Excomunión e indulgencias en la JMJ

La Iglesia ha recibido de Cristo su Señor la potestad de perdonar todos los pecados. No hay pecado, por grave que sea, que no tenga el perdón de Dios para aquel que se acerca con corazón arrepentido al sacramento del perdón, al sacramento de la confesión. Si calla sus pecados o los disimula de manera que no queden explícitamente confesados, no quedan perdonados.

Pero hay pecados que, además de ofender a Dios y a los hermanos, hieren profundamente a la Iglesia. Y ante estos pecados, para el bien medicinal de quienes los cometen, la Iglesia sentencia la excomunión. Por ejemplo, toda persona que haya participado conscientemente en un aborto, si llega a producirse, queda excomulgado en el mismo acto, aunque nadie lo sepa. Una persona excomulgada no puede recibir los sacramentos, sin que antes le sea levantada la pena de excomunión, y esta pena canónica sólo puede levantarla el obispo como responsable de la disciplina sacramental en su diócesis, y en algunos otros casos solamente el Papa. En el caso del aborto, la Iglesia expresa de esta manera su apoyo incondicional a la vida y la defensa de los más pobres, que en este caso son los que iban a nacer.

En las grandes peregrinaciones o acontecimientos eclesiales, la Iglesia abre de par en par las puertas de la misericordia divina y del perdón de Dios para todos los que se acerquen a recibirlo. Y por eso, el arzobispo de Madrid y otros obispos en sus respectivas diócesis, han delegado en todos los sacerdotes durante los días de la JMJ esta facultad de levantar la excomunión a quienes haya incurrido en ella por delito de aborto, de manera que, levantada la excomunión, puedan acercarse al sacramento de la penitencia, obtener el perdón de Dios y recibir así a Jesucristo en la comunión eucarística.

Por otra parte, el Papa ha concedido indulgencia plenaria para todos los que participan en la JMJ. La indulgencia es una gracia añadida al perdón sacramental. No se puede alcanzar esta gracia de la indulgencia, si no se recibe el perdón en el sacramento de la penitencia. La indulgencia no sustituye al sacramento, sino que es una gracia añadida al mismo sacramento. Esta gracia de la indulgencia puede alcanzarse cada uno de los días señalados en la comunión eucarística, orando por las intenciones del Papa.

Por la indulgencia plenaria se alcanza la sanación de todas las cicatrices y secuelas que han dejado en nosotros los pecados ya perdonados, de manera que nos sea más fácil en adelante progresar en la virtud. La indulgencia plenaria es una gracia que se concede en especiales circunstancias, como por ejemplo un año santo, algunas obras de piedad, etc. Es una gracia que sólo puede conceder el Papa, como supremo administrador del caudal de gracia acumulado por los méritos de Cristo, de su Madre santísima y de todos los santos.

La JMJ es por tanto un acontecimiento que trae consigo gracias especiales. Con ello, la Iglesia madre quiere para todos sus hijos una más profunda purificación y un mayor reforzamiento de la vida cristiana en todos sus aspectos y para eso abre de par en par las fuentes de la misericordia de Dios, que quiere sanar las heridas del corazón humano y fortalecer las virtudes en la vida del cristiano.

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Mons. Demetrio Fernández
Acerca de Mons. Demetrio Fernández 312 Articles
Nació el 15 de febrero de 1950 en Puente del Arzobispo (Toledo) en el seno de una familia cristiana. Sintió la llamada de Dios al sacerdocio en edad temprana. Estudió en los Seminarios de Talavera de la Reina (Toledo), Toledo y Palencia. Es maestro de Enseñanza Primaria (1969). Licenciado en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana. Estudios de Derecho Canónico en Roma y Salamanca. Doctor en Teología por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma con el tema: “Cristocentrismo de Juan Pablo II”. Recibió la ordenación sacerdotal el 22 de diciembre de 1974 en Toledo, de manos del cardenal Marcelo González Martín, arzobispo de Toledo. Profesor de Cristología y Soteriología en el Seminario de Toledo (1980-2005); Consiliario diocesano de MAC -Mujeres de Acción Católica- y de “Manos Unidas” (1983-1996); Vicerrector y Rector del Seminario Mayor “Santa Leocadia” para vocaciones de adultos (1983-1992); Pro-Vicario General (1992-1996); Delegado Episcopal para la Vida Consagrada (1996-1998); Párroco de “Santo Tomé”, de Toledo (1996-2004). Nombrado Obispo de Tarazona el 9 de diciembre de 2004, recibió la ordenación episcopal el 9 de enero de 2005 en el Monasterio de Veruela-Tarazona. El día 18 de febrero de 2010 fue nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI Obispo de Córdoba. Inició su ministerio episcopal en la Sede de Osio el día 20 de marzo de 2010.