Mons. José Sánchez: "Hemos de reservar en las vacaciones más tiempo para el trato con Dios en la oración"


Vacaciones, carta del Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Somos muchos los que, gracias a Dios, durante el presente mes de agosto o parte del mismo, disfrutamos de vacaciones. Pero son también muchas las personas que, por diferentes motivos – enfermedad, trabajo, dificultades económicas… – no pueden permitirse unos días de descanso o de cambio de ocupación.

En la narración de la Creación, en el Génesis, usando unas formas y un lenguaje inteligibles para el pueblo sencillo, se nos dice que Dios, después de seis días de intenso trabajo creador, en el séptimo, descansó. Además de poner de relieve la importancia del sábado, día dedicado al culto a Dios y a otras actividades no habituales en los días de labor, Dios nos quiere indicar que también su criatura predilecta, la que más se parece a Él, ha de acompañar el trabajo con el descanso.

El mismo Jesús, a la vuelta de los Apóstoles de la misión a la que les había enviado, les invita a descansar: “Venid – les dice- retirémonos a un lugar desierto para que descanséis un poco, pues eran muchos los que iban y venían y no tenían tiempo ni para comer” (Mc 6, 31)

Efectivamente, la dedicación especial a Dios y a sus cosas y el necesario descanso constituyen la finalidad del “Séptimo día” o sábado, que para los cristianos es el primer día de la semana o domingo, el “Día del Señor”. Ésa es también la doble finalidad de los tiempos de descanso y de las vacaciones. El descanso es una necesidad, un derecho y una obligación

Hemos de utilizar las vacaciones para reponer energías, tanto corporales como espirituales, para cumplir con obligaciones, que, por los afanes del quehacer diario, el estrés, las prisas, el desorden de la vida, quedan relegadas a segundo término y con frecuencia incumplidas.

Es ciertamente una necesidad el descanso corporal y es justo el disfrute de la naturaleza, de la familia, de la amistad, del sueño, del silencio… Pero hemos de programar también las vacaciones reservando más tiempo del habitual para el trato con Dios, para cultivar más el espíritu, para una práctica más frecuente y reposada de la Eucaristía, de los demás Sacramentos y de nuestras devociones, para la lectura y la formación religiosa…

Las vacaciones nos ofrecen, además, una mejor oportunidad para tener tiempo para los demás: Para la familia, para los amigos, para los enfermos, para los pobres, para los que están solos, para los que no tienen vacaciones.

Son muchas las personas que aprovechan las vacaciones para la práctica de los Ejercicios Espirituales, para participar en convivencias, cursos de formación, peregrinaciones, acontecimientos artísticos y culturales…

Que la distracción de las vacaciones no nos lleve a olvidar que, ni Dios, ni los hermanos que nos necesitan toman vacaciones.

Os saluda y bendice vuestro Obispo,
José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).