La pobreza en Europa

Palabra y Vida

La pobreza en Europa
El político francés Jean Monnet, uno de los fundadores de Europa, decía que «nada se puede crear sin disponer de los hombres necesarios y nada puede durar si no se institucionaliza». Aplicando este pensamiento a Cáritas, podríamos decir que esta institución de la Iglesia no sería nada sin los hombres y mujeres que le dan vida –muchos de ellos de forma desinteresada-, pero también deberíamos añadir que Cáritas es una institución necesaria porque representa el recuerdo y la conciencia de la existencia de los pobres en nuestras sociedades europeas ricas.
Para reflexionar sobre el hecho de la pobreza en Europa, más de un centenar de expertos, procedentes de 48 Cáritas nacionales, se reunieron los días 4 y 5 de junio en Madrid, en el Congreso Europeo sobre Pobreza y Exclusión Social, que organizaron conjuntamente Cáritas Españolas y Cáritas Europa.
Quizá alguien se pueda preguntar: ¿Existen realmente los pobres en Europa? Según cifras de Eurostat –mencionadas en este congreso de las Cáritas-, 85 millones de personas sufren privaciones materiales en nuestro continente, en el que un 17 % de la población vive en situación de pobreza, situación que afecta también a uno de cada cinco niños en nuestro continente.
Benedicto XVI inauguró el pasado 14 de febrero un centro de acogida y atención a personas marginadas de Roma, promovido por Cáritas cerca de la estación de Termini. El Papa situó esta iniciativa dentro del Año Europeo de la lucha contra la pobreza y la exclusión social, promovido por el Parlamento y la Comisión europeos. «Al venir aquí, en tanto que obispo de la Iglesia de Roma – dijo-, que preside en la caridad desde los primeros tiempos de la cristiandad, deseo animar no sólo a los católicos sino también a todas las personas de buena voluntad, en especial a las que tienen responsabilidades en la administración pública y en las diversas instituciones, a dedicar más esfuerzos a la construcción de un futuro digno del hombre y a descubrir la caridad como el motor de un desarrollo auténtico y de una sociedad más justa y más fraternal».
Las Iglesias cristianas, que a partir del Tratado de Lisboa cuentan con un estatuto especial como interlocutores de las instituciones de la Unión Europea, tienen una especial responsabilidad en la lucha contra la pobreza. Las Cáritas de nuestro continente, como una de las expresiones de la sociedad civil, tienen la misión de recordar a los políticos que millones de niños, de jóvenes y de adultos continúan viviendo en unas condiciones indignas.

En respuesta a la consulta promovida por la Comisión europea sobre la estrategia a seguir en el horizonte de la Unión Europea del año 2020, Cáritas ha dicho que, ante la crisis actual, urge un nuevo modelo productivo que no esté centrado sólo en criterios económicos sino en los valores. El crecimiento económico en épocas de bonanza no ha sido aprovechado para reducir las desigualdades sociales.
A pesar de que las políticas sociales dependen de cada uno de los Estados miembros, existe un espacio europeo para poder poner en marcha una política contra las situaciones de marginación social y la existencia del llamado Cuarto Mundo. Hay instituciones y sobre todo hay personas dispuestas a trabajar en esta tarea. Esta era la esperanza de Jean Monnet.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39251 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).