Id y anunciad

Queridos diocesanos: 

Todos aquellos que se han encontrado con el Señor resucitado han sentido la necesidad de anunciarlo a otros. El Evangelio no es un bien exclusivo de quien lo ha recibido; es un don que se debe compartir, una buena noticia que es preciso comunicar. Nos lo recuerda del Domingo Mundial de la Propagación de la fe de este año.

Ahora bien, anunciar a Jesucristo es el servicio más valioso que la Iglesia puede prestar a la humanidad y a toda persona que busca las razones profundas para vivir en plenitud su existencia. En efecto, el incesante anuncio del Evangelio vivifica, no sólo a los que lo acogen, sino también a la Iglesia, alimenta su fervor, estimula su espíritu apostólico y renueva sus métodos pastorales para que sean cada vez más apropiados a las situaciones de nueva evangelización: «La misión renueva la Iglesia, refuerza la fe y la identidad cristiana, da nuevo entusiasmo y nuevas motivaciones. ¡La fe se fortalece dándola! La nueva evangelización de los pueblos cristianos hallará inspiración y apoyo en el compromiso por la misión universal» (Juan Pablo II, Redemptoris missio, 2).

Esta tarea, lejos de perder su urgencia, se halla todavía en los comienzos. (Redemptoris missio, 1). No podemos quedar tranquilos sabiendo que, después de dos mil años, aún hay pueblos que no conocen a Cristo y no han escuchado aún su Mensaje de salvación. No sólo eso; es cada vez mayor la multitud de aquellos que, aun habiendo recibido el anuncio del Evangelio, lo han olvidado y abandonado, y no se reconocen ya en la Iglesia; y muchos ambientes, también en sociedades tradicionalmente cristianas, son hoy refractarios a abrirse a la palabra de la fe. Está en marcha un cambio cultural, alimentado por la globalización, por movimientos de pensamiento y por el relativismo imperante, un cambio que lleva a una mentalidad y a un estilo de vida que prescinden del Evangelio, como si Dios no existiese, y que exaltan la búsqueda del bienestar, de la ganancia fácil, del hacer carrera y del éxito como objetivo de la vida, incluso a costa de los valores morales.

La misión universal implica a todos, todo y siempre. Nadie se puede sentir legítimamente excluido. E implica también todas las actividades. 

Por fin, recordemos que la evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos. Al anunciar el Evangelio, la Iglesia se toma en serio la vida humana en sentido pleno. No es aceptable, afirmaba Pablo VI, que en la evangelización se descuiden los temas relacionados con la promoción humana, la justicia, la liberación de toda forma de opresión, obviamente respetando la autonomía de la esfera política. Desinteresarse de los problemas temporales de la humanidad significaría “ignorar la doctrina del Evangelio acerca del amor al prójimo que sufre o padece necesidad” (Evangelii nuntiandi, 31. cf. n. 34); no estaría en sintonía con el comportamiento de Jesús, el cual “recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la buena nueva del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias” (Mt 9, 35). 

Que el Domund del 2011 reavive en cada uno de nosotros el deseo y la alegría de ‘ir’ al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo.                                              

+Manuel Sánchez Monge

Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 91 Articles
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005.En la Conferencia EpiscopalMiembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar