Juan Pablo II será beatificado en Roma el día 1 de mayo


Este viernes el Papa Benedicto XVI, durante la audiencia concedida al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, ha autorizado a esta Congregación a promulgar el Decreto sobre el milagro atribuido a el Venerable Siervo de Dios Juan Pablo II (Karol Wojtyla). Este acto pone fin al proceso de beatificación, cuya fecha, según ha decidido ya Benedicto XVI y hecha pública por el portavoz vaticano, P. Lombardi, será en el Vaticano, el 1 de mayo de 2011, segundo domingo de Pascua y fiesta de la Divina Misericordia, en una solemne ceremonia presidida por el Papa Benedicto XVI y que se preveee las más concurridas de la historia en la Ciudad Eterna.
Pasos del proceso
La Causa de beatificación de Juan Pablo II (Karol Wojtyla), comenzó con dispensa papal antes de que se cumplieran los preceptivos cinco años desde su muerte. Esta medida fue solicitada por la fama de santidad que disfrutó ya en vida Juan Pablo II y de la que fue un exponente la inmensa multitud de todo el mundo que concurrió a Roma con motivo de su muerte y que pedía la proclamación oficial de la santidad de Karol Wojtyla de una manera rápida. El Vaticano, salvo en esta dispensa d elos tiempos, ha comunicado en una nota, que en el proceso se ha observado escrupulosamente todos los requisitos de la legislación de la Iglesia.
El proceso comenzó en junio de2005, y de ese mes a abril de 2007, tuvo lugar la investigación diocesana y los principales procedimientos en diversas diócesis del mundo que tenían que ver de manera directa con Karol Wojtyla, y en los que se investigó sobre su vida, acerca de las virtudes y la reputación de su santidad y sobre posibles milagros.La validez legal de este proceso canónico fue reconocido por la Congregación para las Causas de los Santos en el Decreto de 4 de mayo de 2007.
En junio de 2009 se examinó la Positio, y los teólogos-asesores de la Congregación de los Santos dio su opinión positiva sobre la heroicidad de la virtudes del Siervo de Dios Juan Pablo II y en noviembre de ese año, siguiendo el procedimiento habitual, la misma Positio fue sometida a grupo de cardenales y obispos miembros de la Congregación para las Causas de los Santos, que se pronunció también de forma afirmativa sobre la heroicidad de las virtudes de Juan Pablo II. Después, el 19 de diciembre 2009 el Sumo Pontífice Benedicto XVI autorizó la promulgación del decreto de virtudes heroicas.
Posteriormente, la postulación de la causa, presentó a la Congregación para las Causas de los Santos, el posible milagro, por intercesión de Juan Pablo II, de la curación de la religiosa hermana Marie Simon Pierre Normand, de Institut des Petites Soeurs des Catholiques Maternités .
Como es habitual se procedió a un riguroso estudio e investigación científica y forense del posible milagro, que fue examinado por el Consejo Científico Médico de la Congregación para las Causas de los Santos el 21 de octubre 2010. Sus expertos, después de estudiar con su minuciosidad habitual de las pruebas y la documentación del procedimiento completo, se expresaron a favor de la no explicación científica de la curación de la mencionada religiosa. A continuación, después de revisar las conclusiones médicas, el 14 de diciembre 2010 se procedió a la valoración teológica del caso y por unanimidad se reconoció la singularidad, los antecedentes y la invocación dirigida al Siervo de Dios Juan Pablo II, cuya intercesión fue eficaz para la curación milagrosa.
Por último, el 11 de enero de 2011, se produjo en la Sesión Ordinaria de Cardenales y Obispos de la Congregación para las Causas de los Santos, reunida en Roma, un fallo unánime y afirmativo de la propuesta de beatificación, teniendo en cuenta la curación milagrosa de la hermana Marie Simon Pierre, realizada por Dios, como resultado de la intercesión del Papa Juan Pablo II.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40347 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).