El Papa espera que nunca más el pueblo gitano sea marginado y despreciado

“Del tumentsa o si!” [El Señor esté con vosotros!] con estas palabras en lengua romaní, Benedicto XVI ha saludado a los 2.000 gitanos que, de toda Europa, han peregrinado a Roma, a la tumba de Pedro, “para manifestar su fe y su amor a Cristo, a Iglesia y al Papa” ha dicho el Santo Padre. En su discurso en el Aula Nervi del Vaticano, Benedicto XVI ha recordado, según ha informado Radio Vaticano, que su antecesor, el Papa Pablo VI dirigió a los gitanos en 1965, estas inolvidables palabras: “Vosotros no estáis al margen de la Iglesia, en cierto aspecto, estáis en el centro. Sois el corazón mismo de la Iglesia”.

“También yo hoy repito con afecto: ¡vosotros estáis en la Iglesia! ¡Sois una parte muy querida del Pueblo peregrino de Dios, y nos recordáis que “no tenemos, aquí, una ciudad permanente, sino que caminamos en busca de aquella futura”. También a vosotros os ha llegado el mensaje de salvación, al que habéis respondido con fe y esperanza”.

El Pontífice ha señalado que el pueblo gitano ha enriqueciendo la comunidad eclesial con creyentes laicos, sacerdotes, diáconos y religiosos de esta etnia; y ha dado a la Iglesia el beato Zeferino Giménez Maya, del que celebramos el 150 aniversario de su nacimiento y el 75 aniversario de su martirio.

“La amistad con el Señor ha hecho de este Mártir un testigo auténtico de la fe y de la caridad. Con la intensidad con la que quería a Dios y descubría su presencia en cada persona y en cada ocasión, el beato Zeferino amaba a la Iglesia y a sus pastores. Su profunda fe religiosa encontraba expresión en la participación diaria en la Santa Misa y el rezo del Rosario”.

Hoy este “mártir del Rosario”, cuya corona llevaba siempre en el bolsillo, que fue causa de su arresto y que no dejó que se la quitaran ni en el momento de morir” -ha explicado Benedicto XVI a la comunidad gitana-, os invita a seguir su ejemplo y os muestra el camino: la oración y en particular el rosario, el amor por la Eucaristía y los sacramentos, la observancia de los mandamientos, la honestidad, la caridad y la generosidad hacia los demás, especialmente hacia los pobres. “Esto os hará fuertes para hacer frente al riesgo de las sectas y otros grupos que quieran poner en peligro vuestra comunión con la Iglesia”.

“Vuestra historia es compleja y, en algunos períodos, dolorosa. Sois un pueblo que, en los siglos pasados, no vivió ideologías nacionalistas, no aspiró a poseer una tierra o a dominar otras gentes. Os habéis quedado sin patria e idealmente habéis considerado todo el continente como vuestro hogar. Sin embargo, persisten graves y preocupantes problemas, como las relaciones, a menudo difíciles, con las sociedades en las que vivís”.

El Papa ha repasado la historia “desafortunada, a lo largo de los siglos” del pueblo gitano: “el sabor amargo de la no acogida, la persecución, los miles de hombres, mujeres y niños brutalmente asesinados en los campos de exterminio durante la 2ª Guerra Mundial.

“Durante mi visita al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, el 28 de mayo de 2006, recé por las víctimas de la persecución y me incliné frente a las lápidas en lengua Romaní, que recuerdan a vuestros caídos. ¡La conciencia europea no puede olvidar tanto dolor! ¡Nunca más vuestro pueblo sea objeto de hostigamiento, de rechazo y de desprecio! Por vuestra parte, ¡buscad siempre la justicia, la legalidad, la reconciliación y tratad de no ser nunca causa de sufrimiento de los demás!”

Benedicto XVI ha reconocido que hoy en día, gracias a Dios, la situación está cambiando, nuevas oportunidades se abren para la comunidad gitana, que ha creado una cultura con la música y el canto, que han enriquecido a Europa. Por otra parte “muchos grupos étnicos ya no son nómadas, y buscan la estabilidad con nuevas expectativas ante la vida”.

¡Os invito, queridos amigos, a escribir juntos una nueva página de historia para vuestro pueblo y para Europa! La vivienda, el trabajo digno y la educación para los hijos son la base sobre las que construir aquella integración que os beneficiará a vosotros y a toda la sociedad. Dad también vuestra activa y sincera colaboración, para que vuestras familias se inserten dignamente en el tejido civil europeo!

“Vuestros hijos -ha añadido el Papa- tienen derecho a una vida mejor”. Custodiad, por tanto, la dignidad y el valor de vuestras familias, para que sean verdaderas escuelas de humanidad. Finalmente el Papa les ha invitado a participar activamente en la misión evangelizadora de la Iglesia, promoviendo la actividad pastoral en sus comunidades. Y en lengua Romaní se ha despedido de ellos.

“Muchas gracias a todos vosotros, que habéis venido a la Sede de Pedro para mostrar vuestra fe y amor por la Iglesia y por el Papa. Que el beato Zeferino sea para todos vosotros un ejemplo de una vida vivida por Cristo y la Iglesia, guardando los mandamientos y amando al prójimo. El Papa está cerca de cada uno de vosotros y os recuerda en sus oraciones”.

“Somos las flores de este mundo y somos pisoteados, maltratados y asesinados en Hungría, en la República Checa, en toda Europa”. Ha sido la breve intervención de Ceija Stojka, una gitana católica, superviviente de los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau y Bergen-Belsen, que ha ofrecido su testimonio en este encuentro con el Santo Padre. Ceija Stojka pertenece a una numerosa familia de gitanos austriacos de los que sólo seis sobrevivieron al extermino. Stojka fue deportada a los 9 años de edad a Auschwitz junto a su familia y ha expresado su deseo de que los gitanos sean tratados con más respeto y que nunca más suceda lo que ocurrió en aquel campo de concentración.

Durante su testimonio Ceija Stojka ha recordado con horror aquellos asesinatos y ha advertido que lo que sucedió en Auschwitz podría ocurrir de nuevo y dirigiéndose al Santo Padre le ha dicho que él sabía de qué estaba hablando.

Otro de los testimonios ha sido el de Carlo Mikic, un gitano de 18 años, nacido en Roma y que siempre ha vivido en los campos nómadas.

Carlo ha lamentado el trato recibido por el sólo hecho de ser gitano, la distinta consideración que ha tenido en función de su etnia y las dificultades de encontrar trabajo cuando en los documentos de identidad se lee la proveniencia de un campo de nómadas. El joven ha reconocido que hay gitanos que se equivocan, que se comportan mal, pero “la responsabilidad es siempre individual –ha dicho- y la culpa no es nunca de todo un pueblo o una etnia”.

“Yo he nacido en Roma, aunque por desgracia todavía no soy ciudadano italiano. Aquí he estudiado y tengo tantos amigos y aquí estoy buscando trabajo, querría formar una familia y vivir mi vida. Cuando pienso en el futuro, pienso en ciudades y países donde haya también sitio para nosotros, siendo ciudadanos iguales a los demás, no como un pueblo al que aislar y del que hay que tener miedo”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37399 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).