El obispo de Plasencia escribe una carta pastoral sobre la Jornada Mundial de la Juventud 2011


UNA AÑO PARA LOS JÓVENES
La Iglesia y los jóvenes han mantenido siempre unas especiales relaciones. Se puede decir que, aunque con dificultad, siempre han mantenido el afecto mutuo. Por parte de la Iglesia ha sido, es y será inquebrantable su dedicación a los jóvenes. Los quiere como son y los quiere por lo que serán en ella y en el mundo. Un ejemplo claro lo tenemos en los últimos Papa, Juan Pablo II y Benedicto XVI, que no pueden pasar sin la cercanía de los jóvenes y por eso los llaman cada tres años a unas Jornadas de convivencia.
Ya estamos en la cuenta atrás para la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y nuestra Diócesis, como las otras de España, está calentando motores y preparándola con esmero porque queremos que nuestros jóvenes participen y se preparen debidamente para ese encuentro con Jesucristo, que es la única finalidad de estas Jornadas. Así lo quiso el Papa que las impulsó, Juan Pablo II: “La finalidad de las jornadas es colocar a Jesucristo en el centro de la fe y de la vida de cada joven”.
En esta ocasión, Agosto de 2011, este acontecimiento mundial que hace visible a una Iglesia joven se va a celebrar en Madrid, es decir, en casa. Somos los anfitriones, los que acogemos a la multitud de jóvenes que vendrán de todos los rincones del mundo. Este será un encuentro global, del mismo modo que lo han sido los anteriores: Sydney, Colonia, Toronto, Roma, París… Ser anfitriones significa que serán los jóvenes españoles quienes le den esencia y forma a todo cuanto va a suceder, tanto en la preparación como en el mismo encuentro en Madrid. Sabemos que se están trabajando con esmero hasta los más mínimos detalles.
Los jóvenes placentinos estarán, por supuesto, presentes en todo el itinerario. Ya son muchos los que han manifestado su deseo e intención de participar; pero aún queda mucho trabajo por hacer: otros jóvenes, queremos que todos, han de escuchar al menos la invitación, para que luego decidan por sí mismos si participarán o no. Por mi parte, como pastor y animador de la fe y de la vida de los cristianos en nuestra Iglesia diocesana, hago ya la primera invitación a todos los jóvenes y los animo a empezar este camino que llegará a Madrid, en Agosto 2011, para la JMJ. Allí podréis vivir una gran fiesta de fe y alegría con una multitud de jóvenes que siguen a Jesucristo en la Iglesia. Viviréis lo que nunca os podríais imaginar, porque descubriréis que el Señor está en los proyectos, las ilusiones, las esperanzas de los jóvenes.
Pero quiero también que cuantos me leáis conozcáis todo lo que se está haciendo en nuestra Diócesis. Os lo cuento todo para que también vosotros, aunque no seáis jóvenes en edad, participéis, sobre todo con el afecto y el interés y, por supuesto, con la oración por el éxito espiritual de las JMJ. De momento se han creado unos equipos de trabajo que, por zonas de la Diócesis, van a acercar las JMJ a todas las parroquias y, en ellas, a todos los jóvenes. Estos equipos invitarán a los jóvenes a participar tanto en las actividades diocesanas como en las mismas JMJ de Agosto 2011. Se invitará a los jóvenes a participar en un acontecimiento que pondrá en marcha en nuestra Diócesis de Plasencia las JMJ.
Se trata de la acogida de la cruz peregrina y del icono de la Virgen. Ambos símbolos están recorriendo actualmente todas las diócesis españolas y estará en la nuestra del 29 de enero al 4 de febrero. Vendrá la cruz que el Siervo de Dios Juan Pablo II le dio a un grupo de jóvenes romanos con el mandato de llevarla al mundo como signo del amor de Jesús. (Yo era un sacerdote estudiante en Roma y asistí a ese acontecimiento histórico). Esa cruz y el icono de la Virgen estarán entre nosotros; estoy seguro de que muy acompañados y venerados por muchos jóvenes en cada uno de los lugares de nuestra Diócesis en los que va a estar: Plasencia, Béjar, Navalmoral de la Mata, Trujillo, Miajadas, Don Benito. Naturalmente, a estos lugares se acercarán los jóvenes de las parroquias de esas zonas. Y aunque sean los jóvenes los protagonistas, es también una oportunidad para que todos le ofrezcamos nuestro sentido homenaje a la cruz del Señor y a la imagen bendita de la Santísima Virgen.
Otro acontecimiento que también va a tener lugar entre nosotros, es lo que se llama “la acogida en las diócesis”. Los jóvenes del mundo se distribuirán, una semana antes de las JMJ, por las diócesis españolas. Nosotros acogeremos aproximadamente a 2000. Vendrán a nuestros pueblos y a nuestras casas. Nuestros jóvenes acogerán a otros jóvenes y compartirán con ellos amistad y fe. Pero para eso necesitan que sus padres les permitan llevar a sus casas a esos nuevos amigos. Es una gran oportunidad para ser acogedores, tanto en las casas particulares como en las parroquias; y, por supuesto, en los ayuntamientos de nuestros pueblos y ciudades.
Como debe de ser, con esta carta le hago una invitación directa a los jóvenes; pero, como soy realista, sé que una esta carta no es suficiente para que llegue a ellos la noticia de las JMJ. De ahí que os pida a cuantos me leéis, sobre todo a los padres y abuelos que seguís los escritos de vuestro obispo, que os convirtáis en animadores de la participación de nuestros jóvenes diocesanos en las JMJ. Lo que estáis leyendo llevadlo a todos. Extended la noticia. Contadla con entusiasmo. Animad a los jóvenes más cercanos a vosotros y pedidle que también ellos hagan correr la voz. Convertíos en animadores de un acontecimiento que va a traer mucho bien: el gran bien del arraigo de la fe. El lema es: “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”. El papa Benedicto XVI acaba de comentarlo en una carta invitación a los jóvenes del mundo a participar en las JMJ. Os animo a leerla. Podéis encontrar todo sobre las JMJ en esta dirección de internet: www.jmj2011madrid.com
Por mi parte sólo quiero agradeceros una vez más que me hayáis leído. De nuevo os recuerdo que os hagáis voceros de mi invitación a los jóvenes a participar en todos los acontecimientos de las JMJ.
Con mi afecto y bendición.
+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Plasencia

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39251 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).