Los ojos de la Madre de Dios

En diálogo con unos jóvenes, un anciano les retó un día: «¿Verdad que no sabéis como son los ojos de la Virgen?” Los chicos quedaron desconcertados, pero su interlocutor prosiguió: Es muy fácil, lo decimos cuando le rezamos la Salve: «Vuelve a nosotros tus ojos tan misericordiosos.” Quería resaltar una cualidad de la Virgen, su misericordia, que nos acoge siempre en su bondad, y más cuando volvemos a su Hijo después de habernos apartado.

Este fin de semana ha estado lleno de festividades. Tarragona con la de Santa Tecla, la discípula de san Pablo. Tenemos la satisfacción de la próxima celebración de un congreso que reunirá en Tarragona intelectuales internacionales de primer orden y de la visita confirmada de una delegación turca, el país de donde procedía la Santa. También hemos celebrado la Virgen de la Merced, fiesta mayor de Barcelona, redentora de cautivos, a la que invocamos para que también hoy nos rescate cuando sea necesario de la cautividad del alma que supone el pecado. Y este domingo llega la Virgen de la Misericordia, fiesta en Reus, donde muchas mujeres, más que en otros lugares, llevan el nombre de Misericordia.

Recuerdo siempre con emoción las celebraciones en la plaza del Santuario, junto al templo siempre abierto y concurrido por la devoción de tanta gente, y muy cerca del monumento a la Pastoreta, aquella jovencita a la que, según la venerable tradición, se le apareció la Virgen un día de 1592 cuando la población estaba asolada por el azote de la peste. La Señora le imprimió una rosa en la mejilla, flor que figura en el escudo de la ciudad.

Celebro que se mantengan las tradiciones, sobre todo cuando la devoción no se manifiesta, como en este caso, sólo un día del año, sino que diariamente hay visitas a la Virgen en su santuario, y las personas encomiendan a su protección sus dolores y alegrías.

La invocación a la misericordia divina a través de la Madre del Redentor se manifiesta también en otros lugares. En Tarragona una de sus calles lleva por nombre Bajada de Misericordia. Y en el Museo Diocesano hay una prueba material de la antigüedad de esta devoción: una talla gótica de la Virgen del siglo XV, la cual, restaurada en su momento por Eustaqui Vallès, conserva su belleza amable. El antiguo escultor que la hizo arrancó una sonrisa de esta imagen de piedra, incapaz de imaginar de otra manera a nuestra Madre celestial.

María tiene muchos títulos. Cuando rezamos las letanías del rosario recordamos algunos. El de Madre de Misericordia es uno de los más apropiados si tenemos en cuenta las muchas veces que hemos de invocar su ayuda, más allá de lo que nos correspondería en justicia.

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.