Benedicto XVI reza el Angelus desde Castel Gandolfo y pide ayuda para Somalia

Benedicto XVI pasa unos días de descanso en Castel Gandolfo, como es habitual. Desde allí ha dirigido hoy el rezo del Ángelus, comentando las lecturas de la Santa Misa, el Papa
explicó que las parábolas evangélicas son “breves narraciones que Jesús
utiliza para anunciar los misterio del Reino de los cielos. Empleando
imágenes y situaciones de la vida diaria, el Señor quiere indicarnos el
verdadero fundamento de todas las cosas” y “nos enseña al Dios que actúa,
que entra en nuestra vida”.
Con ese tipo de relatos, “el divino maestro nos invita a reconocer ante
todo el primado de Dios Padre: donde no está Él, nada puede ser bueno. Es
una prioridad decisiva para todo. El Reino de los cielos significa, sobre
todo, señoría de Dios y esto significa que su voluntad debe asumirse como
criterio guía de nuestra existencia”.

El Santo Padre citó el evangelio de hoy en que Jesús compara el cielo a un
campo de trigo “para que entendamos que dentro de nosotros está sembrado
algo pequeño y escondido pero que, sin embargo, posee una fuerza vital que
no se puede suprimir. A pesar de todos los obstáculos la semilla crecerá y
el fruto madurará. Este fruto será bueno sólo si el terreno de la vida se
habrá cultivado según el deseo divino”.

Por eso, en la parábola del buen trigo y la cizaña, Cristo “nos advierte
de que, después que el patrono había sembrado y “mientras todos dormían”,
vino “su enemigo” y sembró hierbajos. Esto significa -dijo el pontífice- que
debemos estar preparados para custodiar la gracia recibida el día del
Bautismo, alimentando siempre la fe en el Señor, que impide al mal echar
raíces”.

Al final, el Papa habló de la primera lectura de la Misa, El Libro de la
Sabiduría, que evidencia la misericordia y la potencia de Dios. “Si todos
somos hijos de un Padre tan grande y tan bueno -concluyó- procuremos
parecernos a Él. Este era el propósito de Jesús con su predicación, cuando
decía a quienes lo escuchaban: “Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre
celestial”.

Después del rezo del Ángelus este mediodía en el patio del palacio apostólico de Castel Gandolfo, el Papa
manifestó “profunda preocupación por las noticias procedentes de la región
del Cuerno de África, y en particular de Somalia, afectada por una gravísima
sequía y en otras zonas debido a las fuertes lluvias, que están causando una
catástrofe humanitaria. Innumerables personas están huyendo de esa tremenda
carestía en busca de comida y de ayuda”.

“Espero -dijo- que aumente la movilización internacional para enviar
inmediatamente ayuda a nuestros hermanos y hermanas, que ya han sufrido
tanto, entre quienes se encuentran tantos niños. Que no les falte a estas
poblaciones que sufren nuestra solidaridad y el apoyo concreto de todas las
personas de buena voluntad”.

Dirigiéndose posteriormente a los peregrinos de lengua francesa, el Santo
Padre señaló que “el tiempo de vacaciones es ciertamente propicio para un
enriquecimiento cultural y espiritual. A través de los innumerables sitios y
monumentos que visitáis -dijo-, podéis descubrir la belleza de este
patrimonio universal que nos une a nuestras raíces. Prestad atención para
dejaros interpelar por el hermoso ideal que animaba a los constructores de
catedrales y abadías, cuando edificaban estos signos vibrantes de la
presencia de Dios en nuestra tierra. Que este ideal se convierta en vuestro
ideal y que el Espíritu Santo, que escruta en el fondo de los corazones, os
inspire para rezar en estos lugares, dando gracias e intercediendo por la
humanidad del tercer milenio”.

Al saludar a los fieles polacos presentes en Castel Gandolfo, Benedicto
XVI recordó que “ayer celebramos la memoria de María, Madre de Dios del
Escapulario (Virgen María del Monte Carmelo). El escapulario -explicó- es un
signo particular de la unión con Jesús y María. Para quienes lo llevan
constituye un signo del abandono filial en la protección de la Virgen
Inmaculada. Que en nuestra batalla contra el mal, María, nuestra Madre, nos
envuelva en su manto”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).