No es tan sencillo

Me refiero al hallazgo de la felicidad. Lo primero a plantearse es el concepto de felicidad. En esto hay notabilísimas diferencias e incluso discrepancias. Hay quien busca la felicidad en la liberación de todas las obligaciones, del trabajo programado y de las privaciones, dolores y sacrificios. Hay quien espera encontrarla en la satisfacción emocional que puede proporcionar el sentirse querido, el encuentro o la convivencia con una persona agradable y querida. Hay quien la cifra en el disfrute del poder, o del dinero, o de la comodidad, o del bienestar material. Y así podríamos pensar en otros muy distintos horizontes que, para muchos, marcan el campo de la felicidad.
Sin embargo la experiencia social que nos llega por tan diversos caminos, lleva al convencimiento de que la felicidad como tal, en toda su profundidad y solidez, capaz de ayudarnos a gozar el don de la vida, y a descubrir la grandeza de cada momento y circunstancia, está en otra órbita y no depende del goce de sentimientos y satisfacciones programables desde los deseos exclusivamente humanos.
La auténtica felicidad, esa que no sucumbe ante el dolor, ante la prueba, ante el fracaso humano, ante el cansancio, ante la oscuridad que suele ocultarnos la estimulante visión de lo que se nos escapa; esa felicidad, es don de Dios. Como tal es y debe ser acogida con gratitud y con el compromiso vinculante de cultivarla bebiendo en las fuentes de donde brota.
Esa felicidad verdadera, que no está al aire de los acontecimientos y de los sentimientos o de las emociones, es fundamentalmente fruto de un encuentro en la trascendencia, más allá de lo sensible y perceptible, más interior que exteriorizada, y más permanente que fluctuante.
La felicidad capaz de llenar el corazón y serenar el espíritu, brota de un encuentro personal y amoroso; del encuentro con el Señor, de la experiencia de Dios.
Ese encuentro, que no es anecdótico ni aislado, sino frecuente y cuidado con esmero y cariño, lleva a tal compenetración con Jesucristo, que aun sin sentir la emoción de lo agradable, ayuda a vivir con la paz interior; con esa paz que supera las adversidades, sufriéndolas con el convencimiento de que tienen un sentido muy profundo y valioso; el sentido de nuestra vinculación a la cruz de Jesucristo, en la que está clavada la salvación del mundo; y, por tanto, el sentido de la vida misma.
Este sentido equivale a la convicción de que todo cuanto nos acontece, es querido o permitido por el Señor siempre para nuestro bien. Y esto significa que todo lo que nos llega ya está contemplado en los planes de Dios; o que Dios, respetando la libertad de las personas, nos ayuda a incorporarlo al trabajo en el que cada uno somos insustituibles en orden a la propia plenitud. Saber que la plenitud es fruto de la constante superación en orden al cumplimiento de la voluntad de Dios; y, por tanto, saber que solo el cumplimiento de la voluntad de Dios es la fuente de nuestra santificación y de la consiguiente felicidad eterna en el amor pleno, constituye un motivo de felicidad. Ese motivo coincide con la seguridad de que todo es camino del bien, y de que en cada paso de ese camino, Dios nos ayuda. La esperanza y la confianza, abren el alma a la paz interior que es la compañera inseparable de la felicidad.

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz

Mons. Santiago García Aracil
Acerca de Mons. Santiago García Aracil 73 Articles
ons. D. Santiago García Aracil nació el 8 de mayo de 1940 en Valencia. Es Licenciado en Teología por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1976).CARGOS PASTORALESFue cura párroco de Penáguila entre 1964 y 1965. Consiliario Diocesano de la Juventud Estudiante Católica (1966-1984). Maestro de Capilla del Seminario Corpus Christi de Valencia entre 1966 y 1984. Además, fue Delegado Diocesano de Pastoral Universitaria entre 1972 y 1984.Ha sido en Valencia fundador del Centro de Estudios Universitarios en 1971.El 27 de diciembre de 1984 fue ordenado Obispo Auxiliar de Valencia, cargo que desempeñó hasta 1988. Ese año fue nombrado Obispo de Jaén.El día 9 de julio de 2004, el papa Juan Pablo II le nombró arzobispo para ocupar la sede metropolitana de Mérida-Badajoz. Tomó posesión de la diócesis el 4 de septiembre de 2004. El papa Francisco aceptó su renuncia el 21 de mayo de 2015.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde marzo de 2014.Ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1987-1990), Relaciones Interconfesionales (1987-1990/2005-2008); Seminarios y Universidades (1990-1993); Enseñanza y Catequesis (1990-1993) y Patrimonio Cultural (1993-1999). Fue Presidente de esta última Comisión de 1999 a 2005 y de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde 2008 a 2014.El 20 de octubre de 2011, en la CCXXI reunión de la Comisión Permanente, fue nombrado miembro de la "Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia".