Los obispos brasileños critican la inmoralidad de los «reality shows» televisivos como «Gran Hermano Brasil»


La Confederación Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB), ha criticado el bajo nivel moral de los programas televisivos conocidos como «reality shows», que tienen una gran audiencia en el país, pero son un «mal en la sociedad», según ha informado Aciprensa.
Los «reality shows» más populares son «Big Brother Brasil» (Gran Hermano Brasil) de la red Globo, y «A Fazenda» (La hacienda) de la red Record. En ambos casos los concursantes son filmados en su vida diaria mientras conviven en una casa. La única diferencia es que en el segundo programa los participantes tienen algún grado de celebridad. La audiencia decide quién permanece o sale del concurso.
Los obispos criticaron el lenguaje obsceno, las conductas sexuales y la falta de un fin positivo en el programa. Indicaron que todo esto «atenta contra la dignidad humana de los participantes, que andan fascinados por un premio en dinero o por una celebridad fugaz, como del público, que es la familia brasileña».
Los obispos exhortaron a los padres y profesores a estar atentos «a la formación moral de los hijos y alumnos. Sugerimos que busquen a través del diálogo, formas de darles el sentido crítico indispensable para que puedan protegerse» contra estos mensajes abusivos e inmorales.
La CNBB pidió a los medios de comunicación «una reflexión más profunda sobre su papel y sus límites en la vida social, teniendo por parámetro el sentido de la concesión (de la frecuencia televisiva) que les ha dado el Estado».
Los obispos señalaron que la libertad de expresión no implica agredir impunemente «los valores morales que sustentan a la sociedad». Advirtieron que los anunciantes que patrocinan esos programas asocian sus marcas a «ese proceso de degradación de los valores de la sociedad».

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40347 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).