El Papa elogia al teólogo Romano Guardini, de quien fue alumno, y reivindica la Universidad como sede de la búsqueda de la verdad


La visión cristiana del mundo, como instrumento para acercarse a la verdad de Dios. A través de este recorrido interior, entretejido con el diálogo con el prójimo, transcurrió la vida sacerdotal del teólogo Romano Guardini. Un teólogo del que Benedicto XVI fue alumno, y sobre el que ha hablado durante la audiencia la mañana del viernes a los participantes del Congreso patrocinado por la Fundación “Romano Guardini”, dedicado al análisis de la “herencia espiritual e intelectual” del estudioso italo-alemán, desaparecido hace 40 años.
“Un hombre de diálogo interior – ha descrito el Papa- y de intercambio cultural con los hombres, enamorado de la verdad de Dios y de la verdad sobre el hombre: no como simple ejercicio de abstracción, sino como una búsqueda que conduce a la elección del bien hacia el prójimo. Es una perspectiva competente – de quien tuvo la oportunidad de escucharle en su juventud- y de admiración la que Benedicto XVI ha dedicado a Romano Guardini, homenajeado estos días en un Congreso de la Fundación berlinesa que lleva el nombre del teólogo, nacido en Verona en 1885 y fallecido el 1 de octubre de 1968 en Munich.

“Al teólogo –ha recordado el Papa- no le interesaba conocer una cosa cualquiera o multitud de cosas; él quería conocer la verdad de Dios y la verdad sobre el hombre”, descubrir qué significaba la visión cristiana del mundo. Y esta era la orientación de sus enseñanzas que impactó en nosotros los jóvenes de entonces; de hecho, no deseábamos conocer una explosión de todas las opiniones que existían dentro o fuera de la Cristiandad, porque nosotros queríamos conocer lo que es. Y allí encontramos a alguien que, sin temor y al mismo tiempo con toda la seriedad del pensamiento crítico, se planteaba esta pregunta y nos ayudaba a seguir el pensamiento”.

No obstante, ha proseguido el Pontífice, aunque la verdad de Dios “no es abstracta o trascendente, sino que se encuentra en una concreción viva, la figura de Jesús”, a veces incluso el hombre más dispuesto “no siempre” comprende “lo que dice Dios”. Entonces, es necesario “un correctivo, y en ello consiste el intercambio con el prójimo”.

“Guardini era un hombre de diálogo. Sus obras, sin excepción, nacieron de un diálogo sobre todo interior. De la apertura del Hombre hacia la verdad, para Guardini surge un ethos, un fundamento para nuestro comportamiento moral en relación con nuestro prójimo, como exigencia de nuestra existencia. Precisamente porque el hombre puede encontrar a Dios, puede actuar tendiendo al bien”.

Guardini, ha dicho el Papa, fue también un pedagogo sensible para los jóvenes. Sus ideales de autodeterminación, responsabilidad, sinceridad interior, los purificaba y los profundizaba enseñando que la “libertad es verdad” y que el hombre es verdadero si lo es según su naturaleza que conduce a Dios. Además, ha añadido el Pontífice, acompañando a los jóvenes, Guardini buscó también un nuevo acercamiento a la liturgia.

“El redescubrimiento de la liturgia para él era redescubrimiento de la unidad entre espíritu y cuerpo en la totalidad del hombre completo. De hecho, la actitud litúrgica es siempre actitud física y espiritual. La oración se amplía con la acción física y comunitaria y de esta forma la unidad se abre a toda la realidad”.

Benedicto XVI ha expresado su deseo de que el estudio atento de las obras de Romano Guardini “profundice la conciencia de los fundamentos cristianos de nuestra cultura y de nuestra sociedad. El Santo padre ha finalizado con una reflexión sobre “la perenne actualidad de la relación entre la fe y el mundo, centro del pensamiento del teólogo.

“Guardini veía en la universidad la sede de la búsqueda de la verdad. Pero ello sólo puede materializarse si la universidad está libre de cualquier instrumentalización y de cualquier implicación política o de otro género. Hoy más que nunca, en un mundo globalizado y fragmentado, es necesario que se lleve adelante esta exigencia”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40213 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).