Benedicto XVI: “Aprendemos de Cristo la paciencia en las tentaciones, la mansedumbre en las ofensas, la obediencia a Dios en el dolor”


Benedicto XVI se ha reunido este domingo con los fieles presentes en Castel Gandolfo para rezar con él a la Madre de Dios la oración del Ángelus. Desde el balcón del patio Clemente XIV del Palacio apostólico de esta pequeña ciudad al sur de Roma donde pasa su descanso estival, el Santo Padre en su breve alocución previa al Ángelus ha reflexionado sobre los textos que la liturgia de este domingo nos propone, según ha informado Radio vaticano.
En el Evangelio de este domingo (Lc 14,1.7-14), encontramos a Jesús como comensal en la casa de un jefe de los fariseos. Advirtiendo que los invitados elegían los primeros sitios en la mesa, Él les contó una parábola, ambientada en un banquete nupcial en el que advierte que no se debe buscar el primer puesto porque puede llegar alguien más digno y tenga que cederlo. Y a propósito de este relato evangélico Benedicto XVI ha manifestado:

El Señor no quiere dar lecciones de protocolo, ni sobre la jerarquía entre las diversas autoridades. Insiste más bien sobre un punto decisivo, el de la humildad: “el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido” (Luc 14,11). En efecto puede representar la condición de la humanidad degradada por el pecado, condición que sólo la encarnación del Hijo Unigénito puede volver a levantar. Por esto el mismo Cristo “ocupó el último puesto en el mundo -la cruz-, y precisamente con esta humildad radical nos ha redimido y nos ayuda constantemente” (Enc. Deus caritas est, 35)

Benedicto XVI siguiendo con el relato de la parábola ha explicado que al final de la misma Jesús sugiere al Jefe de los fariseos que invite a la mesa no a los amigos o personas que pueden devolverle esta deferencia sino a aquellos que no podrán devolverle lo que les ha dado

La verdadera recompensa, en efecto, al final la dará Dios, “que gobierna el mundo (…) Nosotros le ofrecemos nuestro servicio sólo en lo que podemos y hasta que Él nos dé fuerzas” (Enc. Deus caritas est, 35). Una vez más pues, miramos a Cristo como modelo de humildad y gratuidad: de Él aprendemos la paciencia en las tentaciones, la mansedumbre en las ofensas, la obediencia a Dios en el dolor, a la espera que Él que nos ha enviado nos diga: “Amigo sube más arriba” (cfr. Lc 14,10); el verdadero bien, en efecto, es estar cerca de Él

Seguidamente el Santo Padre ha aludido a San Luis IX, rey de Francia – cuya memoria celebramos el pasado miércoles – que puso en práctica aquello que está escrito en el libro del Eclesiástico: “cuando más grande seas, más debes humillarte y ante el Señor hallarás gracia”. (3,18”). Benedicto XVI ha finalizado su alocución previa al rezo mariano del Ángelus recordando el martirio de san Juan Bautista:

Queridos amigos, hoy recordamos también el martirio de san Juan Bautista, el más grande entre los profetas de Cristo, que ha sabido negarse a si mismo para dar espacio al Salvador, y ha sufrido y muerto por la verdad. Pidamos a Él y a la Virgen María que nos guíen en el camino de la humildad, para ser en dignos de la recompensa divina

Tras el rezo mariano del Ángelus y del responso por los fieles difuntos Benedicto XVI ha saludado en varias lenguas. Este ha sido su saludo e española:

Al saludar cordialmente a los peregrinos de lengua española que participan en esta oración mariana, quisiera recordar con particular afecto a los mineros que se encuentran atrapados en el yacimiento de san José, en la región chilena de Atacama. A ellos y a sus familiares los encomiendo a la intercesión de San Lorenzo, asegurándoles mi cercanía espiritual y mis continuas oraciones, para que mantengan la serenidad en la espera de una feliz conclusión de los trabajos que se están llevando a cabo para su rescate. Y a todos os invito a acoger hoy la Palabra de Cristo, para crecer en fe, humildad y generosidad. Feliz domingo

Como hemos escuchado, la algarabía que generalmente despierta en los peregrinos el saludo del Santo Padre, con frecuentes interrupciones y vivas esta vez fue más contenida por las palabras dirigidas a estos mineros atrapados desde el 5 de agosto. Si bien, al principio la preocupación era hallarlos con vida, ahora, tras haber sido encontrados el pasado domingo, después de 17 días, en buenas condiciones de salud, la inquietud es el largo período que deberán permanecer enterrados a más 700 metros de profundidad en un espacio reducido, húmedo y sofocante.

En efecto, se presume que entre tres y cuatro meses tardarán las excavaciones para poder llegar hasta los mineros salvaguardando incolumidad tanto de ellos como de los socorristas. Aunque ya reciben agua, alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad el factor psicológico, nutricional y de salud en general, preocupan a los expertos que estudian las estrategias para mantener en buenas condiciones a los 33 mineros atrapados.

Benedicto XVI, en sus saludos en italiano, recordó que próximo 1 de septiembre se celebra en Italia la Jornada por la salvaguardia de lo creado, promovida por la Conferencia Episcopal Italiana. El Papa subrayó además que es una cita importante también en el plano ecuménico:

Este año nos recuerda que no puede haber paz sin el respeto del ambiente. De hecho, tenemos el deber de entregar la tierra a las nuevas generaciones en un estado tal como para que ellos también pueda dignamente habitarla y ulteriormente conservarla. Que el Señor nos ayude en esta tarea

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39220 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).