Benedicto XVI: «El Adviento nos invita a esperar al Señor con laboriosa confianza”


En su alocución, comentando el tiempo de Adviento,el Papa Benedicto XVI ha señalado este domingo, según ha difundido Radio Vaticano, que es “importante subrayar el valor de la constancia y de la paciencia, virtudes que pertenecían al bagaje usual de nuestros padres, pero que hoy en día son menos populares, en un mundo que exalta, más bien, el cambio y la capacidad de adaptarse a siempre nuevas y diversas situaciones”.
“Sin quitar nada a estos aspectos -ha proseguido el Pontífice- que también son cualidades del ser humano, el Adviento nos llama a potenciar aquella tenacidad interior, aquella resistencia del ánimo que nos permiten de no desesperar en la espera de un bien que tarda en llegar, sino de aguardarlo, es más, de preparar su venida con laboriosa confianza”.
Como el labrador que espera con constancia el precioso fruto de la tierra hasta que ha recibido las primeras y las últimas lluvias, “ustedes -ha insistido el Santo Padre- también, tengan paciencia y anímense, que la llegada del Señor ya está próxima”. “El agricultor es modelo de una mentalidad que une de manera equilibrada la fe y la razón, porque, por un lado, conoce las leyes de la naturaleza y, por el otro, confía en la Providencia, porque algunas cosas están en las manos de Dios”. La paciencia y la constancia son precisamente la síntesis entre el compromiso humano y el confiarse en Dios.
“Serenad vuestros corazones”, dice la Escritura. ¿Cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos hacer más fuertes nuestros corazones, ya de por sí frágiles, y vueltos aun más inestables por la cultura en la que estamos inmersos? No nos falta la ayuda: es la Palabra de Dios. De hecho, mientras todo pasa y cambia, la Palabra del Señor no pasa. Si las vicisitudes de la vida nos hacen sentir extraviados y toda certidumbre parece derrumbarse, tenemos una brújula para encontrar la orientación, tenemos un ancla para no ir al garete. Y aquí el modelo que nos es ofrecido es aquel de los profetas, o sea de aquellas personas que Dios ha llamado para que hablen en su nombre.
Mientras los hombres buscan a menudo la felicidad por caminos que se revelan equivocados, el profeta -ha señalado el Papa- anuncia la verdadera esperanza: aquella que no desilusiona, porque está fundada sobre la fidelidad de Dios.
Después del rezo mariano del Ángelus el Santo Padre ha saludo en distintas lenguas. Estas han sido sus palabras en español:
Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española presentes en esta oración mariana. En este tercer domingo de Adviento, la liturgia nos invita con insistencia a la alegría en el Señor. Que la intercesión amorosa de Santa María, que bajo la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, es invocada fervientemente como Madre por los hombres y mujeres del pueblo mexicano y de América Latina, aliente este tiempo de gozo y esperanza y fomente el ineludible ejercicio de la caridad con los más necesitados. Feliz domingo.
En su saludo en italiano el Papa se dirigió en primer lugar a los centenares de niños y niñas de Roma llegados hasta la Plaza de San Pedro para la tradicional bendición de los “Bambinelli”: los Niños Jesús que colocarán en sus Belenes. “Queridos jóvenes amigos, -les dijo- cuando coloquéis el Niño Jesús en la gruta o en la cabaña, rezad una oración por el Papa y por sus intenciones”…
Benedicto XVI saludó luego a los padres de familia, profesores y catequistas. El Santo Padre agradeció al Centro Oratorios Romanos por esta tradicional iniciativa pre-navideña, así como a los encargados del Dispensario Pediátrico “Santa Marta”. Por ultimo, el Papa recordó que en la tarde del próximo jueves 16 diciembre, en preparación de la Santa Navidad, celebrará en la Basílica de San Pedro, las vísperas con los universitarios de los Ateneos romanos

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40347 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).