A propósito de san Simón, y sobre todo de san Judas

SAN-SIMON-Y-SAN-JUDAS
/ Por José María Gil Tamayo /
Hoy se celebra en el calendario cristiano la fiesta de dos apóstoles de Jesucristo: san Simón y san Judas, el bueno claro.
Del primero lo único que sabemos es que nació en Caná de Galilea y que en los evangelios (cf. Lc 6,15; Act 1,13) se le daba el apodo de “zelotes”, quizá por su antigua pertenencia a un grupo nacionalista radical de los fariseos.
Del segundo, de San Judas, por sobrenombre Tadeo, sabemos que es el apóstol que en la última cena le preguntó al Señor por qué se manifestaba a sus discípulos y no al mundo (Jn.14,22). Pero este apóstol que parece que lo tenía crudo a la hora de que su fama se acrecentara en la cristiandad por aquello de la similitud de nombre con el otro Judas, el malo del grupo, resulta que se ha convertido en uno de los apóstoles que goza de más apoyo popular, incluso aparecen diariamente en las secciones de anuncio por palabras de los periódicos oraciones dirigidas a este seguidor de Jesús en cumplimiento de nos sé que promesas.
No cabe duda de que el bueno de San Judas se ha convertido en un santo de moda, hasta el punto de que su estampa se desliza en los libros de los estudiantes de acelerón final que lo llevan consigo para ver si, con su intercesión, logran unas preguntas afortunadas en la pedrea de los exámenes.
Además los 28 de cada mes, y no digamos en el día de hoy, los templos donde existe una imagen de este apóstol se convierte en centros de un masivo peregrinar.
Uno tiene la sensación, y sin ánimo de ofender a los sinceros y auténticos devotos del apóstol, que en muchos de sus seguidores se está pasando de la devoción justa a estos amigos de Dios que son los santos, a la credulidad de ribetes casi mágicos que piensa que los santos sólo atienen en un día al mes, como si el resto de la las jornadas estuvieran de vacaciones. Cuando estas cosas se sacan de quicio y justa medida aparece una devoción ayuna de doctrina y, sobre todo, de compromiso cristiano serio, de un trato confiado con Jesucristo, el Hijo de Dios, al que los apóstoles seguían como al único Señor, y entre ellos san Judas y san Simón, al que dicho sea de paso estamos dejando también en olvido en esta reflexión mañanera, aunque es el primero del dúo.
Pienso que tenemos que ser más serios en nuestra devoción a los santos en general, viendo en ellos cristianos ejemplares para nosotros e intercesores ante Dios. Y, en particular con los apóstoles, hemos de aprender de ellos un mayor amor a la Iglesia, que por cierto es apostólica, y la que nos muestra, a pesar de sus defectos –que son los de quienes formamos parte de ella– a Jesús como el salvador y nos da su Palabra y los sacramentos que nos santifican.
Sería bueno que esta fiesta de los apóstoles, a los que “Jesús dio la misión de anunciar el Evangelio y ser los pastores y guía de su pueblo”, nos sirviera para reavivar esta fe en la Iglesia. Ella no sólo es comunidad de fe, sino también misterio de fe.
Empecemos por orar por el Papa, sucesor de Pedro; por los obispos, sucesores de los apóstoles; por los curas que les echamos una mano y por todos los cristianos comprometidos, hombres y mujeres, laicos y religiosas, que trabajan en las diócesis, en las misiones, en su parroquia…
Como ven, algo más sencillo, aunque más comprometido, que encargar una oración en los anuncios por palabras de un periódico. Seamos más serios con ellos. Imitémosles y pidamos su intercesión, con eso basta.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39344 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).