Mons. José Sánchez: “No se trata de echar mano ahora de los seglares para cubrir la falta de sacerdotes”


Carta del Obispo de Sigüenza-Guadalajara sobre Curso Pastoral 2010
Con el mes de septiembre comienza también el nuevo Curso Pastoral 2010-2011 en nuestra diócesis. Dentro de nuestro vigente Plan Pastoral Diocesano, el programa que nos proponemos llevar a cabo en este curso se refiere a los fieles cristianos laicos.
Nunca insistiremos suficientemente en la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo. Pero la llamada a que los laicos tomen conciencia de ello, asuman su responsabilidad y se comprometan en el cumplimiento de su misión se hace en nuestro tiempo más apremiante por dos razones: La primera, porque este mundo, cada vez más secularizado, a veces hasta el extremo de la increencia y de la in diferencia religiosa, sólo puede ser evangelizado adecuadamente por los mismos seglares. La otra razón es que, al faltar sacerdotes y personas consagradas, a causa de la crisis de vocaciones de especial consagración, se hace más visible la necesidad de los laicos.
No se trata, sin embargo, de echar mano ahora de los seglares para cubrir los huecos que dejan la falta o la escasez de sacerdotes. Los seglares tienen su propio papel en la Iglesia y su protagonismo en las estructuras seculares y en las realidades temporales, que, con su palabra, con su trabajo y con el testimonio de su vida, han de colaborar a ordenar según el plan de Dios.
El origen y la fuente de la vocación y misión de los laicos es el Bautismo, junto con la Confirmación. Por el Bautismo y por la Confirmación, el cristiano participa de la triple función de Cristo de ser y de ejercer como sacerdote, profeta y pastor. De ahí que todo cristiano tenga la obligación de ejercer como sacerdote, con el sacerdocio común en la santificación de sí mismo y de los demás sobre todo de las personas que estén a su cargo, como es el caso de los padres, los educadores cristianos, etc. Lo mismo podemos decir de la función de enseñar y de la de guiar como pastores al pueblo de Dios o a la parcela a ellos encomendada, como puede ser la familia.
Esta condición del fiel cristiano laico hace que tenga también un papel de colaborador en el ministerio más propio de los sacerdotes, como es la Liturgia, la enseñanza oficial de la Iglesia y el servicio a la comunidad cristiana, con especial atención a los más débiles y necesitados. Los laicos tienen su lugar en las celebraciones como acólitos, lectores, cantores, etc. En la enseñanza de Religión, en la Catequesis, en la educación cristiana, en los servicios de la caridad en la comunidad y desde la comunidad.
En la diócesis nos estamos planteando muy en serio comenzar en este curso con la formación de seglares para ser colaboradores del sacerdote en las celebraciones y para presidirlas en ausencia del sacerdote.
Sin embargo, la vocación y misión específica de los fieles cristianos laicos está en las realidades temporales: En la familia, en la política, en la economía, en las ciencias y en las artes, en los medios de comunicación social… Ahí es donde los laicos han de empeñarse y ejercitarse en impregnar de los valores del Evangelio, con los principios de la verdad, la libertad, la justicia, el amor cristiano… y con el testimonio de la propia vida, las estructuras seculares y colaborar a conducir el mundo según el plan de Dios.
Como la tarea es ardua, es necesario, en primer lugar, que los fieles cristianos laicos se cultiven, tanto espiritualmente, como por medio de una buena formación, como en el conocimiento de la realidad, a fin de poder dar en cada momento razón de su fe y de su esperanza. Asimismo, es igualmente necesario que se organicen. De ahí nuestra permanente insistencia en la necesidad de organizar y promover las asociaciones y movimientos del Apostolado Seglar y los Consejos – parroquiales, arciprestales, interparroquiales, diocesanos…
Esta deberá ser una tarea preferente en el Curso Pastoral Diocesano, que comienza en este mes de septiembre.
Os saluda y bendice vuestro Obispo.
+José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).