"El mes de María y el doctorado del Maestro Ávila", artículo de Mons. Juan del Río


“Mayo florido” es un tiempo dedicado a la devoción, espiritualidad y culto a la Virgen María. Este año se ha abierto con la Beatificación de un Papa mariano como lo fue Juan Pablo II, el “Magno”. En estos días, los sacerdotes de España celebran su patrón: San Juan de Ávila, presbítero manchego que fue un eminente predicador, reformador y teólogo que ejerció su ministerio en la Andalucía del siglo XVI.
Aunque lejano en la historia es de máxima actualidad por la santidad sacerdotal de su vida y por el rico caudal bíblico, teológico, espiritual y humanístico que nos dejó en herencia y que tan magníficamente recoge la reciente publicación: “Entre todos, Juan de Ávila”, editado por la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), bajo la excelente dirección de Dª María Encarnación González Rodríguez, Postuladora de la Causa del Doctorado. Ahora, cuando está a punto de finalizar todo el largo proceso para su reconocimiento y proclamación como Doctor Universal de la Iglesia, evoquemos algo de su pensamiento sobre la Virgen en este mes de Mayo consagrado a ella.
El Maestro Ávila nace en Almodóvar del Campo en 1500 y muere en Montilla en 1569. Era un sacerdote al estilo de San Pablo: su predicación iba acompañada de obras de educación y de promoción social. Su palabra y ejemplo de vida suscitó grandes conversiones, como fueron los casos, entre otros, del Duque de Gandía o el de San Juan de Dios. Fue admirado por las grandes figuras de su tiempo: Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, Santo Tomás de Villanueva, etc. Su pensamiento influyó en los maestros de la espiritualidad cristiana, como Fray Luis de Granada, San Juan de la Cruz, San Carlos Borromeo, San Francisco de Sales, San Alfonso Mª de Ligorio, San Antonio Mª Claret y otros muchos. Con toda razón ha merecido el nombre de “Maestro Ávila”. Su magisterio está marcado por una fuerte experiencia de Jesucristo Salvador, desde donde contempla toda la realidad pecadora del hombre que hay que convertir por medio de la gracia y de la predicación. Para él, la Virgen María es la “llena de Gracia en plenitud”, por su unión con el Misterio de Cristo y de su Iglesia es “el conducto”, “el cuello” que une el Cuerpo con la Cabeza. Por eso dirá en uno de sus sermones: “Porque conocer a vos, María, es conocer a nuestro Redentor y nuestro remedio; conocer a ella es conocer el camino de vos y de vuestra redención… y sois su Criador y su Dios, que la Criaste y dotaste de todas las gracias que tiene… Pues esta Virgen sagrada es la persona más principal de todo el cuerpo de la Iglesia y más que todos enseñada por Dios”.
El Apóstol de Andalucía es un precursor del siglo de oro de la mariología española (Siglo XVII). Los sermones de Nuestra Señora (Ser 60-72) son como un “libro de la Virgen”. Pero en verdad, su magisterio mariano se encuentra en todos sus escritos y enlaza perfectamente con las enseñanzas del Vaticano II y de los últimos Papas. La figura de María está contemplada desde la cristología, pneumatología y eclesiología, como modelo y Madre de la Iglesia que anuncia a Cristo, celebra la Eucaristía y vive la caridad. De ahí que San Juan de Ávila no deja de relacionar la dimensión mariana de la Eucaristía con la dignidad y santidad del sacerdote.
El verdadero culto y devoción a la Santísima Virgen nace del reconocimiento de que María es digna de toda alabanza y bendición por su unión con Dios, por su fidelidad y santidad de vida. No hay verdadero cristiano que no alabe y honre a la Madre de Dios, por eso concluye en uno de los sermones: “Quererla bien y no imitarla, poco aprovecha” (Ser 63). La devoción verdadera se conoce por las siguientes señales: conversión del corazón, deseo de imitar las virtudes que brillaron en María, amor y entrega al prójimo, vida de gracia y de oración. La devoción a María es falsa si hay afecto al pecado. Sólo la santidad de vida hace que nuestras alabanzas a la Virgen sean auténticas.

+ Juan del Río Martín
Arzobispo Castrense de España

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).