Según Radio Vaticano, la brillantez intelectual y la humildad de Benedicto XVI conquistaron al autor de “Luz del Mundo”


El libro “Luz del Mundo” que nace de seis horas de coloquio entre Benedicto XVI y el periodista alemán Peter Seewald, ha levantado, aún antes de su presentación, comentarios y polémicas que sin duda perdurarán en el tiempo, no sólo por la diversidad y cantidad de argumentos tocados sino por la profundidad y sabiduría con las que el Papa ha respondido a cada una de las cuestiones que tocan su persona, la iglesia, al hombre y al mundo de hoy.

Esta no es la primera vez que el periodista Peter Seewald, del programa en lengua alemana de Radio Vaticano, se sienta en conversación con Joseph Ratzinger y escribe un libro. En realidad, esta es la tercera vez, pero la primera en que su interlocutor es el Pontífice. Seewald nació en la ciudad alemana de Bochun pero creció en la Baviera, en el seno de una familia católica. En los años 60 se asoció a las ideas marxistas-comunistas fundando, en 1976, un periódico izquierda radical y apartándose de la vida religiosa.

A pesar de que continuaba tratando temas religiosos no fue sino hasta 1996, luego de un coloquio con el entonces cardenal Joseph Ratzinger, cuando decide publicar el libro-entrevista “La sal de la tierra. Cristianismo e Iglesia católica en el cambio hacia el Tercer Milenio”. Tras este libro Seewald regresa al seno de la iglesia y en el año 2000, producto de otra de sus conversaciones con Joseph Ratzinger publica “Dios y el Mundo”. Este periodista alemán ha mantenido un contacto cercano al Papa Benedicto XVI y en varias ocasiones ha dicho que es el responsable de su conversión.

Esta vez, entrevistado por Padre Bernd Hagenkord, Seewald admitió que si bien el Papa respondió a todas sus preguntas sin rechazar ninguna le faltaron algunos argumentos que hubiera querido tratar, y que por falta de tiempo no salieron, como el de la persecución de los cristianos en el mundo.

No obstante, anunció que con este libro concluye una trilogía que inició con el teólogo Joseph Ratzinger y concluye con el Papa Benedicto XVI. Precisamente, Seewald comentó la diferencia entre ambos interlocutores, el teólogo y el pontífice

Bueno, ante todo la diferencia mayor es que ahora es el Papa. Es una aureola imponente la que está ligada a ese ministerio y por lo tanto la actitud frente a este interlocutor en un coloquio es distinta, hay un respeto grandísimo. Aunque también es verdad que han pasado tantos años. En todo caso, cuando comienzas a hablar con él- y de verdad te facilita mucho esta tarea- te das cuenta que en realidad no es tanta la diferencia. Es decir, la esencia de Ratzinguer no ha cambiado, tampoco su cordialidad y mucho menos su gran humildad y su fuerza intelectual, su increíble capacidad para formular sus pensamientos. ¿Qué decir? En realidad se ha hecho aún más humilde, aún más sencillo y esto me ha fascinado.

En la entrevista, el periodista alemán asegura que es imposible considerar al Papa como a cualquier otro interlocutor. Se trata del pastor supremo de una de las más grandes comunidades religiosas del mundo, que tiene una relevancia y un peso que no se pueden ignorar, por lo que no se puede fingir que no estás frente a un Papa y los conceptos que expresas tienen que ser buenos y claros porque sino sería como desperdiciar una enorme oportunidad. En este sentido, Seewald aclaró que las preguntas no fueron concordadas y mucho menos rechazadas.

Ante todo, este libro-entrevista fue una idea mía. Hace cinco años, hice por primera vez mi petición y expliqué que me habría gustado dar continuidad con este tercer encuentro a los otros dos libros. Inicialmente queríamos hacer una entrevista sobre los primeros cinco años de Pontificado, también a la luz de su segundo libro sobre Jesús. Después, la situación actual con sus crisis, en particular con los terribles casos de abuso sexual, impuso una impronta distinta a la idea inicial. Lo que me interesaba era poder afrontar esas preguntas que hoy son de interés para la opinión pública. No es un libro sobre la fe, como lo es “La sal de la Tierra” sino un texto que toma las preguntas de la gente, que no descuida ninguna de esas preguntas. El Santo Padre no ha rechazado ni siquiera una pregunta: es un hombre de dialogo, no tiene ningún problema en confrontarse de manera abierta con preguntas críticas y, por lo tanto, este coloquio ha sido completamente libre.

Peter Seewald al concluir la entrevista reconoció que siendo periodistas estaba seguro que algunos medios habrían tergiversado o instrumentalizado algunos argumentos tratados en la entrevista

Estoy en el campo de las comunicaciones sociales desde hace mucho tiempo, y las cosas están como están. Sé que la situación se ha agudizado y es casi imposible volver atrás con una mirada diferente o profunda sobre un determinado argumento: hay un argumento interesante y es “Iglesia y sexo”, que será siempre un tema que despierta interés, por lo tanto, habrá defensores y detractores y los medios enfrentarán los unos a los otros. Obviamente, es una lástima y este mecanismo no debería r dejar que se olvide la gran oportunidad que ofrece este libro. Pero no estoy preocupado, porque el lector puede elegir leer y profundizar. El aspecto hermoso, diría, es que en este libro-entrevista tenemos la posibilidad de conocer al Santo Padre de manera directa: no hay medios que lo desarticulan, lo desmiembran, lo acomodan o lo interpretan a su propio uso y consumo. El lector tendrá, a través de este libro, la posibilidad de echar una mirada “limpia” sobre el Pontificado y sobre el hombre que caracteriza este pontificado. Lo que importa es que se comprenda que el Papa y la Iglesia, pasen a la ofensiva, que no sean siempre los perseguidos, que no se concentre todo en los abusos sexuales, sino que haya nuevamente una plenitud de argumentos y una riqueza que ofrecer. El hecho que haya tan enorme interés a nivel mundial es verdaderamente una gran alegría.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).