El nuevo obispo de Bilbao anima a sus diocesanos a trabajar unidos en la tarea evangelizadora de la Iglesia

Mons. Mario Iceta ha tomado posesión de la diócesis de Bilbao

Al tomar posesión como obispo de Bilbao, monseñor Mario Iceta Gabicagogeascoa hizo este lunes un llamamiento en su homilía a que «juntos» todos los componentes de su Diócesis se sientan «enviados a trabajar en la viña del Señor», una labor en la que se ha presentado como «servidor de todos». Asimismo, pidió a Dios que le haga capaz de «derribar cualquier muro de separación, de odio o de violencia, para ser con él edificadores de la paz, constructores de la civilización del amor»

Ante una treintena de obispos y arzobispos, entre los que se encontraba su predecesor en el cargo y actual arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez, el nuevo obispo de Bilbao se refirió a la actual situación de crisis que, según recordó, se «ensaña» de manera especial con los jóvenes, los inmigrantes y las «personas unidas dolorosamente en diversos mundos de exclusión», así como al «drama de la soledad» que afecta a «mayores y no tan mayores».

En presencia del Nuncio del Papa, monseñor Renzo Fratini, citó a San Ignacio de Loyola para explicar cómo afronta su nueva faceta de obispo: «Acepta, Señor y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Tú me lo diste, a ti lo torno. Dispón de mí totalmente según tu voluntad. Sólo te pido tu amor y tu gracia».

En su homilía, en la que pronunció varios párrafos en euskera, el nuevo titular de la Diócesis de Bilbao defendió que el amor divino «tiene la capacidad de despertar y levantar a la humanidad de las sombras del desamor y la desesperanza». Y añadió: «El hombre está necesitado, como el viejo Adán, de un Amor infinito, que engendra vida eterna, capaz de despertarle del sopor que conduce a la muerte. Así mismo, el hombre de todos los tiempos está necesitado de levantarse de la postración, de vivir la vida en plenitud, no encorvado y sometido bajo el peso de tantas esclavitudes que empañan en nosotros la dignidad de hijos de Dios».

A su juicio, la humanidad está «necesitada de Cristo luz, capaz de iluminar todos los recovecos del corazón y de la existencia humana y de acoger el Reino de Dios entre nosotros edificando la civilización del amor», como se ha reflejado en cuarto Plan Diocesano de Evangelización. Así, explicó su lema episcopal «Omnium servus», servidor de todos, algo dijo, que constituye la identidad profunda de todo cristiano.

Por otro lado, comentó que, «entre tantas pobrezas, agravadas por la crisis que se ensaña especialmente con los jóvenes, los emigrantes y las personas sumidas dolorosamente en diversos mundos de exclusión», quiere destacar también «el drama de la soledad». «¡Cuántas personas mayores, y a veces no tan mayores, viven solas!. La soledad va eclipsando y, en cierto modo, destruyendo a la persona, pues su vocación fundamental es el amor y la comunión. Cristo Jesús nos espera hoy con urgencia en las soledades, tristezas, enfermedades y pobrezas de nuestros hermanos. En esos lugares tenemos que ser luz», defendió.

En cuanto a la situación de la Iglesia católica, pidió a Dios que «fortalezca la comunión» de sus miembros, para que sean «capaces de vivir en unidad, que es un don del Espíritu, con la riqueza y diversidad de carismas, ministerios y sensibilidades que edifican la comunión» y apostó porque los miembros de la Iglesia vizcaína se comporten como «obreros de la mies», puesto que «tantos hermanos y hermanas, sacerdotes y diáconos, miembros de la vida consagrada, misioneros, laicos» deben embarcarse «con ilusión y entrega en la tarea de la evangelización, desde la comunión y la corresponsabilidad».

«Hoy reitero mi voluntad de ponerme a vuestro servicio y animaros a que, juntos, nos sintamos enviados a trabajar en la viña del Señor. La expresión canónica ‘toma de posesión’, me gustaría entenderla más bien en el sentido de que es esta Iglesia particular de Bilbao la que toma posesión de mi persona para servirla con total entrega. Y en ella quiero hacer realidad el propósito de ser servidor de todos. Ayudadme a ser el servidor bueno y fiel del que habla el Evangelio y que esta Diócesis espera encontrar en su obispo», dijo.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39220 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).