"Siempre hay una razón para vivir", carta del obispo de Jaén con motivo de la Jornada pro vida

La Iglesia en España celebra la jornada “por la vida” en la próxima solemnidad de la Anunciación del Señor. Es una invitación para que todos los fieles diocesanos oremos y pensemos juntos en el valor de la vida y nos comprometamos en favor de su apoyo y respeto.

La vida humana es participación de la vida de Dios

1. Toda vida actualiza la omnipotencia fecunda de Dios y hace presentes, en el hoy, las palabras del libro sagrado del Génesis: “Y vio Dios que era bueno” (Gén 1, 12. 21, 25). Sobre todo resalta el autor de este libro sagrado la creación del hombre y la mujer con el poder de ser fecundos y multiplicarse. Sus palabras son aún más expresivas: “Y vio Dios cuanto había hecho y he aquí que era muy bueno.” (Gén 1. 31).

El valor de la vida humana abarca, como sabemos, no sólo su existencia terrena, sino también su dimensión trascendente que completa y corona la dignidad del ser humano. Así se afirma y enseña en la Encíclica Evangelium vitae, cuando se dice: “El hombre está llamado a la plenitud de vida que va más allá de las dimensiones de su existencia terrena, ya que consiste en la participación de la misma vida de Dios.”

Resaltar y defender el valor de toda vida humana

2. Es urgente e imprescindible resaltar el valor de toda vida humana, desde su primer momento hasta su término natural, ya en su fase temporal. Resulta gravísimo e intolerable tener que presenciar una cultura de la muerte bajo términos engañosos, interesados y deleznables. El drama del aborto es traumático para el ser vivo, indefenso e inocente; para la madre, que llevará de por vida el peso psicológico cuando contemple a otros niños; para la sociedad degradada en su racionalidad y humanidad. Una sociedad que no reaccione con urgencia ante decenas de miles de abortos anuales es una sociedad fracasada y enferma. No hablemos de interrupción voluntaria del embarazo, sino de la cruel interrupción de la vida humana.

La ayuda a las madres solteras, la adopción de iniciativas que protejan y salvaguarden la vida no nacida o la protección de la vida hasta su desenlace natural, sólo pueden merecer parabienes y apoyos. Pero es necesario ir más lejos. Debemos orar y difundir la cultura de la vida. Dejar muy claro que la moralidad o inmoralidad de las acciones es anterior y superior a los votos de los parlamentarios. Conocer en todo su alcance los argumentos teológicos, filosóficos y científicos en los que se apoyan los cristianos para defender la vida humana en cualquiera de sus etapas y procesos.

La Encarnación del Verbo ennoblece aún más la vida humana

3. Hemos de orar, informarnos y no callar. Frente al mal está el bien. Frente a la muerte, la vida.

Como en la pasada jornada de oración “por la vida naciente”, sigamos orando y presentando, sobre todo a los niños y generaciones jóvenes, que siempre hay muchas razones para vivir.

Al conmemorar la encarnación del Hijo de Dios en María Virgen, por obra del Espíritu Santo, pensemos que este gran misterio lo es en todo tiempo por nosotros los hombres y por nuestra salvación. Así se ha ennoblecido nuestra vida, la vida de todo ser humano.

Bajo la iniciativa, una vez más, de la Delegación Episcopal de Familia y Vida, ruego se celebre y destaque ante los fieles esta jornada en todo el territorio diocesano, y se eleven oraciones de acción de gracias y de perdón en presencia del Señor. En la ciudad de Jaén lo haremos en el Monasterio de las Madres Bernardas, celebrándose también por los jóvenes, posteriormente, el “Adoremus” ante el Santísimo Sacramento. Recibirán información más concreta desde la Delegación.

Con mi saludo y afecto en el Señor,

+ Ramón del Hoyo López
Obispo de Jaén

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).