Religiosos españoles se trasladan a Haití en misión de cooperación con Mensajeros de la Paz

El Padre Ángel García, Presidente y Fundador de la ONG Mensajeros de la Paz, viaja a Haití para ultimar los preparativos del traslado a España de diez menores haitianos que recibirán tratamiento médico en nuestro país. Se trata de 6 niños y 4 niñas, de entre 3 y 14 años que sufren diversas patologías, y que se trasladarán acompañados de sus madres. Durante su estancia en España los niños serán acogidos en la Casa de la Paz de Madrid, un programa de la ONG especializado en la atención a menores heridos o enfermos procedentes de países en conflicto o que han sufrido catástrofes naturales, y que ha beneficiado a más de 400 niños en los 5 últimos años, originarios de Iraq, Afganistán, Líbano, norte y occidente de África, y algunos países de América Latina. La Casa de la Paz cuenta con el apoyo de la Obra Social de Caja Madrid.
Junto al Padre Ángel viaja el sacerdote jienense Julio Millán, Presidente de la Asociación Edad Dorada-Mensajeros de la Paz Andalucía, y tres religiosas franciscanas Hijas de la Misericordia, que fundarán comunidad permanente en Haití, atendiendo, a los beneficiarios de los centros sociales de Mensajeros de la Paz en la zona. Dos de estas hermanas son españolas: la Hermana Leonor García-Mochales, originaria de Corral de Almaguer (Toledo), y la Hermana Catalina Febrer, de Ferrerías (Menorca). La tercera, de nacionalidad boliviana, se unirá al grupo en Santo Domingo. Con el grupo viaja un cargamento de medicamentos y material sanitario.
En fechas próximas se trasladará a Haití otro equipo de cooperantes formado por ingenieros y técnicos españoles que pondrán en marcha un proyecto de electrificación y generación de energía a bajo coste en el que participarán jóvenes haitianos que recibirán capacitación técnica.
La ONG Mensajeros de la Paz trabaja en Haití desde el día siguiente del terremoto acaecido el 12 de enero de 2010, atendiendo las necesidades de niños, personas mayores y familias damnificadas. Entre los numerosos proyectos llevados a cabo por Mensajeros de la Paz en estos 21 meses, destaca la atención a un campo de desplazados situado en los alrededores de Puerto Príncipe, que acoge a más de 1.000 personas que lo perdieron todo en el terremoto. Para ellas se han construido viviendas de madera, instalaciones comunitarias e infraestructuras higiénico-sanitarias, (duchas, letrinas, alumbrado, generador eléctrico, pozos y potabilizadoras de agua). Mensajeros de la Paz, también suministra a sus habitantes alimentos y materiales básicos, y les presta atención médica. También se ofrece educación y programas de ocio a los niños del campamento, convirtiéndose en una pequeña ciudad solidaria donde sus residentes puedan tener garantizados los servicios mínimos en su día a día.
Igualmente, Mensajeros de la Paz ha contribuido a la rehabilitación y mejora de la atención a los pacientes del Hospital Psiquiátrico de Puerto Príncipe. También ha abierto un Centro de Día para personas mayores con capacidad para 100 plazas, que atiende a ancianos que tras el terremoto viven solos, y mantiene un orfanato que acoge a 250 niños. Además se han equipado diversas escuelas y se mantienen varios comedores infantiles, proyectos de alimentación y agua potable en la zona rural de Fond Parisien, cerca de la frontera dominicana.
Otras actividades emprendidas en Haití por Mensajeros de la Paz han sido el envío de más de 1.000 toneladas de medicamentos, material sanitario y de primera necesidad. Así mismo, durante todo este tiempo, y de manera continua, se han trasladado desde España cooperantes y brigadas sanitarias (médicos y enfermeras) que han colaborado atendiendo heridos y enfermos en diversos campamentos, centros sociales y hospitales haitianos.
Más de 15.000 personas se benefician diariamente de la actividad de Mensajeros de la Paz en Haití.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).