Mons. Escudero acoge con alegría su nombramiento y se propone trabajar para “hacer de la Iglesia casa y escuela de comunión”


Monseñor Esteban Escudero, cuyo nombramiento por el Papa como nuevo obispo de Palencia ha sido anunciado hoy por la Santa Sede, ha acogido su designación “con sentimientos encontrados de tristeza y alegría”, según ha señalado en sus primeras palabras tras hacerse público su nombramiento y que ha difundido la agencia AVAN.
“Con filial obediencia, agradezco a Su Santidad el papa Benedicto XVI haberme escogido para apacentar la iglesia particular de Palencia”, ha indicado el prelado que ha asegurado que siente dejar la diócesis de Valencia “precisamente en estos momentos en que su arzobispo, Don Carlos Osoro, con quien siempre me he sentido tan unido, nos había ilusionado con un ambicioso itinerario de renovación espiritual y pastoral diocesana, con el que yo me había identificado plenamente”.
También ha tenido palabras de agradecimiento para el cardenal Agustín García-Gasco, arzobispo emérito de Valencia, porque a él y a monseñor Osoro “les debo la pequeña experiencia que tengo en el gobierno pastoral de una diócesis”.
El ya obispo electo de Palencia ha asegurado “sentirse orgulloso” de ser valenciano y de “pertenecer a esta tierra tan hermosa, bendecida por Dios y bajo la protección de la Virgen María en su entrañable título de `Mare de Déu dels Desamparats´, ha precisado que “a Ella me confío mi ministerio y desde ahora pido su constante protección”.
Respecto a su nueva diócesis, monseñor Esteban Escudero ha dicho que “marcho con cristiana alegría por sentirme enviado por el Señor para cumplir una nueva misión en la Iglesia”. Aunque ha reconocido que “no conozco la iglesia particular de Palencia más que por lecturas y referencias”, el prelado ha destacado que va a revivir “mis antiguas raíces castellanas en esa noble tierra de castilla La Vieja ”, ya que su padre nació en la localidad zamorana de Vidayanes del Campo, en la comarca de Tierra de Campos.
De igual modo, ha hecho referencia a que será el obispo número cien del episcopologio palentino, lo que “me dice bien a las claras que soy el furgón de cola de un numeroso grupo de grandes obispos que me han precedido y que he de esforzarme por continuar la obra apostólica que ellos han realizado a lo largo de la dilatada historia de la diócesis.”
Monseñor Escudero se ha dirigido a todos los fieles cristianos de su nueva diócesis, a los sacerdotes ha anunciado que “me pongo desde este momento a vuestro servicio y espero que, cuando vaya, me admitáis de corazón como centro de comunión de vuestro presbiterio”. En este sentido, el prelado ha llamado a “ir consiguiendo entre todos lo que el gran papa Juan Pablo II nos enseñó en su carta apostólica “Novo Millennio Ineunte”: `Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión: este es el gran desafío que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza si queremos ser fieles al designio de Dios y responder también a las profundas esperanzas del mundo´”.
También ha tenido palabras hacia los seminaristas de su nueva diócesis, a los consagrados de vida activa y contemplativa “que tan rica tradición tiene por esas tierras”, y les ha indicado que “vuestra oración y dedicación serán fundamentales para que yo pueda continuar desarrollando la misión evangelizadora de los pastores que me han precedido”.
Al término de su primer mensaje como obispo electo de Palencia, monseñor Escudero se ha dirigido a los fieles laicos de su nueva diócesis y “sobre todo a los que sufrís por la enfermedad, el dolor moral, la marginación, la pérdida de libertad o la pérdida del trabajo. Os aseguro que mi oración os tendrá presentes a todos ante el Señor y os pido desde ahora que recéis por mí”.
En su despedida, monseñor Escudero ha enviado un saludo a su nueva diócesis “esperando merecer que algún día me consideréis un palentino más. Que Dios os bendiga”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).