El cardenal Antonio Cañizares clausura el Año Santo Jubilar de Caravaca de la Cruz


El diario La Verdad de Murcia informa que durante el año jubilar ha habido un millón trescientos mil peregrinos, uno 40% más que en 2003, el anterior Año Santo. La ceremonia se celebró en el interior de la Basílica, con una participación de más de un millar de personas. Presidida por el cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación del Culto Divino, y el obispo de Cartagena Mons. José Manuel Lorca.

Entre las autoridades presentes se encontraba el delegado del Gobierno, Rafael González Tovar; el consejero de Política Social, Bascuñana, varios directores generales, diputados y alcaldes. El cardenal procedió al apagado de la Luz Jubilar que ha iluminado durante los últimos doce meses a un millón y medio de peregrinos.
Rafael González Tovar destacó que durante el pasado año esta localidad ha sido un referente indiscutible del turismo espiritual, según han informado fuentes de la Delegación en un comunicado.
Durante este año han participado en las eucaristías 1.300.000 personas, casi un 40% más de fieles que hace siete años y, tal como ocurriera en 2003, los meses de mayor afluencia de grupos de peregrinos han sido los últimos (en septiembre y en octubre se sobrepasó la cifra de 104.000 fieles). Sin embargo mientras que en el mes de mayo de 2003 se contabilizaron unos 70.000 visitantes, en mayo de 2010 se alcanzó el número de 105.593 siendo, hasta ahora, el período en el que llegaron más peregrinos a la basílica.
Durante los meses de julio y agosto también se produjo un gran aumento en el número de peregrinos con respecto al mismo periodo de 2003. Hace siete años se contabilizaron 86.100 personas en estos meses veraniegos, mientras que este año han sobrepasado las 162.600, lo que supone casi el doble que en el mismo período de hace siete años.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).