“En el amor de Dios, la verdadera unidad de la familia humana”

“El Evangelio apunta desde siempre a la unidad de la familia humana, una unidad no impuesta desde lo alto, ni por intereses ideológico o económicos, sino a partir del sentido de responsabilidad de unos con otros, porque nos reconocemos miembros de un mismo cuerpo, el cuerpo de Cristo”. Lo dijo el Papa en la homilía de la misa en la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, celebrada en la Basílica romana de San Juan de Letrán. Del sacramento del altar, agregó, aprendemos que “el compartir, el amor son la vía de la verdadera justicia”.Benedicto XVI: “Especialmente en nuestro tiempo, en donde la globalización nos vuelve cada vez más dependientes los unos de los otros, el Cristianismo puede y debe hacer que esta unidad no se construya sin Dios, es decir, sin el verdadero Amor, lo que daría espacio a la confusión, al individualismo, al abuso de unos contra otros”.La comunión eucarística, explicó Benedicto XVI, “me une a la persona que tengo al lado, y con la cual quizá no tengo ni siquiera una buena relación, pero también a los hermanos lejanos, en todas partes del mundo”. Esto, porque Cristo, en el pan eucarístico, nos transforma en él, “y nuestra individualidad es liberada por su egocentrismo”. “Quien reconoce a Jesús en la Hostia santa – concluyó el Papa – lo reconoce en el hermano que sufre, que tiene hambre y sed, que es desconocido, que está desnudo, enfermo, encarcelado; y está atento a cada persona, se compromete, de modo concreto, por todos aquellos que están en necesidad”.Al finalizar la celebración, Benedicto XVI guió la procesión eucarística por la vía Merulana, en un automóvil descapotado, sobre el cual estaba colocado, como es tradición, el Santísimo Sacramento.Concluida la procesión, en el sagrario de la Basílica de Santa María la Mayor, el Papa impartió la bendición eucarística.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37453 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).