El Iftar en Notre Dame de Jerusalén

Juntos en la misma mesa: musulmanes, obispos, patriarcas y líderes de las diversas confesiones cristianas (armenia, latina, greco ortodoxa, luterana, anglicana), representantes de las autoridades palestinas y de instituciones humanitarias. Juntos en el Centro Pontificio Notre Dame para compartir lo que la tradición islámica llama “Iftar”; la cena que durante el Ramadán rompe el día de ayuno que observan los musulmanes. Es el Consejo Ecuménico de las Iglesias que cada año, en la última semana del mes sagrado para el Islam, promueve este particular encuentro, invitando a los musulmanes como un modo para animar, concretamente, el diálogo y la hermandad, conociendo y compartiendo las tradiciones de los demás.

“Muchas veces, durante el curso de la historia, musulmanes y cristianos se han ayudado recíprocamente y, según yo, la relación no es tan tensa porque aquí se vive conjuntamente día a día, en el trabajo y en la escuela. Y la cena de hoy es de verdad algo particular aquí en Jerusalén, es como un mosaico en el que uno completa al otro”.

En la cena no podían faltar los dátiles, fruto típico de Oriente. De este modo los musulmanes comienzan el Iftar. Tradiciones y ritos unidos en el mismo espíritu de compartir y de respeto recíproco.

“Es muy bello estar juntos, gozar juntos como en una fiesta familiar. Vivir su tradición, para mí, es algo muy significativo, es importante también conocer más el Islam bajo el aspecto religioso, de este modo pasamos el mensaje de que debemos vivir esta fraternidad”.

La cena de hoy, sin duda, es una señal de respeto por la cultura islámica y representa también un símbolo de esperanza para el Sínodo de los Obispos para Oriente Medio que se llevará a cabo en Roma el próximo mes. Donde, por iniciativa del Consejo Mundial de las Iglesias, llegará también desde Tierra Santa una delegación compuesta por musulmanes y cristianos.

“Claramente las Iglesias católicas de Oriente viven en esta fraternidad social en donde el Islam es mayoría. Todo lo que crea relaciones y contactos facilita la misión de la Iglesia en esta tierra”.

Durante la cena, el primero en tomar la palabra fue el patriarca greco ortodoxo Teófilo III, seguido del Patriarca latino Fouad Twal. A sus calurosos deseos, el gran Mufti de Jerusalén Muhammad Ahmad Hussein respondió con unas palabras fraternas, pidiendo sobre todo a los líderes de las Iglesias hacer todo lo posible por evitar la sangría de la emigración cristiana de Tierra Santa. Un discurso que tocó a los cristianos es la radicalización islámica de la sociedad palestina en algunas zonas, la cual no está facilitando su vida en la tierra que ellos comparten con los musulmanes desde hace catorce siglos. En todos los discursos se encontraba el deseo de una Jerusalén que sea verdaderamente la “ciudad de Dios”, ciudad de paz y de justicia. Hay aún mucho que esperar hasta que se vivan pequeños, grandes acontecimientos como éste, en una ciudad que, a menudo, es todo menos ejemplo de unidad.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).