Benedicto XVI acompaña a los obispos de Italia en el rezo de un solemne rosario por los 150 años de la unidad del país


El Papa Benedicto XVI ha salido este jueves por la tarde del Vaticano para presidir – a las cinco y media, en la Basílica Papal romana de Santa María la Mayor, el rezo del Santo Rosario junto con los obispos italianos, reunidos en Asamblea General, en el que ha encomendado a la Virgen María ‘Salus Populi Romani’ y ‘Mater Unitatis’ al pueblo de Italia, en ocasión del 150 aniversario de la unidad de esta nación, según ha informado Radio Vaticano.

Con el Santo Rosario de esta tarde, meditando sobre los misterios luminosos, introducidos por el Beato Juan Pablo II, Benedicto XVI – Sucesor de Pedro, Obispo de Roma, – ha acogido así la invitación del cardenal Angelo Bagnasco, Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, en nombre de los obispos italianos con el anhelo de subrayar y de renovar su confianza en la Virgen Madre.

Benedicto XVI, tras el rezo del Santo Rosario, ha dirigido un discurso a los obispos italianos que desde el pasado lunes, como les hemos informado, están celebrando su Asamblea Plenaria. El Pontífice ha recordado que esta iniciativa se ha preparado con análogos encuentros y ha afirmado que de esta manera, los prelados, expresan la premura de la Iglesia en acercarse a la suerte de esta amada nación. Y tras manifestar que la tradición dedica el mes de mayo a la devoción mariana y especialmente en la oración del Santo Rosario, ha proseguido enumerando los misterios luminosos.

La oración – que tiene su culmen en la liturgia, cuya forma está custodiada por la tradición viva de la Iglesia –es siempre un dejar espacio a Dios: su acción nos hace partícipes de la historia de la salvación. Esta tarde, en particular, en la escuela de María hemos sido invitados a compartir los pasos de Jesús.

También el Papa tras recordar que esta Basílica es la primera de Occidente dedicada a la Virgen Madre de Dios, su pensamiento se ha dirigido al primer día del año 2.000, cuando el Beato Juan Pablo II abrió la Puerta Santa, encomendando el año jubilar a María. Nosotros también hoy deseamos cruzar el umbral de esta “puerta” Santísima que es Cristo y pedimos a la Virgen María que sostenga nuestro camino para que interceda por nosotros.

Que la oración nos ayude a reconocer en Él el centro de nuestra vida, a permanecer en su presencia, a conformar nuestra voluntad a la suya, a hacer “lo que él os diga” (Gv 2,5) seguros de su fidelidad. Este es el deber esencial de al Iglesia, por Él coronada como mística esposa, como la contemplamos en el esplendor de la cúpula del ábside. “María se ha fiado: ella es la “bienaventurada” (cfr Lc 1,42), y es así por haber creído (cfr Lc 1,45) hasta estar revestida por Cristo para entrar en el “séptimo día” a participar del descanso de Dios. La disposición de su corazón –escucha, acogida, humildad, fidelidad, alabanza y espera – corresponden a la disposición interior y a los gestos que plasman la vida cristiana. De ellos se alimenta la Iglesia, consciente de que expresan aquello que Dios espera de ella.

A este punto el Santo Padre ha recordado el Concilio de Éfeso en el que la Iglesia unida defendió y confirmó a María el título de theotokos, Madre de Dio: título de contenido cristológico que nos evoca al misterio de la encarnación y expresa en el Hijo la unidad de la naturaleza humana con la divina.

La fe, de hecho no es alienación: son otras las experiencias que contaminan la dignidad del hombre y la calidad de la convivencia social. Tiene razón Italia al celebrar los 150 anos de su unidad política y puede estar orgullosa de la presencia y de la acción de la Iglesia. La Iglesia no persigue privilegios ni quiere intervenir en la responsabilidad de las instituciones políticas. Respetuosa de la legítima laicidad del Estado está atenta en el sostener los derechos fundamentales del hombre. Entre estos hay sobre todo las instancias éticas y por tanto la apertura a la transcendencia, que constituyen valores previos a cualquier jurisdicción estatal porque están inscritos en la naturaleza misma de la persona humana.

Seguidamente el Papa ha llamado a la responsabilidad de cada uno de los miembros de la Iglesia a promover y tutelar la vida humana en todas sus fases, sostener a la familia y se ha unido a aquellos que piden a la política y al mundo empresarial de hacer todos los esfuerzos posibles para superar la precariedad en el trabajo, que en los jóvenes compromete la serenidad de un proyecto de vida familiar, con un grave daño para un auténtico desarrollo y armónico de al sociedad.

No dudéis en estimular a los fieles laicos a vencer todo espíritu de cerrazón, distracción e indiferencia y a participar en primera persona en la vida pública. Animad las iniciativas de formación inspiradas en la doctrina social de la Iglesia, para quien está llamado a la responsabilidad política y administrativa no sea víctima de al tentación de explotar la propia posición para intereses personales o sed de poder.

Benedicto XVI ha finalizado su discurso a los prelados italianos poniendo al pueblo italiano bajo la protección de la Madre, para que el Señor le conceda los dones inestimables de la paz y la fraternidad y, por lo tanto, el del desarrollo solidario. Que ayude a las fuerzas políticas a vivir también el aniversario de la Unidad como ocasión para reforzar el vínculo nacional y superar todo prejuicio contrapuesto: las diversas y legítimas sensibilidades, experiencias y perspectivas puedan recomponer un cuadro más amplio para buscar juntos aquello que verdaderamente conviene al bien del País.

Que el ejemplo de María abra el camino a una sociedad más justa, madura y responsable, capaz de redescubrir los profundos valores del corazón humano. Que la Madre de Dios anime a los jóvenes, sostenga a las familias, consuele a los enfermos , implore a cada uno a reconocer y a seguir también en este tiempo al Señor, que es el verdadero bien de la vida, porque es la misma vida.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37453 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).