El Papa recuerda al Consejo de Europa el deber de defender los derechos «innegociables» del ser humano: la vida y la familia, el verdadero matrimonio y la educación de los hijos


Después de la audiencia general, Benedicto XVI dirigió unas palabras a los miembros de la oficina de la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa estacó el deber de los parlamentarios de defender derechos «innegociables» del ser humano: el don de la vida y la familia, el verdadero matrimonio, y el derecho a la educación de los hijos . Tras agradecer el saludo de su presidente, el honorable Çavuşoğlu, el Papa manifestó su satisfacción al recibirlos en el sexagésimo aniversario de la Convención Europea sobre los derechos humanos que -recordó- encomienda a los Estados miembro del Consejo de Europa promover y defender la dignidad inviolable de la persona humana.

Benedicto XVI destacó que en la agenda de esta asamblea parlamentaria hay importantes asuntos a tratar relacionados con las personas que viven en situaciones particularmente difíciles o que padecen graves violaciones de su dignidad. Personas afligidas por sus desventajas, niños que sufren la violencia, inmigrantes, refugiados que en su mayoría pagan las consecuencias de la actual crisis económica y financiera; sin olvidar a las víctimas del extremismo o de nuevas formas de esclavitud, tales como el tráfico de seres humanos, el comercio ilegal de las drogas o la prostitución. Y añadió que su trabajo también se refiere a las víctimas de la guerra y a la gente que vive en democracias frágiles. A la vez que destacó los esfuerzos que realizan para defender la libertad religiosa y contrarrestar la violencia e intolerancia contra los ciudadanos no sólo de Europa sino de todo el mundo.

Por esta razón, teniendo en cuenta el contexto de la sociedad actual en el que diversas personas vienen juntas, el Papa afirmó que es imprescindible desarrollar la validez universal de estos derechos humanos, así como su carácter inviolable, inalienable e indivisible. Mientas recordó que en diversas ocasiones él mismo ha precisado los riesgos asociados al relativismo en el ámbito de los valores, de los derechos y de los deberes. Porque como se preguntó el Papa ¿si éstos carecen de fundamento racional objetivo, común a toda la gente, y ha sido basado exclusivamente en culturas particulares, decisiones legislativas o juicios de corte, cómo podrán ofrecer un substrato sólido y duradero a las instituciones supranacionales tales como el Consejo de Europa, y para su propia tarea dentro de esa prestigiosa institución?

Tras preguntarse cómo podría producirse un diálogo fructuoso entre las culturas sin valores comunes, derechos y principios estables y universales entendidos de la misma manera por todos los Estados miembros del Consejo de Europa, el Santo Padre afirmó que estos valores, derechos y deberes se arraigan en la dignidad natural de cada persona, algo que es accesible al razonamiento humano. Y agregó que “la fe cristiana no impide, sino que favorece esta búsqueda, y representa una invitación a buscar una base supernatural para esta dignidad”.

De ahí que el Pontífice afirmara que estos principios, mantenidos fielmente, sobre todo al ocuparse de la vida humana, del concepto de muerte natural, con la unión -arraigada en el don exclusivo e indisoluble entre un hombre y una mujer-, además de la libertad y la educación, son condiciones necesarias para responder adecuadamente a los desafíos decisivos y urgentes que la historia presenta a cada uno de los miembros de esta Oficina de presidencia de la Asamblea Parlamentaria Europea. Y antes de impartirles su bendición, el Papa se despidió animándolos a seguir en su misión sensible e importante con moderación y sabiduría, así como con el valor que caracteriza el servicio al bien común de Europa.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).