muchos.

 † Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.